• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

BALA: «NOS SEGUIMOS SORPRENDIENDO CON TODAS LAS COSAS INCREÍBLES QUE ESTAMOS VIVIENDO»

BALA: «Nos seguimos sorprendiendo con todas las cosas increíbles que estamos viviendo»
28 JUNE 2021

Anxela y Violeta, Anx y V, batería y guitarra. Y voz, y gritos y ruido, mucho ruido. BALA nació hace siete años, fruto de la amistad y «de las ganas de pasarlo bien», sin pretensiones, recalcan. Y sin pretensiones siguen, pero ese ruido que empezó como un recuerdo de muchas cosas, pero ninguna en concreto ha terminado por subirlas a escenarios de grandes festivales de España y Portugal. Y Japón, Australia, Estados Unidos, Colombia o Reino Unido.

Ese ruido que dispara al rock intenso y al grunge, pero con munición del stoner, el hardcore o el metal se consolida –tras dos trabajos discográficos– en Maleza (Century Media Records, 2021), su nuevo disco. Disponible en CD y vinilo, además de en las principales plataformas digitales, el largo presenta nueve cortes que se mueven ente el grunge de los noventa, y el punk y stoner de renombre en una mezcla de «paisajes sonoros» intergeneracional donde BALA rinde homenaje a grandes como Nirvana, Melvins, Fu Manchu y L7.

 

Foto © Mattias Monsterkid 

 

Violeta de Lugo, afincada en Pontevedra, y Anxela de A Coruña... ¿dónde y cómo nace BALA? Porque ya veníais con experiencia grupal previa en otras bandas...

Anxela Baltar: «Ambas teníamos en este momento otros proyectos musicales y, además, mucha gente en común. Eso hizo que estuviésemos juntas muchas veces en conciertos, en noches de fiesta... hasta que un día estuvimos tocando en la misma sala, cada una con su grupo; ese día empezamos a hablar de tocar juntas... ¡y hasta hoy!».

 

Por cierto, una cuestión de tipo práctico, ¿cómo solucionáis el tema logístico? ¿Dónde soléis ensayar?

Anxela: «No es sencillo... ¡la AP-9 está muy cara! Durante un tiempo ensayamos en Santiago, pero era también complicado gestionarlo. Ahora vamos rotando, a veces quedamos en Pontevedra, otras en Coruña... ensayamos menos de lo que nos gustaría, pero hacemos que esas veces sean más largas y productivas».

 

Vuestro nombre es directo y contundente, BALA. Pero, ¿fue sencillo llegar hasta él o el brainstorming se complicó?

Anxela: «No era nuestra primera opción, pero Google nos ayudó a decidir porque otras ideas que teníamos en cabeza ya estaban cogidas por otras bandas. Finalmente, a las dos nos gustó la implicación que tenía la palabra, ya que expresaba bien el concepto que teníamos en mente musicalmente hablando: sencillo, directo, certero, potente».

 

Foto © Mattias Monsterkid

 

El grupo nace directamente sobre las tablas. ¿Cómo fue a salir a escena en importantes festivales sin haber publicado ningún trabajo hasta aquel entonces?

Anxela: «Desde el primer momento quedamos alucinadas con la acogida del proyecto. Nuestra idea era pasarlo bien sin mucha pretensión, pero sí que estuvimos volcadas en el grupo desde los primeros ensayos. Esa acogida fue la mejor recompensa posible. A día de hoy seguimos quedando sorprendidas con todas las cosas increíbles que estamos viviendo».

 

Grabasteis vuestro debut, Human Flesh (Matapadre, 2015), en un solo día y con un solo objetivo: «queríamos que tronase». ¿Cómo lo conseguisteis? ¿Cómo fue esta primera, y frenética, experiencia en el estudio?

Anxela: «¡Fue un experimento muy divertido! Llevábamos muy poco tiempo tocando y simplemente queríamos registrar esas primeras canciones, pero no teníamos claro cuál era el camino musical del grupo. Después, con Lume ya estaba la cosa más clara, es un disco que ya tiene nuestra personalidad más marcada».

 

Este primer disco incluye el corte “Joan Vollmer”, dedicado a la mujer del escritor William Burroughs, quien la mató accidentalmente con un revólver jugando a ser Guillermo Tell. ¿Qué fue exactamente lo que despertó vuestra curiosidad de esta mujer de la Generación Beat para que no solo le reservéis un tema, sino la portada mismo del álbum?

Anxela: «Yo soy seguidora de la Generación Beat e, investigando y leyendo, llegué a la figura de Joan. A pesar de que ella también formó parte del colectivo, era conocida básicamente por ser “la mujer de”. La historia de su vida, y por supuesto la de su muerte, me pareció que precisaba un homenaje».

 

 

Dos años más tarde de vuestro estreno discográfico, presentáis otro álbum, Lume (Matapadre, 2017). Observamos todavía más intensidad que en el primero y también la aparición del gallego y el castellano como lengua en las canciones. ¿Cómo surge la decisión de incluir nuevos idiomas en las letras?

