• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

PEÑA: «AMAR ES UN PROCESO POLÍTICO, CADA VEZ MÁS»

PEÑA: «AMAR ES UN PROCESO POLÍTICO, CADA VEZ MÁS»
24 MAY 2021

Del amor en todas sus formas. Y más. Porque la música de Peña emociona, toca los sentimientos básicos del ser humano y lo hace con cuidado, como quien, literalmente, toca un corazón. Peña son Toño Magariños (diola, Unicornibot), Rubén Abad (Cró!, Trilitrate) y Elena Vázquez (Trilitrate), tres músicos que exploran el pop, el folk y la música electrónica, con sus letras en gallego y en castellano que cantan a toda emoción.

 

Debutaban con Fórmula (2020), un EP de edición limitada en casete, agotada en horas, que recogía tres piezas con sus correspondientes videoclips elaborados por ellos mismos junto a las productoras Rubén Domínguez (Prenom) y Montse Piñeiro. Sus canciones de moldes sencillos y arreglos imposibles se definen todavía más en su primer largo, Carreiro (Repetidor, 2021), un trabajo donde el trío de músicos experimenta sobre nuevas bases folk y pop, a las que añade nuevas referencias en nueve cortes exquisitos que casan la sencillez con la idiosincrasia y valentía formal.

 

 

 

La Peña puede que sea nueva, pero sois ya viejos conocidos en la escena musical gallega: desde diola y Unicornibot hasta Cró!,Es Un Árbol y Trilitrate. ¿Qué os empuja a juntaros como trío?

Toño Magariños: «El grupo nació de una reunión anterior de los tres en una especie de proyecto llamado Marrones Burócratas. En este proyecto yo experimentaba componiendo un disco cada año con canciones muy diversas; Elena y Rubén colaboraron en varias ocasiones en él y sentimos la necesidad de convertir esa formación en un grupo “más normal”».

Rubén Abad: «Conocía a Toño a través de Unicornibot y no fue hasta años más tarde cuando descubrí esa joya de proyecto que era Marrones Burócratas. Le di mucho la brasa hasta que comencé a colaborar con él a partir de 2013, y participé en 3 discos. Marrones tenía un decálogo” de normas inquebrantables que impedían que el grupo se desarrollase demasiado, un disco al año, uno solo concierto al año… Así que Peña fue la alternativa para seguir adelante».

 

¿Hay algo de esos proyectos en el sonido de Peña?

Toño: «Supongo que hay algo de cada uno de nuestros proyectos en Peña, tanto a nivel de técnica como de gustos y formas de hacer. Realmente todos nuestros proyectos tienen en común con Peña que no son puramente formaciones de géneros musicales. Por lo menos en mi caso, ésa es mi tendencia a lo largo de mi vida musical».

Rubén: «Sí, creo que hay muchas cosas, en el tratamiento del sonido, de los arreglos y las dinámicas… Peña es un grupo de canciones y el resto de nuestros proyectos tienen una carga instrumental mucho mayor, así que hay un buen trecho, pero seguimos siendo nosotros».

 

 

Influencias folk y pop, guiños a la electrónica... sin estribillos, y con giros melódicos impredecibles y complejas armonizaciones vocales... ¿Cómo definiríais vuestro sonido y cómo fue la evolución hasta darle forma?

Toño: «Para nosotros es complicado definir esto. El proceso de grabación de Carreiro, y del EP anterior, Fórmula, fue largo y bastante experimental. La pandemia nos obligó a estar separados y, al mismo tiempo tempo, a no andar con prisas, y eso propició darle muchas vueltas a las producciones en todos los sentidos, y además procuramos no limitarnos por la “realidad” como trío, ni por respetar el espacio natural de la instrumentación.

Ahí apareció ese sonido que Xavi Muñoz pulió en la mezcla y que pensamos que adecenta bastante bien las canciones».

Rubén: «Aunque suene muy tópico, nunca pensamos en acotar estilísticamente el sonido del grupo, intentando darle el mejor respaldo a las canciones a través de los arreglos que hacemos. ¡Ojalá tuviésemos la oportunidad de tener toda clase de instrumentos e instrumentistas para dar rienda suelta a cada uno de los temas!».

 

El grupo se forma en 2015. Sin embargo, no es hasta el 2017 cuando publicáis vuestro primer single clip “Ensíname”, luego “Fai o que queiras” en 2018, y después “Fórmula” canción y Fórmula EP en 2020. ¿Hay alguna razón para estos lanzamientos tan espaciados? ¿Por qué juntar tres canciones compuestas y grabadas en diferentes años? ¿Teníais claro desde el  principio que finalmente reuniríais esos singles en un EP?

