• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

LOS MARCIANOS: UNA MISIÓN MUSICAL DE POP GUITARRERO Y LÍRICA INGENIOSA

lOS MARCIANOS: UNA MISIÓN MUSICAL DE POP GUITARRERO Y LÍRICA INGENIOSA
27 JANUARY 2020

Llevan «amartizando» la ciudad desde hace casi 15 años, no lo hacen con naves espaciales, espadas láser o pistolas galácticas, sino con guitarras afiladas, melodías luminosas y estribillos contagiosos. Los Marcianos son Ibán González (voz, guitarras), Víctor González, (batería), Óscar Novoa (guitarras) y Daniel Carrera (bajo), banda viguesa creada en 2006 con la intención de “dar unos conciertos y grabar unas maquetas”... y aquí los tenemos, en 2020 con su quinto trabajo discográfico bajo el brazo, disponible desde el pasado noviembre.

 

Detrás de su interestelar nombre, existe una nostálgica historia, la de los orígenes del grupo: «en aquella época nos juntábamos unos amigos en una tienda de informática los viernes por la noche y hacíamos un taller de improvisación, hacíamos canciones en el momento, sobre temáticas diversas y muchas hablaban de marcianos, de naves espaciales y similares, y a aquello lo bautizamos como ‘Sesiones Marcianas’, y cuando quisimos hacer de aquellas canciones una banda, pues ya vimos bastante claro el nombre».

 

Aunque su misión musical en solitario empezó bastante antes de aquellas ‘Sesiones Marcianas’ iniciales: [Ibán] «Recuerdo estar escuchando música desde muy pequeño, la radio y las cosas que estaban de moda; [en cuanto a] instrumentos [mi primer contacto fue con] una vieja guitarra española que me regaló mi abuelo, que le tocó en una tómbola y chapurreaba en ella sin saber ni un solo acorde, con ocho años más o menos». Y, con el mismo instrumento, empezó Óscar: No recuerdo bien si fue una guitarra española Alhambra o una eléctrica tipo [Fender] Stratocaster roja de la marca Academy, que aún tengo por casa, con más o menos 11 o 12 años. Mi primer recuerdo musical es escuchar en el [Seat] 127 de mi padre dirección Galicia, ‘Mi guitarra’ de Juan Pardo y ‘Un velero llamado libertad’ de Jose Luis Perales, supongo que sería un casete de varios artistas».

 

Tres años después de su creación, a principios de 2009, Los Marcianos amplían horizontes, replanteándose el concepto de grupo —que dejaba de lado de aquel concepto de puro pop ochentero castizo con letras de zombis, marcianos y compañía— y su álbum debut, Esto Va En Serio (2011), es el resultado de esa revolución. Grabado en Océano Estudios (Nigrán), con produción de Javier Abreu (Los Piratas) y masterización de Tim Young (The Smiths, The Beatles, Placebo), el EP presenta siete cortes de pop directo reminiscente al new wave clásico del Reino Unido de los 80. Y, como en gran parte de los casos, a esta revolución vino de la mano de una evolución: [Ibán] «Daniel Fernández (el anterior bajista) y yo arrancamos con el proyecto y para consolidar la formación llamamos a Víctor. Cuando Daniel salió de la banda, aquel proyecto que bebía de esas influencias de la movida madrileña —de los Pegamoides de Berlanga, Zombies de Bonezzi y similares— lo dejamos un poco de lado. Completamos otra formación, con Alejandro Cabezas a la guitarra y Abel González al bajo y, tanto musicalmente como a nivel letras, las cosas fueron por otro lado, abriendo el abanico a un sonido más británico y letras de temática más universal, desamor y tal, quizás también influyó la etapa personal que estaba pasando, tras una ruptura, que me llevó a hacer letras de ese tipo [...] surgió de forma natural».

 

 

Y... sí ¡iban en serio! Desafiando el manido «las segundas partes nunca fueron buenas», Los Marcianos lanzan Segundas Partes (2013), single en vinilo 7” grabado y mezclado por Rafa Darrosa en Litium Records (Pontevedra) durante el verano de 2013. Compuesto de dos piezas, ‘Segundas Partes’ y ‘The Happyland Experience’, esta versión 2.0 de la banda viguesa está más cercana al noise-pop, a «nombres propios como The Jesus and Mary Chain, The Wedding Present, My Bloody Valentine o Los Planetas».

 

 

 

Bolo a bolo, Los Marcianos se van haciendo un hueco en el panorama indie-pop estatal con sus canciones directas, estribillos pegadizos y guitarras sucias de indie noventero. Apuestan fuerte, y lo hacen de la mano del prestigioso productor Carlos Hernández (Los Planetas, Triángulo de Amor Bizarro, Carolina Durante, Viva Suecia) con Una Tormenta de Canciones de Amor a Quemarropa (Clifford Records, 2016). Grabado en Litium Records (Pontevedra), el LP es una colección de doce «pelotazos» de pop guitarrero con una lírica propia que se mueve entre el nihilismo, la ironía, la poesía y el ingenio. ‘Consulta la prensa mañana’ fue el single-clip presentación, un tema dedicado a la noche viguesa en general y a La Iguana en particular. Bajo la dirección de Daniel Graña, con guion de Ibán González y producido por La Nube Producciones, el vídeo relata una historia de sexo, violencia y drogas que empieza con un crimen pasional y termina en masacre. ¿O era al revés? Indies del palo, revólveres, exes ¡incluso fans de Kings of Leon!