Anxela: «Para mí era más natural cantar en nuestras lenguas maternas. Como decía, Human Flesh fue más bien un experimento, y de él tomamos nota de lo que queríamos y no queríamos repetir; la lengua fue para mí una de las segundas.

Probamos a hacerlo y vimos además que la gente en los conciertos cantaba los temas, cosa que no pasaba con las anteriores canciones en inglés, y eso ayudó a confirmar que era el camino a seguir».

 

Este Lume «quemó» escenarios de Reino Unido, Japón, Australia o Estados Unidos, entre otros. ¿Cómo describiríais la experiencia, y acogida, de dar a conocer vuestra música alrededor del mundo? ¿Alguna anécdota inconfesable (hasta ahora)? Porque, de momento, ¡solo os falta tocar en África!

Anxela: «Anécdotas hay muchas después de tanto viaje, complicado escoger alguna. Siempre recordamos de forma especial cuando en Bristol terminamos de fiesta en la casa del hijo de Bill Ward (batería de Black Sabbath), o en Colombia las dimensiones del Festival Rock al Parque, la experiencia increíble del desierto [de Mojave] en California, o tocar en Melbourne en un festival (Cherry Rock) en la calle AC/CD... ¡Hay muchas!».

 

 

Entre los grupos noventeros de rock sucio y grunge a los que remite vuestro sonido, ¿cuáles diríais que son vuestras influencias? ¿Alguna que nos pueda sorprender?

Anxela: «Hay algunas que tenemos muy claras como referencias para las dos: Nirvana, Melvins, L7, Bikini Kill, Babes in Toyland (las Riot Grrrls en general), Black Sabbath, Queens of the Stone Age, Kyuss, Fu Manchu, Distillers... esas son las influencias que tenemos en BALA; a título personal tenemos muchas más y muy distintas... ¡ahí sí que alguna podría sorprender!».

 

Hace un mes que volvisteis a la carga con Maleza (Century Media Records, 2021), después de cuatro años de silencio discográfico y una pandemia. ¿De qué manera influyó el confinamiento en la creación de nuevo material? ¿Y el posterior desarrollo hasta su publicación?

Anxela: «Pues el disco ya estaba hecho antes de la pandemia, fue grabado en noviembre de 2019. Después tuvimos que cambiar la fecha de estreno varias veces por culpa de todo lo que estaba pasando, hasta que decidimos preparar mucho material audiovisual para ir sacando adelantos».

 

Foto © Mattias Monsterkid

 

Para este nuevo trabajo firmáis con Century Media Records, sello internacional especializado en power metal, death metal, black metal y subgéneros relacionados. ¿Cómo llegáis hasta ellos y como está siendo la experiencia?

Anxela: «La prioridad con el tercer disco era dar un paso más y trabajar con una discográfica más grande, ya que por la evolución del grupo parecía que era lo que tocaba de manera natural. Empezamos a trabajar con Holy Cuervo en 2019 y, desde entonces, ese fue el objetivo principal.

Cuando recibimos la propuesta de Century Media pensamos que era la mejor opción y decidimos firmar; no llevamos mucho tiempo, pero por ahora todo avanza muy bien. Es una estructura muy profesional, pero al mismo tempo respeta al 100% nuestra parte creativa, y eso para nosotros es esencial».

 

 

De producción impoluta, los nueve cortes que componen Maleza son peculiares, mantienen ese contenido potente, ritmo combativo y actitud irreverente que os caracteriza desde vuestros inicios. A la hora de componer, ¿cómo suele ser el proceso creativo?

Anxela: «No tenemos una única manera de trabajar, a veces improvisamos en el local, otras llevamos una idea o melodía en la cabeza y trabajamos sobre ella... Con Maleza dedicamos el 2019 a hacer la preproducción, y los temas fueron evolucionando y cogiendo forma a lo largo de los meses; fue un proceso bonito».

 

Se podría decir que el sonido del largo se mueve entre lo grunge de los noventa y el punk y stoner de renombre, que resulta en una mezcla de trallazos intergeneracionales. ¿Cómo fue la evolución hasta pulirlo?

Anxela: «Siempre llega un punto en el que hay que parar, porque si no cortas puede ser un proceso infinito. Por suerte para nosotras, nuestra música es muy orgánica y no somos de darle demasiadas vueltas. Soltamos lo que llevamos dentro y es fácil que estemos contentas con el resultado sin llegar a rompernos mucho la cabeza».

 

Foto © Mattias Monsterkid

 

“Agitar” fue el single adelanto, en el que contáis con Najwa Nimri y Bonnie Buitrago, bajista de Nashville Pussy. ¿Cómo surgen estas colaboraciones y qué buscabais con ellas?

