• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

BRUTAL: «‘22820’ ESTÁ HECHO DESDE LAS TRIPAS»

BRUTAL: «‘22820’ ESTÁ HECHO DESDE LAS TRIPAS»
13 MAY 2024

De las cenizas de Brutal Distracción resurgía, años después, Brutal. Desde que retoman su actividad en 2012, la banda pasó del hardcore thrash a un metalcore melódico que, más de una década después, es ya una de sus señas de identidad. Jose Antúnez (batería), José Antonio Rodríguez e Isidro Otero (guitarras), Adrián Martínez (voz) y Charly C. Fernández (bajo) son los responsables de temas elaborados y contundentes, melodías vocales e instrumentales que, hasta el momento, llenan ya tres referencias discográficas.

Lanzaron su último álbum, 22820 (2024), a principios de abril... y por partida doble; 22820 fue publicado en gallego y castellano, convirtiendo a Brutal en la primera banda de Galicia que edita un mismo trabajo en dos idiomas distintos.

 

Foto © Carlos Meira @cmeiraph

 

Brutal renace de las cenizas de Brutal Distracción, mítica banda pontevedresa surgida a finales de los ochenta. ¿Por qué continuar el legado de esa banda en lugar de comenzar de cero?

Isidro Otero: «Brutal, como bien dices, nace a partir de dos de los miembros de Brutal Distracción, que fueron los que retomaron la nueva banda bajo el nombre de Brutal, haciendo temas nuevos pero manteniendo temas clásicos de la banda. Ahora, aunque de los miembros originales ya no queda ninguno, la nueva banda sigue manteniendo vivo el nombre de Brutal Distracción».

 

Jose Antúnez (batería) es el enlace entre la banda inicial y la actual, compuesta por José Antonio Rodríguez e Isidro Otero en las guitarras, Adrián Martínez en la voz y Charly C. Fernández al bajo. De primeras, ¿cómo surgió la reunión y como terminó por ser un nuevo proyecto?

Jose Antúnez: «A finales de los 90 Brutal Distracción para su actividad y, en 2012, se junta la banda de nuevo para tocar en una fiesta privada. De ahí, Javi (guitarra) y Lute (bajo), junto a mí, deciden remontar el proyecto. Al ser solo dos de los miembros originales deciden continuar pero solo con el nombre de Brutal; continúan tocando los temas de Brutal Distracción pero dándoles un toque más actual.

Con el paso de los años, Lute decide dejar la banda y, en 2020, justo cuando empezaba la pandemia, Javi se puso muy enfermo, hasta el punto de tener que dejar la primera línea en la banda, aunque sigue trabajando con nosotros y nos ayuda en todo lo que puede —con nueva música y también aconsejándonos y dándonos nuevas ideas desde su larga experiencia— por lo que en la nueva banda ya no teníamos ninguno de los componentes originales. Aun así decidimos seguir adelante con el proyecto, pero manteniendo el legado de Brutal Distracción y tocando sus temas para que la banda no se olvide».

 

Del hardcore thrash de Brutal Distracción al metalcore de BRUTAL, ¿de qué modo evolucionó el vuestro sonido? Sin utilizar etiquetas, ¿cómo lo definiríais?

Isidro: «La verdad es que la respuesta es sencilla. Nuestra banda tuvo distintos miembros a lo largo de su historia, por lo que a la hora de componer nueva música, siempre se notan las influencias de cada uno.

En la primera etapa los gustos musicales de Javi, Lute, etc. iban hacia ese hardcore trash, ya que eran fans de ese tipo de música. Con el paso del tiempo, y al entrar gente nueva, los gustos fueron variando hasta el metalcore que hacemos ahora (aunque a nosotros nos gusta más decir que hacemos metal moderno). Al final, esto de las etiquetas es inevitable, a mí personalmente me gusta decir que este nuevo disco, 22820, está hecho desde las “tripas”; hay mucho sentimiento y rabia en la noticia música y eso creo que se hace notar en todas las canciones».