Toño: «En aquellos tiempos de prepandemia, las cosas no eran muy propicias para una banda de pop sosegado y acústico en gallego. Hemos ido publicando esos temas por separado para ir dando avances, y finalmente juntamos los tres temas en 2020 para ofrecer un formato físico, que en este caso fue un casete».

Rubén: «Creo que fue fruto de las circunstancias; queríamos cerrar un capítulo con el EP y abrir otro con el disco».

 

 

Los temas fueron apareciendo acompañados cada uno por su videoclip. ¿Por qué esta fórmula de lanzamiento?

Toño: «Para nosotros es importante que cada canción tenga su propia vida y crezca después de ser publicada. Los vídeos le dan ese contexto a mayores que buscábamos para cada canción».

Rubén: «Sería maravilloso tener un videoclip de todos y cada uno de los temas».

 

“Fórmula”, la canción, venía acompañada de su correspondiente vídeo, con una particularidad: fue grabado con vuestros propios teléfonos móviles, los de vuestros allegados y los de vuestros seguidores. ¿Cómo surgió esta idea de obra colectiva? ¿Se implicó mucho la gente?

Toño: «Pues en la situación en la que estábamos, entre olas COVID y con la gente medio confinada, era la única manera de hacer algo con amigas y vestir el tema con el vídeo, que iba precisamente en torno a esa idea del amor y la fraternidad, la empatía… ¡la gente fue la hostia mandando un montón de vídeos!».

 

 

Acabáis de publicar Carreiro (Repetidor, 2021), vuestro primer largo; teniendo en cuenta la situación actual, ¿qué os empujó a lanzaros por este «carreiro» precisamente ahora?

Toño: «Teníamos pensado grabar este primer LP hace varios años, pero incidente tras incidente, la cosa no prosperaba, hasta el incidente final de la pandemia, que aún retrasó más la grabación».

Rubén: «Sinceramente creo que fue un salvavidas hacerlo durante la cuarentena, fue genial pasar ese momento pensando en música y pensando en cómo hacer algo hermoso de esas melodías».

 

Entrasteis en el estudio en plena alarma sanitaria, ¿influyó de alguna manera en la grabación la situación de pandemia?

Toño: «Ya habíamos empezado a grabar y teníamos todo medio pensado antes de la pandemia, que nos cogió a medio camino. Además de los problemas logísticos, nos cogió toda la indefinición de las primeras semanas y los bajones morales correspondientes, que por poco no nos hicieron bajar de la burra. Pero retomamos el asunto con nuevo vigor y ganas de experimentar mucho, y finalmente quedamos muy contentos».

Rubén: «Teníamos pensados muchos arreglos que no fueron posibles durante la cuarentena y que tuvimos que re-idear con nuestros medios y en nuestras casas; la verdad y que fue algo muy creativo y estoy muy contento con el resultado».

 

 

Uno de los temas centrales de vuestra música es el amor (en sus diferentes «fórmulas»), pero en Carreiro hay más. ¿Diríais que hay un nexo temático común entre las canciones del disco?

Toño: «En general hay amor de una forma u otra en todas mis composiciones, y también hay política, porque amar es un proceso político, cada vez más».

Rubén: «Creo que los temas hablan de cosas muy familiares y cercanas, que tienen un mensaje positivo en general. Yo me considero una persona bastante nostálgica, y creo que también hay de eso en el disco, tanto en las temáticas como en el tratamiento de los arreglos».

 

El LP es «un cuerpo de temas sencillos, con idiosincrasia temática y valentía formal» de corte híbrido y mutante, entre el folk de aquí y de allá, pop naíf y música sinfónica. ¿Surgen primero las letras, a las que ponéis música o vienen primero los acordes? ¿Desarrolláis los temas entre todos? ¿Qué fórmula emplea Peña para componer y dar forma a los temas?

Toño: «En mi caso, no hay un método definido para todas las canciones. A veces surge primero un trocito de música y después la letra, o viceversa.

Yo compongo ideas muy sencillas, casi esqueletos, que después retocamos entre los tres, y Rubén y Elena componen los arreglos que finalizan por vestirlo y darle otra dimensión».

Rubén: «Una vez que tengo la idea de lo que quiero hablar, escribo la música y la letra al mismo tiempo, los arreglos son fruto del trabajo grupal. “Renacimiento” es una excepción; tenía la música, pero fue Toño quien aportó esa extraordinaria letra».

