• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

MAGICAL COLORS: «LO QUE HACEMOS ES MÚSICA ROCK SIN PONERNOS FRONTERAS NI LÍMITES»

MAGICAL COLORS: «LO QUE HACEMOS ES MÚSICA ROCK SIN PONERNOS FRONTERAS NI LÍMITES»
3 OCTOBER 2022

En 2015 nacía como cuarteto y, tras tres años, un single, un EP y la salida de la bajista, Magical Colors se conformaba como trío. Ahora, tras la reciente salida de Alberto Guntín (voz, batería), quedan al frente los excomponentes de Moondogs Blues Party Marcos Maoxu (teclados, coros) y Javi Campello (voz, guitarra). La banda lucense compone indistintamente en gallego, castellano e inglés, sin corsés estilísticos y con una libertad creativa inspirada en la música de los sesenta y setenta.

Después de tenerlo guardado en un cajón durante casi dos años, Magical Colors liberaba A procesión das bestas (2022) a finales del pasado agosto; un álbum de seis cortes de rock progresivo salpicado por psicodelia que sube un importante escalón en su discografía.

 

Foto © Brais G. Rouco

 

Magical Colors nace en 2015 como cuarteto, conformándose como trío años después: Marcos Maoxu (teclados, coros), Javi Campello (voz, guitarra) y Alberto Guntín (voz, batería). ¿Cuál fue el germen del grupo?

Javi Campello: «Pues fue durante un parón de Moondogs Blues Party que Marcos, Iria y yo decidimos seguir quedando para tocar y no oxidarnos; y comenzamos a hacer versiones de bandas que nos gustaban. No tardamos en darnos cuenta de que nos venía muy bien añadir un batería y se lo comentamos a Alberto, que aceptó sin pensar y que además encajó al instante».

 

Marcos y Javi, como decís, vosotros veníais de Moondogs Blues Party, grupo de blues y soul, también con tintes psicodélicos. ¿Qué aportó esta experiencia previa a la hora de conformar este nuevo proyecto?

Javi Campello y Marcos Maxou: «Aunque ya nos conocíamos de antes y sabíamos de nuestras afinidades musicales, en Moondogs pudimos constatar que nos entendíamos perfectamente con los instrumentos en las manos y que nos encantaba tocar juntos. Y, como comentábamos, fue además a raíz de un parón de la banda que comenzó a germinar este proyecto».

 

 

Moondogs Blues Party. Foto © Brais G. Rouco

 

Tirando aún más del hilo de vuestras vidas, ¿cuáles fueron vuestros comienzos en esta disciplina artística? ¿Cómo recordáis vuestro primer contacto con la música? ¿Y con un instrumento?

Javi: «En mi caso, siempre escuché mucha música, desde muy pequeño; de niño cualquier cosa que sonara en la radio, discos que me regalaban por mi cumpleaños, cintas que grababa algún compañero de clase… no sabría decir de dónde viene la afición, ya que en mi casa nadie tocaba ningún instrumento ni había muchas casetes.

En cuanto a mi primer contacto con un instrumento, fue con un tecladito Casio de esos de juguete, aunque hoy en día hay bandas que lo usan en directo. Sacaba melodías de oído y, viendo la facilidad que tenía, mis padres me apuntaron al conservatorio con 8 años. Allí me enseñaron a odiar el piano y casi diría que la música [risas]. Tiempo después, comencé a tocar la guitarra española de manera autodidacta a los 16 o 17 años, cuando mi hermana se apuntó a clases y entró la primera guitarra en casa. Ya en esa época era un apasionado del rock, y, un par de años más tarde, pude hacerme con mi primera guitarra eléctrica; y en 2002 monté mi primera banda, Meskalina».

Marcos: «Desde pequeño hubo músicos en mi familia y siempre toqué y tuve acceso a instrumentos musicales. A partir de la adolescencia me empecé a interesar por el blues, jazz, folk, rock y a tocar en mis primeras formaciones. Y así hasta hoy».

 

 

Foto © Brais G. Rouco 

 

Si tuvieseis que definir vuestra música sin utilizar la palabra «psicodelia» (¡o derivados!), ¿cómo la describiríais?

Javi y Marcos: «Libertad, exploración… Está claro que si algo hacemos es música rock en el sentido más amplio del término y sin ponernos fronteras ni límites. Lo que hacemos es canalizar todas las músicas que nos gustan, así que dentro de ese concepto rockero cabe también el folk, el blues, el jazz… que normalmente arropamos con atmósferas envolventes y espaciales».

 

¿Y el nombre? ¿Por qué Magical Colors? (¡«Psicodelia» desbloqueada! Ya podéis volver a usarla).