 

 

Pasando de estilos a influencias, ¿a quién señalaríais como referente? ¿Quién tiene, o tuvo, un particular impacto en vuestra forma de entender la música?

Isidro: «Algo en lo que trabajamos mucho en Brutal es el hecho de que los cinco aportemos a la nueva música. Si bien todos componemos, nunca escucharás una canción compuesta solo por una persona; trabajamos juntos en todo el proceso para que cada canción tenga algo de cada uno de nosotros, por eso no puedo decir un referente.

Creo que más bien es una mezcla de los gustos de los cinco. Yo vengo del thrash metal de los ochenta (Metallica, Slayer, etc.), pero me encanta el nu metal de los noventa o el metal más extremo. Ahora estoy escuchando mucho Parkway Drive, Architects y bandas de ese estilo. Charly es un poco como yo, tenemos la misma edad y prácticamente crecimos juntos; a Adrián, que es el más joven del grupo, le va más el metalcore; y los dos Joses son de gustos más extremos, Antúnez por ejemplo es muy fan de Death».

 

 

 

Poco después de (re)fundar la banda, publicáis vuestro primer álbum, Amnesia (2014), un EP de cinco cortes en los que escuchábamos una versión actualizada de “Crisis”, recogida originalmente en el disco debut de Brutal Distracción 7 Sueños (1994). ¿Qué tiene de especial este tema para incluirlo en la carta de presentación del nuevo proyecto?

Jose Antúnez: «Tiene de especial que fue un tema compuesto por Brutal Distracción y actualizado en su momento (en la reunión de 2012) conforme a las nuevas tendencias de aquel momento.

Tristemente, casi 30 años después de su primera composición, sigue vigente su temática. Se ve que, como decía Machine Head, “cuanto más cambian las cosas, más permanecen igual”».

 

 

 

 

Grita más fuerte (2019) fue vuestro segundo trabajo, y vuestra puesta de largo, elogiado por un metalcore muy personal y definido. ¿Lo de «gritar más fuerte» va por eso de hacerlo (todavía) más atronador que el anterior?

Jose Antúnez: «En Amnesia se nota mucho la mano de Javi, y con Grita trabajamos mucho con riffs y temas de Adrián Costal, que en ese momento tocaba la guitarra con nosotros; por eso se nota esa gran diferencia entre los dos discos. Sí es cierto que se nota una evolución en la música, yo diría que es más bestial que Amnesia (si es que se puede ser más bestia que con Amnesia [risas])».

 

 

 

 

Estáis presentando vuestro nuevo disco, 22820 (2024)... después de cinco años de silencio discográfico. ¿Por qué la demora? ¿Afectó la crisis sanitaria al desarrollo del álbum?

Isidro: «Vaya si nos sacudió... Grita más fuerte salió a finales de 2019; hicimos solamente dos conciertos presentándolo. El segundo fue el 7 de marzo de 2020, justo una semana antes de la famosa cuarentena en la que el mundo paró por completo, con lo que el disco quedó en un cajón y nosotros sin poder tocar. Con la vuelta a la normalidad volvimos a tocar en directo y seguimos con la gira del disco.

Fue en 2022 cuando empezamos a componer canciones de cara al nuevo disco; a finales de ese año hicimos la selección de las canciones y empezamos a grabar el disco. Durante 2023 terminamos de grabar, mezclar y masterizar, y ya en noviembre hicimos el concierto de presentación en el TronkoBar (Pontevedra); nuestra segunda casa (¡un saludo grande para Miguel!).

El disco lo sacamos solo en formato físico el día de la presentación y de cara al mundo, en plataformas digitales, salió en abril de 2024».

 

Así de primeras el «22820» podría ser una fecha, un código postal (¡de Huesca!), un número de lotería... ¿qué esconden esos cinco números?

Jose Antúnez: «[Risas] No sabía que era el código postal de Huesca, ¡me apunto esa!