 

 

 

Dicen que después de la tormenta viene la calma, pero, en su caso... ¡vino una reorganización del cosmos! Dos años después de aquella tormenta de canciones de amor a quemarropa, Los Marcianos publicaban Nuevo Orden Cósmico (Clifford Records, 2018); un mini-LP disponible en formato vinilo 10” y digital. Grabado nuevamente por Carlos Hernández en Estereoarte Estudios (Vigo), Nuevo Orden Cósmico está compuesto por cinco temas pop con melodías enérgicas, distorsionadas y llenas de efectos musicalizan letras cuidadas al detalle. El cuarteto vigués afirmaba que en este álbum encontraríamos diferencias algo más maduras, «pasajes más oscuros» que en sus anteriores trabajos, aunque mantienen los estribillos pegadizos y desenfadados. En el single presentación, ‘No soporto el amor’, escuchamos guitarra, potencia y contundencia en un corte de desamor, en blanco y negro, y de posguerra.

 

 

 

A finales de 2019, casi-casi coincidiendo con el primer aniversario de NOC, Los Marcianos volvieron a lanzarnos a su cosmos particular con Contra el Mundo (Clifford Records, 2019), disponible en formato digital y una «preciosa edición limitada» en vinilo 10”. Lo adelantaban con ‘Supersónica’, una canción que sorprendió en su momento por esos pesados riffs de guitarra iniciales y distorsiones cercanas al shoegaze más crudo. ¿Estamos ante unos Marcianos menos indie-pop y más noise-rock? Ibán afirma que «sí que es cierto que tenemos esas dos pistas y en este último trabajo creo que está más acentuada esa parte oscura y ruidosa. Aunque también hay canciones, como ‘Mi Cumpleaños’, que son máis indie-pop y muchas están en un punto intermedio [...] sí que son etiquetas con las que nos sentimos cómodos: indie-pop, noise-rock, shoegaze, space-rock».

 

 

 

Grabado en Estereoarte Estudios (Vigo) bajo la producción de Carlos Hernández y asistencia de Luis Antelo y Fernando «Pali» Moure, Contra el Mundo presenta una «declaración de principios» a través de cinco nuevas piezas, cinco cortes en los que volvemos a escuchar esos estribillos contagiosos que caracterizan al grupo, teñidos de un sonido ochentero cercano a The Cure o The Smiths. Ellos mismos lo confiesan, «sonamos como buscamos», una afirmación que también respaldan en su productor: [Ibán] «Ahora mismo el sonido que buscamos tiene mucho que ver con bandas de los 90, especialmente de shoegaze, pero también de britpop, power pop, es una búsqueda que responde a las inquietudes que tenemos, cosas que estamos escuchando, etc. Digamos que al final nos fijamos en discos que nos gustan y en la forma de hacer las cosas de esas bandas, y perseguimos eso, y que ayuda de nuestro productor pues buscamos como queremos que suenen las cosas, y en estos momentos estamos contentos. Pero la evolución continúa, claro».

 

 

 

Curiosamente, estos dos últimos trabajos compartieron proceso creativo puesto que, confiesa Ibán, «los grabamos juntos [...]. Tras el anterior disco, y estrenando nueva formación con Óscar Novoa a la guitarra y Dani Carrera al bajo, estábamos en el local, con calma, enseñándonos canciones nuevas, probando, ensayando y disfrutando de estar creado cosas nuevas; cada uno traía de su casa una canción y en el local la vestíamos entre todos, teorizando y buscando como queríamos que sonase. Cuando teníamos unas 3 o así, se las enviamos a Carlos y eligió 10 para entrar a grabar».

 

Poco a poco, y «contra el mundo», el cuarteto vigués se va asentando en el espacio indie-pop estatal ¡y extraterrestre! Ya que, si tuvieran que dar un concierto en Marte, o en otro lugar fuera de su galaxia-de-confort, Ibán González tiene claro qué canción escogería para tal cósmico directo: «Igual no somos objetivos, ya que nosotros siempre nos vamos a quedar con una de nuestras nuevas canciones, por lo que yo diría ahora mismo ‘Supersónica’». Respecto a su recomendación de artista o grupo gallego, aunque creen que «es difícil recomendaros algo porque ya lo tenemos todo controlado», Los Marcianos también barren para casa con «Rober Carcos y TULIP».

 

El Spotify de Ibán González si cruza nuestras fronteras y entre «las últimas diez canciones que guardé en ‘Canciones que te gustan’» encontramos «‘Volver Atrás’ de Fernando Carrillo, ‘Dead Flowers’ de Townes Van Zandt, ‘A Dream For Them All’ de Radio 75, ‘Traición’ de Mediapunta, ‘Asco Total’ de Las Perdón, ‘Vacaville’ de Tullycraft, ‘Cass’ de Salsola, ‘Yo tumbé a Godzilla’ de Olivia de Happyland, ‘Johanna’ de Suki Waterhouse y ‘Salamanca’ de Edges». Mientras que Óscar se decanta por «‘The Hunter’ de Mastodon, ‘Shaped By Fire’ de As I Lay Dying, el último avance del nuevo álbum de Alexin On Fire, Bad Brains y el último disco de Apartamentos Acapulco».

  noticias