Javi y Marcos: «¡Pues no sería muy necesario usar el término psicodelia! Magical Colors es el título de una canción de Jon Spencer Blues Explosion. Cuando llegó el momento de ponerle nombre a la banda, a Alberto se le ocurrió que podía ser buena opción y nos gustó a todos. Pensar en la música como en colores mágicos que tiñen el aire es algo que pienso puede definir perfectamente a Magical Colors».

 

¿Tenéis algún referente que os influya especialmente a la hora de crear vuestra música?

Javi y Marcos: «Todo lo que hemos escuchado en la vida forma parte ya de nuestro lenguaje y se refleja de alguna manera en nuestras composiciones. Quizá no tengamos ninguna referencia muy concreta y, además, al componer los tres con cierta libertad estilística, aparecen muchas influencias diferentes conviviendo en la misma canción».

 

Un par de años después de vuestra creación, y de estar tocando versiones, publicáis All I Can Need (2017), sencillo de dos canciones originales. ¿Qué os empujó a lanzar temas de composición propia?

Javi y Marcos: «Pues para nosotros crear es casi una necesidad vital. Cuando vimos que más que cuatro amigos que se juntaban para tocar, esto empezaba a ser ya algo más serio, no tuvimos ninguna duda de que había que empezar a hacer temas propios».

 

 

 

 

Después llega el primer EP, Trippin’ (2018), grabado y producido por Javi; tres canciones donde las melodías parecen teletransportarnos a otro mundo. ¿Era esa la intención? Musicalmente, ¿cómo definiríais ese «viaje»?

Javi y Marcos: «Trippin’, la canción, vino a ser la mejor representación del sonido de la banda y el EP en sí, una muestra de nuestra libertad a la hora de componer y nuestra falta de interés en centrarnos en un estilo o en una fórmula; Trippin’ es un viaje psicodélico; O Xan, un tema más cercano al folk rock americano-sureño, que cuenta la historia de un niño: e In&Out un instrumental con onda de rock latino. De alguna manera sí que pretendemos que nuestras canciones transporten al oyente a diferentes lugares».

 

 

Estáis presentando A procesión das bestas (2022), vuestro último —y esperadísimo— álbum; decimos esperadísimo porque comenzó a grabarse ¡en verano de 2020! ¿Cómo vivisteis ese tiempo de pandémica incertidumbre?

Javi y Marcos: «Pues lo cierto es que teníamos una pequeña gira de primavera cuando comenzó todo esto, que tuvo que ser cancelada. Llegó el confinamiento y, prácticamente, en cuanto acabó, todavía con muchas restricciones, el Concello de Vilaboa nos propuso hacer un directo en streaming desde el auditorio y, como pudimos, en cuatro o cinco ensayos preparamos el concierto. En estos ensayos decidimos que quizá era el momento de preparar la grabación de un disco, teniendo en cuenta que iba a ser muy complicado tocar en directo en los meses siguientes. Terminamos la grabación justo cuando comenzaron los cierres perimetrales, por lo que hasta la primavera de 2021 no pudimos volver al estudio para darle los últimos retoques a las mezclas y hacer la remasterización. Durante el tiempo que duraron las restricciones y demás, hicimos cuatro conciertos: la actuación en streaming, uno en el Clavi de Lugo, y, ya en verano de 2021, aún en pandemia pero ya con normas más relajadas, en el FIV y en la Filomatic de A Coruña.

Pero fue después de esos conciertos de septiembre de 2021 cuando se nos comenzó a complicar la cosa. Poco después, un pequeño accidente laboral de Alberto lo tuvo de baja varios meses durante los que solo pudimos ir ultimando detalles de la edición del disco con Requesound Records; y, después de fijar a finales de primavera la fecha del concierto de agosto con Radio Zapa! en el Clavi, casi nos fue imposible quedar con Alberto durante el verano para ensayar por diferentes motivos.

Así pues, ahora nos encontramos en el momento más incierto, ya que Alberto dejó la banda tras ese concierto. Fue una decisión tomada por temas personales y laborales que, además, impidió que editáramos A Procesión das Bestas en vinilo con Requesound Records; teniendo en cuenta que el grueso de los discos que editamos bandas como la nuestra se venden en los directos, y con la incertidumbre de cuánto tiempo podremos tardar en encontrar sustituto y volver a los escenarios, no tenía sentido que hicieran el importante desembolso que supone una edición así para después no moverla».

 

 

 

Tanto el título como la ilustración que lo envuelve representan un ambiente algo apocalíptico, de invasión zombie, que dista bastante del psicodélico Trippin’. ¿Fue este cambio efecto secundario de un trabajo gestado en tiempos de coronavirus? ¿Afectó de otro modo la pandemia al desarrollo del álbum?