 

 

Para Carreiro optáis por un estilo acústico y limpio, que mezcla pop en ocasiones incluso con tintes de la música tradicional. ¿Qué influencias os llevaron por este «carreiro»? ¿Alguna en particular?

Toño: «Hay grandes producciones en el disco, pero tenemos un alma acústica que se corresponde con el trabajo instrumental de nosotros tres. Cuánto y cómo nos alejamos de eso para producir cada canción es el más divertido del proceso. Desde Peasant (2017) de Richard Dawson, hasta Nick Drake o Fleet Huyes, hay muchos álbumes que tomé como referencia (¡muy lejana!)».

Rubén: «Pues tenía en mente el Out of Season (2002) de Beth Gibbons y Rustin Mano, pero también Astral Weeks (1968) de Van Morrison, Nick Drake, Vashti Bunyan y mucho clásico en el aspecto coral».

 

Además, decís que es un trabajo que pretende emocionar, tocando sentimientos básicos como el amor, el cariño... ¿como una forma de recordar al oyente qué bonito (y necesario) es sentir? En vuestra opinión, ¿creéis que habéis alcanzado el objetivo?

Toño: «¡Eso tiene que decirlo el público! Así de primeras parece que hay algo de eso en general, yo me noto satisfecho en ese sentido».

Rubén: «Personalmente, estoy muy contento con el trabajo, siempre quedará la duda de cómo quedaría con los arreglos que teníamos programados, pero estoy satisfecho de todas formas».

 

 

Vais cambiando el idioma de las letras de vuestras canciones, algunas escritas en gallego y otras en castellano. ¿A qué se debe esta alternancia lingüística en este disco?

Toño: «Nosotros somos los tres bilingües en mayor o menor grado. Por mi parte, quiero componer más en gallego para poder componer mejor, pero también hago canciones en castellano; no hay un criterio claro para decidir eso».

Rubén: «Yo hablo normalmente en castellano y fue el motivo principal para escribir las letras en castellano. La verdad y que quiero aportar más material en gallego; imagino el castellano apareciendo en el siguiente disco de forma anecdótica».

 

 

Escuchamos que la colección de canciones que recoge Carreiro fue surgiendo a lo largo de vuestra trayectoria, «unos 5 o 6 años» según decía Toño en la TVG, curadas y depuradas en el directo. ¿Qué premisa seguisteis, pues, para la selección final? ¿Cómo distribuisteis esos temas entre Fórmula y Carreiro? Porque los temas son todos más o menos de la misma época, ¿no?

Toño: «Solo quedaron fuera un par de temas demasiado nuevos que nunca habíamos, tan siquiera, puesto en común lo suficiente para arreglar correctamente. Las canciones de Fórmula son de las más antiguas y ya habían sido registradas, en este caso en Terraforma con Ibán Pérez».

 

Y, sin embargo, ambos discos son un poquito distintos. ¿Qué creéis que tienen en común y cuáles son las diferencias fundamentales?

Toño: «Por el hecho de tener más tiempo para experimentar y probar cosas de producción, por grabarlo en casa y hacer muchas pruebas, y tener mucho tiempo también para escuchar y reposar… creo que Carreiro está más cerca del proceso perfecto.

Podríamos manejar mejor equipo y hacer mejores tomas en un estudio, pero el otro aspecto creo que marcó la diferencia. Hay que decir que siempre hemos grabado nosotros mismos todas las tomas, y empleamos los estudios para mezclar y dar una nueva perspectiva a los temas».

Rubén: «Sin duda el tiempo, la cantidad de tiempo que fue posible para la grabación de Carreiro».

 

 

El disco se presenta con un diseño minimalista obra de Miryam Pato, con la que ya colaborasteis en Fórmula. ¿Qué relación hay entre el arte del disco y su contenido? ¿Le disteis a Miryam alguna pauta o tuvo absoluta libertad?

Toño: «En nuestras colaboraciones siempre trabajamos con gente mano a mano, con libertad total. En parte porque la expresión artística no es nuestro campo, y en parte porque lo que queremos es que aparezcan nuevas vías de expresión en torno a cada cosa que hacemos. Tampoco nos incomoda una manera de trabajar más contractual, pero por lo de ahora esto es lo que queremos hacer».

Rubén: «Completa libertad, y creo que su interpretación del disco es muy cercana a la nuestra».

 

 

Además de estar disponible en las principales plataformas digitales, Carreiro se lanza en CD, vinilo 12” y una edición «limitadísima» en casete. Con el consumo digital de música en aumento constante, ¿por qué seguir apostando por formatos físicos?