Anxela: «Con Bonnie hicimos buenas migas en 2017 cuando tocamos en Australia y después en 2018 en California, ella estuvo también en alguno de nuestros conciertos; ahí comenzamos a hablar de hacer alguna colaboración juntas. Con Najwa fue parecido, ella estaba cuando tocamos en Getafe en 2018 y le gustó nuestra propuesta, desde ahí quedó ya pendiente la idea de hacer algo juntas».

 

 

Además, la letra de “Agitar” es un extracto de Rasrás (Bolanda, 2018), el primer poemario de Lúa Mosquetera, una escritora gallega a la que ambas admiráis. ¿Por qué este texto en particular? ¿Cómo fue ponerle «acompañamiento musical»?

Anxela: «Para mí estuvo claro cuando estaba leyendo el libro por segunda vez; pensé que era un extracto perfecto para ponerle nuestra música y llevarlo un poco a nuestro terreno. ¡Llamé la Lúa y le pareció genial!».

 

En una semana, Maleza alcanzó el puesto número 11 de los discos más vendidos en España y el número 5 de los más vendidos en vinilo. Felicitaciones aparte, ¿esperabais esta gran acogida u os cogió por sorpresa?

Anxela: «Fue totalmente por sorpresa, como siempre... Nosotros hacemos lo que queremos sin mucha pretensión... Fue una pasada ver esos datos, la verdad».

 

Y, el 15 de junio, un mes y un día después de que Maleza saliese a la venta, Times Square (Nueva York, NY) amanecía así —«y no, no es un montaje»—. Como parte de la iniciativa #EQUAL de Spotify, campaña que promueve el compromiso de la plataforma a la hora de fomentar la igualad de la mujer en la música, BALA aparecía de plano y de frente en el luminoso tras la mítica estación de policía de Times Square, en la intersección Broadway (W43rd) & 7th Ave.

 

 

Foto © Spotify

 

Vosotros mismas afirmáis que vuestro tema “Rituais” es el más melódico hasta el momento, y que gira en torno a la desigualdad vivida históricamente por las mujeres contada a través de la mitología y tradición gallegas. ¿Cómo nace el enlazar ambas ideas?

Anxela: «Como gallegas amantes de nuestra historia y de nuestra tierra pensamos que era la mejor manera de tocar esa temática. Hay una conexión natural ahí, a través de las brujas y otras figuras con esa desigualdad vivida históricamente».

 

 

 

Maleza Artwork. Deseño © Leo Sousa

 

Vuestros trabajos vienen envueltos por el artwork de Leo Sousa, respecto a este último, ¿qué mensaje pretende transmitir la fotografía de la portada? Después de tres discos... ¿cómo es trabajar con él?

Anxela: «Leo Sousa sabe plasmar perfectamente lo que tenemos en la cabeza y siempre es maravilloso poder contar con él.

En este caso supo transmitir poderosamente el concepto de “resistencia” de la maleza, de las “malas hierbas”, esa vida que nace donde no se espera, donde parece que no hay nada».

 

La presentación de este nuevo LP os llevó a ser entrevistadas en el programa La Resistencia de David Broncano, donde el broche final fue una frenética actuación. ¿Cómo fue esta experiencia televisiva?

Anxela: «Fue genial, como estar entre colegas, la verdad. Fue muy divertido poder ver las “tripas” del programa desde dentro».

 

Foto © Mattias Monsterkid 

 

¿Qué se os viene a la cabeza se decimos... Metamovida?

Anxela: «Sin duda un colectivo de grandes músicxs y grandes personas! Un orgullo».

 

Además de voz, guitarra y batería, otra de vuestras armas es vuestro directo explosivo. Ahora que la vuelta a los escenarios está normalizándose, todavía con mascarillas, protocolos, etc., ¿qué podremos esperar de un directo de BALA? ¿Mucho mono de carretera?

Anxela: «Tenemos mucho mono, sí, y aunque las condiciones no sean las mejores, en los últimos conciertos que dimos así disfrutamos mucho y pensamos que el público también. Cuando hay ganas es contagioso...».

 

 

¡La última y nos vamos! Sabemos que tenéis conciertos programados para estos meses, ahora que parece que todo se aproxima a la normalidad, seica! ¿Por dónde vais a taponar oídos estos meses? Y... ¿viajará Dino con vosotras?

Anxela: «¡Dino lleva tiempo sin salir, pero volveremos con él seguro! En verano vamos a estar en el Morrasound (Moaña), en Matosinhos (Puerto), en Vigo... y en más sitios que desvelaremos en los próximos días! Hay cosas que de momento no se pueden anunciar, ¡aunque tenemos muchas ganas!».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Anxela: «Yo estoy muy a tope con Laura LaMontagne & PicoAmperio y con Malandrómeda, pero hay muchos proyectos en Galicia que están haciendo cosas súper interesantes: GRIMA, Moura, Peña...».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza.

Anxela: «En la mía últimamente mucho jazz, electrónica chill out, punk... ¡de todo!».

 

  noticias