Javi y Marcos: «La letra de A Procesión das Bestas está completamente ligada a la pandemia. La música y la melodía ya estaban compuestas, pero la letra aparece cuando, en pleno confinamiento, saltó la noticia en los medios de que la gente más privilegiada de este país había salido a la calle para reclamar cosas tan solidarias como que les abriesen las tiendas de lujo y dejasen a sus criados, cocineros y demás ir a trabajar a sus mansiones. Las manis fueron bastante patéticas porque a esa gente se les dan mejor las procesiones, y de ahí la canción y el título. La parte gráfica fue obra del artista José Luis Carrasco y está inspirada en las pinturas negras de Goya. En cierta manera la temática de la canción que da título y su ambientación un poco más oscura marcan la diferencia principal con Trippin’ porque los otros temas ya llevaban tiempo en el repertorio, así que la pandemia no influyó en esas otras composiciones».

 

 

Volvemos a escuchar canciones en tres idiomas: gallego, castellano e inglés. ¿De qué depende la elección de uno o de otro?

Javi: «De las letras me ocupaba solo yo hasta este disco donde dos son de Alberto. Normalmente trabajamos con una melodía ya definitiva y tratamos de respetarla al máximo. Los tres idiomas tienen formas, musicalidades y timbres diferentes que influyen incluso en la forma de cantar. El inglés es el que más fácil resulta para encajar y el más efectivo para ciertos estilos; por ejemplo, un tema como Take it as it Comes me resultaría muy complicado hacer que funcionase igual de bien en gallego o castellano. Pero la idea es que las letras se entiendan y tengan un valor y, por mucho que controlemos un poco de inglés, no es nuestra lengua nativa y, por tanto, las letras que tenemos en ese idioma son más básicas y simples, así que, ante la duda preferimos probar con nuestras lenguas natales. Últimamente estoy bastante cómodo usando el gallego. Primero porque es nuestra lengua y creo un deber darle visibilidad en todos los ámbitos, más todavía en los culturales, y además porque me he dado cuenta de que es más fácil encajar esas melodías que con el castellano, entre otras cosas, por la mayor cantidad de monosílabos y contracciones que utilizamos».

 

De “Red Bullet” decíais que es «una especia de oda dedicada a un viejo Seat Ibiza». ¿Qué tiene de especial ese coche?

Javi y Marcos: «Pues es el coche de Alberto, un Ibiza rojo que tiene unos 30 años ya y al que le tiene mucho aprecio».

 

¿Y las demás? ¿Qué, o quién, las inspiró?

Javi y Marcos: «Sempre Máis refleja el egoísmo humano a la hora de querer más y más incluso a costa de acabar con los recursos del planeta; podría ser considerada una canción ecologista, aunque, sobre todo, habla de nuestra insaciable voracidad como especie. Somos una plaga.

Take it as it Comes, habla de encajar los golpes que da la vida, mirar hacia adelante y aferrarse al amor como bálsamo para superarlo.

Y Esquizofrenia Cromática es como un delirio, un viaje lisérgico o una ensoñación, con alguna referencia a obras fantásticas como Alicia en el País de las Maravillas o El mago de Oz… pero básicamente ya lo dice el título, es flipar en colores».

 


 

¿Cómo fue el proceso compositivo? ¿Qué fue primero, los acordes o las letras?

Javi y Marcos: «Pues siempre trabajamos primero música y melodía. Alguien lleva una idea más o menos desarrollada al ensayo y, si funciona, vamos trabajándole arreglos, melodías… A veces añadimos partes… La letra viene al final. Alguna vez hemos terminado alguna letra la semana antes de estrenar una canción en directo.

Después muchas canciones siguen mutando a lo largo del tiempo; por ejemplo, en este casoSempre Máis empezó siendo una canción totalmente acústica a tres guitarras acabó siendo adaptada a la formación eléctrica y grabada de esa manera».

 

Foto © Brais G. Rouco

 

Tan solo unas horas después de ser «liberado» en Bandcamp, “Sempre máis” sonaba en el programa At the Edge of Prog, de la emisora inglesa CSR FM. ¿Esperabais respuesta internacional y, sobre todo, tan rápido?

Javi y Marcos: «Pues no, la verdad. ¡Cosas de la vida moderna! Nos hace mucha ilusión pero fue una cosa totalmente inesperada y, además, que hubiesen elegido un tema en gallego es una lección para quien dice que con el gallego no se va a ninguna parte. En cambio en elpodcast La Zona Eléctrica, donde también nos pincharon dos días después y que se hace en España, escogieron un tema en inglés. Al final creo que la gran enseñanza que nos llevamos es que la música es universal independientemente del idioma en que esté cantada».