Pues el título viene también un poco por lo que hablamos antes de mantener el legado de Brutal Distracción. Como ya comentamos, en 2020 Javi estuvo muy muy delicado de salud (estuvo con un pie en el otro barrio) y el 22 del 8 del 2020 fue la fecha en la que por fin salió de la UCI; fue la fecha en la que podemos decir que estuvo fuera de peligro.

Este disco va dedicado a él, por su lucha y por ser parte de la familia Brutal. Y ahora, aunque no se le vea mucho, sigue con nosotros, siempre aportando y ayudando. Además, en el nuevo disco escribió la letra de “Plan de salvación”, canción en la que cuenta todo lo que le pasó, y grabó las voces en “Nuevo comienzo”».

 

 

Lanzáis 22820 en castellano y en gallego, convirtiéndoos así en la primera banda de Galicia en editar el mismo trabajo en dos idiomas distintos. ¿Cómo surge esta idea?

Isidro: «La idea vino un poco sin querer, lo que sí tuvimos claro fue que no quisimos poner ningún tipo de límites en el disco. Cualquier idea que aparecía, la probábamos y, a medida que íbamos grabando el disco, se nos fueron ocurriendo ideas y más ideas: que si grabar un videoclip para cada canción, que si añadir samples, que si añadir pianos, chelos, etc...

Lo de grabar en gallego ya era algo que Adri y yo habíamos hablado, entonces probamos a grabar un tema en gallego y a nuestro productor (Zoilo Santiago, de Unreal Studios) le gustó el resultado y nos propuso grabar el disco entero en los dos idiomas... y dijimos “pues pa’lante”».

 

 

Foto © Carlos Meira @cmeiraph 

 

Al hilo, es la primera vez que os escuchamos cantar en gallego. ¿Por qué ahora?

Jose Antúnez: «Si bien era algo que ya habíamos hablado, la banda empezó su historia cantando en castellano. Todos sabemos lo tremendamente complicado que es grabar un disco, cuanto más hacerlo en dos idiomas, en este disco dijimos.... ¿por qué no?

Es un disco con mucho sentimiento, rabia y pasión, ya el título avanza del que habla, era el candidato perfecto para hacer esta aventura. Además, investigando un poco, vimos que seríamos el primer grupo de Galicia en hacerlo, así que cómo dije antes, ¿por qué no?».

 

Son dos lenguas semejantes, pero con muchas diferencias, lo que debió afectar a la métrica (longitud de versos, acentuación…). Del castellano al gallego o del gallego al castellano, ¿tuvisteis alguna dificultad especial a la hora de adaptar las letras de las canciones?

Jose Antúnez: «Fue más divertido que difícil. Tuvimos que adaptar letras del castellano al gallego, pero también al revés; letras que teníamos en gallego pasarlas al castellano. El proceso fue que nos juntamos los cinco, cogimos papel y lápiz... y a escribir.

Por ejemplo, como bien sabemos, las palabras que en castellano finalizan en “-dad”, en gallego lo hacen en “-dade”; solo eso ya te desmontaba un tema entero [risas]. Aun así, te puedo decir que fue divertido».

 

 

¿Cómo fue el proceso creativo de 22820? Siendo cinco, ¿hay reparto de tareas a la hora de materializar las ideas hasta convertirlas en canciones?

Isidro: «Hay un poco de todo; a veces alguien trae un tema entero, otras trabajamos sobre un riff en el ensayo... Lo que sí mantenemos siempre es lo de trabajar todos en la canción; tenemos claro que todas las canciones deben llevan un poco de cada uno de nosotros, tanto en la música cómo en las letras».

 

“Bendición” parece una oda al amor de un padre a su hijo, un tema que, en un primer momento podría parecer un poco «sentimental» para presentarse envuelto en melodías potentes y desgarradas. ¿De qué manera trabajasteis este contraste entre letra e instrumentación?