 

 

Recomendáis escuchar los cortes 4, 5 e 6 (“Take It As It Comes”, “Wek Ohne Opuszahl” y “Esquizofrenia Cromática”) juntos, como si fuese uno solo. ¿Por qué?

Javi y Marcos: «Porque así las hacemos en nuestros directos. Un día en un ensayo, de manera improvisada enlazamos Take it con Esquizofrenia y nos gustó como quedaban. La parte de enlace era completamente libre hasta que Marcos vino con la idea de lo que ahora se llama Werk Ohne Opuszahl y para siempre quedaron unidas. Así fueron grabadas y así recomendamos escucharlas».

 

A diferencia de vuestros anteriores trabajos, este álbum fue grabado, mezclado y masterizado por Jahel Piñeiro en estudio, concretamente en 8 Estudios (Lugo). ¿Cómo describiríais la experiencia? Además de las ventajas obvias, ¿qué destacaríais de trabajar en estudio frente a hacerlo en casa?

Javi y Marcos: «Grabar en un estudio significa preocuparte solo de ser músico. Nada más y nada menos. Cuando grabas de forma casera entre la inexperiencia, falta de conocimiento y, por supuesto, carencia de equipo de alta calidad significa muchas horas de darle muchas vueltas, sabiendo además que el resultado final solo va a ser un boceto, que quedará más o menos bien, del potencial de la banda, pero un boceto al fin y al cabo. La única ventaja que tiene es que puedes regrabar cualquier cosa con la que no estés conforme en cualquier momento del proceso… aunque también hay que saber parar con eso o entras en un bucle infinito.

Aparte de todo, trabajar con un profesional de calidad como Jahel, que además es un tipo estupendo, es una maravilla».

 

Cuatro años, y una pandemia, separan ambos trabajos. Musicalmente, ¿qué similitudes o diferencias encontráis entre ellos? Echando la vista atrás, ¿cambiaríais algo de aquel primer EP?

Javi y Marcos: «Lo que cambiaríamos sería el sonido. ¡¡Ojalá el EP sonase la mitad de bien que este disco!! Por lo demás, les tenemos el mismo cariño a aquellas canciones que a estas y creo que todas en conjunto muestran lo que somos Magical Colors».

 

Foto © Brais G. Rouco 

 

Vuestra libertad creativa se puede escuchar a lo largo de vuestros trabajos, pero donde más destaca es encima de los escenarios. ¿Componéis ya pensando en el directo? ¿Cuánto diríais que hay de improvisación y cuánto de preparación en vuestras creaciones?

Javi y Marcos: «Creemos que todas las bandas componemos pensando en representar esas canciones en directo. Como nuestra filosofía está comprometida con la improvisación, desde el principio estamos atentos para ver dónde pueden estar los espacios de jam en cada tema, si es que los tienen. No se puede cuantificar realmente cuánto hay de cada, pero para que una canción funcione, hay que tenerla bien clara, hay que trabajarla y conocerla perfectamente. A partir de ahí, podemos empezar a liberarnos e improvisar, así que seguro que más preparación que improvisación».

 

Ya metidos en directo, ¿qué podemos esperar de un concierto de Magical Colors? ¿Tenéis alguna fecha cerrada que podáis compartir?

Javi y Marcos: «Pues en un concierto nuestro podéis encontrar una experiencia diferente cada vez, con gran variedad estilística y nuestro compromiso con la libertad y la fluidez del momento. Por desgracia, por ahora no podemos adelantar ninguna fecha, ya que, como comentábamos antes, Alberto dejó la banda y vamos a comenzar ahora a buscar un sustituto».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Javi y Marcos: «Pues destacaríamos sobre todo a Moura. Además, The Soul Jacket, O Cadelo Lunático, Sandford Music Factory, Radio Zapa!, Zålomon Grass, Los Eternos... hay mucha música muy interesante en nuestra tierra».

 

Se abrísemos as vosas contas persoais de Spotify, que escoitariamos? 100% Sinceridade, 0% Vergoña

Marcos: «Sobre todo jazz y también Silvio Rodríguez, El Gran Combo de Puerto Rico... y música clásica».

Javi: «Yo casi no uso Spotify. Lo que más escucho allí e el podcast de Radio con Botas y algunas canciones sueltas de bandas que voy descubriendo, sobre todo de la escena jam norteamericana como The Runaway Grooms o algo de rock argentino como Divididos, pero poco más».

 

  noticias