Isidro: «Ese tema me toca de muy cerca; Adri me pidió a mí que escribiera la letra de esta canción y después de un par de vueltas lo tuve claro. Aunque si bien es de las más cañeras del disco, por esa parte central con el piano hace que sea muy melódica. El contraste de la temática de la letra con la contundencia de la música hace que sea uno de mis favoritos del disco.

Luego le añadimos esos coros en la parte del piano para que además fuera coreable».

 

 

Ya metidos en letras, ¿qué o quién las inspira? ¿Cuentan experiencias propias, son fruto de vuestra imaginación, una combinación de ambas...?

Isidro: «¡Pues de todo un poco! Adri es el principal letrista del grupo, pero también hay letras de los demás. Las letras hablan de todo tipo de cosas; desde letras que hablan de temas muy personales, a letras reivindicativas, de dolor por una pérdida, etc.

Es un disco muy personal y con mucho sentimiento y rabia, como ya dije antes. Me gusta decir que está hecho desde “las tripas”; es agresivo y contundente pero también es un grito de libertad, de salir adelante y seguir luchando».

 

Foto © Alberto Ladero @alberto.lalo

 

No solo grabasteis las canciones dos veces, sino que cada una de ellas vino acompañada de su videoclip, también con versión en castellano y gallego... Suponemos que fue un esfuerzo de producción muy grande, ¿no? ¿Cómo lo afrontasteis?

Jose Antúnez: «Lo que venimos hablando... Un poco fueron cosas que fueron surgiendo a medida que el disco iba avanzando, no quisimos poner límites. En una de esas tardes de estudio y ensayo sacamos el tema de grabar algún videoclip: queríamos darle a todas las canciones del disco la importancia que se merecen, y la mejor manera fue darle un vídeo a todas y cada una y publicarlos paulatinamente hasta tenerlos todos. Fue después de eso cuando lanzamos definitivamente el disco.

Fue un gran esfuerzo de todos poder hacerlos, pero también estamos muy orgullosos del resultado».

 

 

Como los dos anteriores, el largo fue grabado y producido por Zoilo Santiago en los Unreal Estudios (Marín). ¿Cómo es trabajar con él? ¿Qué creéis que aporta al sonido del disco?

Jose Antúnez: «Todos nuestros discos fueron producidos y grabados por él, nos tiene la medida tomada y nos conoce a la perfección, pero en este disco nos reunimos con él antes de empezar para escoger las canciones, y además le dimos total libertad en la producción. Todas las ideas que él nos daba las probábamos: arreglos musicales, introducir nuevos instrumentos..., todo eso fue idea de Zoilo, como lo de grabar el disco entero en gallego y castellano».

 

En vuestra opinión, ¿cómo debería ser la relación artista-productor para que las cosas fluyan dentro del estudio y terminar un trabajo con éxito?

Isidro: «Esta pregunta da para debatir mucho [risas]. Para mí lo principal es que el productor conozca el estilo, por un lado obviamente, pero también que conozca a la banda. Y cuanto más próxima sea esa relación, más facilidad tiene la banda para dejarse aconsejar o producir, y más sencillo para el productor acercar y ayudar.

¡Otro te dirá todo el contrario! [Risas]. Al final cada uno hace lo que mejor le va para su banda».

 

Con 22820, primero vio la luz el formato físico el pasado noviembre y, a principios de abril, lo lanzasteis en las plataformas digitales. ¿Por qué seguir apostando por editar en físico?

Jose Antúnez: «Este disco es muy personal, va de personas, y quisimos dar prioridad a toda esa gente que nos sigue, que siempre está ahí. La mejor manera fue a sacar el disco solo en formato físico para todos ellos, para que lo pudieran disfrutar antes que “el resto del mundo”».

 

 

Foto © Alberto Ladero @alberto.lalo

 

22820 ya se subió a escenarios de Vigo, Palencia, Sarria, Astorga... ¿cómo está siendo su acogida en directo?

Isidro: «La verdad es que de momento no tenemos queja, está gustando y la gente que se nos acerca para hablar un rato nos cuenta que les llega dentro. Al final de eso se trata, de remover cosas “ahí dentro”.

Hay gente a la que le gusta unos temas y a otra otros, pero todos nos dicen que el disco les mola y que en los directos sonamos “brutal” [risas]. Nos dicen mucho eso, “sonáis como el nombre del grupo”, y nosotros eternamente agradecidos».

 

Adrián, tu voz es un instrumento más, ¿cómo la trabajas para conseguir esas modulaciones tan características? ¿Por cuántas bolsas de caramelos de miel y limón pasas después de un ensayo, concierto...?

Adrián Martínez: «En general, mi voz se mantiene en buen estado ya que, con el paso de los años y como podréis ver en discos anteriores, cambié la postura y proyección de la voz para encontrar el punto de comodidad. Después de varios ensayos y conciertos consecutivos puedo notar que mi voz puede resentirse un poco debido a la sequedad y al estrés, pero no supone ningún problema, ya que durante y después de cada actuación procuro mantenerme hidratado».

 

 

¿Qué puede esperar el público de un concierto de Brutal? ¿Cuándo, y dónde, tendremos la oportunidad de veros de nuevo?

Adrián: «Contundencia, leña, rabia, pero también van a ver a cinco locos que lo viven en cada concierto y que lo dan todo cada vez que se suben a un escenario. Las fechas que tenemos cerradas por ahora, aunque tenemos algunas más pendientes son: 15 junio en el Pub Yggdrasil (Ferrol); 6 julio en el Alén Metal Fest (Vilagarcía de Arousa); 28 septiembre en la Sala Moon (Santiago de Compostela); 26 octubre en la Sala Barracudas (Madrid) y 30 noviembre en el Bar Krawill (Pamplona)».

 

Foto © Alberto Ladero @alberto.lalo

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Jose Antúnez: «Uf, es muy difícil decir una sola banda. Tenemos que dar las gracias de que aquí en Galicia hay muchísimas bandas de todos los estilos, y todas haciendo un trabajo increíble; tenemos un montón de bandas amigas y no podemos decir solo una.

Si tenemos que decir nombre te diríamos Kuna de Odio, APHONNIC, Suevia, Ícaro, Ardora, Quarzum, No One Alive, Zonazero, Calle del Ruido, The Reymous, 2 Sisters, Nazca, Terader, Lapsus Mentis, Skirl, Iron Hunter, Unreal Overflows, AnecoiD, In-farto, Her Anxiety, Northslave, Dismal, Arson Tides, Salavelatoria, Cabodano, Froján, Enki, Urko, Mano de Piedra... Y esto solo nombrando bandas, digamos, “de nuestro rollo”, y mil más que seguramente se me han olvidado; podríamos estar horas diciendo bandas, que nadie se enfade por no aparecer».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza

Charly C. Fernández: «Brutal y Arquitects así en bucle... [Risas]».

Jose Rodríguez: Silent Planet, Currents, Periphery, Polalis, Sylosis, Invent Animate, Sleep Token, Thornhill».

Isidro: «Desde Pink hasta música clásica [risas]. Últimamente los que nunca faltan son Architects, Parkway Drive, Sleep Token, Inflames... el maestro Devin Townsend, entre muchos más».

Jose Antúnez: «Ahora mismo 22820 de Brutal, Plini, Pantera, Damm Yankees, Soilwork, Ghost y, por culpa del niño, Mika y varios del pop actual (Shakira y cosas así)».

Adrián: «Killswitch Engage, Parway Drive, August Burns Red, Demon Hunter, Currents, Architects, The Ghost Inside, Adept, Any Given Day, Bury Tomorrow, Tesseract, The Contorsionist, Unprocessed, Caliban, Ill Niño, SOEN, S.O.A.D, Hamlet, Sober, Skunk DF...».

  noticias