Toño: «Yo personalmente no soy un gran admirador de los formatos de ningún tipo. A mí solo me interesa hacer canciones y darles una vida común en los conciertos y, si quieres, en digital. Pero reconozco el valor del fetiche, del intercambio de objetos como un pequeño ritual que nos pone más en contacto con la gente que se acerca al proyecto.

También valoro la persistencia del vinilo a lo largo del tiempo, cosa que el resto de formatos no comparten, ni tan siquiera el digital. Desconfío bastante de la futura historiografía cultural de Internet… en ese sentido fue una suerte poder editar en este formato, un verdadero golpe de potra».

 

Nos resulta curiosa la elección de «Peña» como nombre para vuestra banda. ¿Por qué decidisteis llamarlo de este modo?

Toño: «Parece ser que fui yo el que escogió el nombre aunque no lo recuerdo… Creo que debía de sonar bien, tener varios significados, etc., pero es curioso porque, después de haberlo escogido, me di cuenta de que no existe tal vocablo en gallego».

Rubén: «Fue idea de Toño, recuerdo que dijo: “estoy dándole vueltas a la palabra ‘Peña’, ¿qué os parece?”. Y así empezó».

 

Dos partes de Peña son de Vigo y una de Pontevedra, ¿cómo veis la escena musical actual en ambas ciudades? ¿Alguna diferencia o similitud a destacar? ¿Cómo funciona a nivel musical esa conexión Vigo-Pontevedra?

Toño: «Yo no veo ninguna escena musical en absoluto en ninguna de las dos ciudades. Por mucho que se quiera y desee, el seguimiento de las propuestas musicales que salgan un poco de la norma es ínfimo, prácticamente inexistente, muy poco productivo y desde luego nada rentable como para sostener los proyectos musicales.

Ya lo pensaba antes de la pandemia, creo que mucho tiene que cambiar el cuento para que remonte ahora. La gente está a otras cosas, no pasa nada».

Rubén: «Vigo está muerta, no tiene apenas movimiento gracias a la gestión de nuestros gobernantes, creo que en Pontevedra todavía existe la música hecha por pontevedreses».

 

 

¿Qué se os viene a la cabeza si os decimos Metamovida?

Toño: «Es el colectivo donde nos conocimos, y reconocimos, ¡desde hace ya la tira de años!».

Rubén: «Un poco fue el germen de Peña supongo…».

 

¿Y Liceo Mutante?

Toño: «Para mí es el escenario de toda mi vida en esto de tocar. Allí aprendí lo que sé de todo lo relacionado con la cultura y su socialización, y ya no puedo aportar mucho pero, de momento, resiste. Y fue el lugar donde presentamos el disco en familia el pasado día 22 [de mayo]».

Rubén: «El lugar donde más me gusta tocar. Allí tuve la ocasión de tocar con todas las formaciones en las que estuve y siempre es una alegría acudir los conciertos de otros. Un paraíso que espero que dure mucho».

 

La vuelta a los escenarios de manera regular está siendo compleja aún con restricciones de aforo, mascarilla, protocolos… ¿Cómo lo estáis llevando? ¿Qué podremos esperar de un concierto de Peña?

Toño: «No tengo mucha idea de cómo serán los conciertos de aquí en adelante, pero lo que queremos es que los de Peña sean una experiencia sosegada pero emocionante.

Tenemos muchísimas, muchísimas ganas de tocar y ahora habrá varias oportunidades en las próximas semanas para presentar Carreiro».

Rubén: «Creo que las ganas que tenemos de actuar hicieron que olvidase todos esos miniobstáculos para disfrutar del placer de tocar, así que diría que disfruté mucho de los conciertos que tuve la oportunidad de hacer desde el confinamiento y espero que podamos transmitir esa sensación».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Toño: «Creo que vamos a coincidir en CALDO, creo que son perfectos a varios niveles, y tengo mucha curiosidad por su segundo disco. Y Trilitrate, el grupo donde tocan Elena y Rubén, acaban de sacar disco la semana pasada y me van a proporcionar grandes alegrías en los próximos meses».

Rubén: «Pues CALDO me encantan, los recomiendo hasta la saciedad, también me gustan mucho el dúo Caamaño Ameixeiras y Oîma, muy top toda esta gente».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

Toño: «Pues sin vergüenza ninguna, lo último que escuché fue James Holden, Four Tet, Extremoduro, una lista de folk primitivo que me gustó mucho, y Fajardo».

Rubén: «Pues, desde hace medio año hago un podcast con Montse Piñeiro sobre cine clásico, grabaciones antiguas, historia, música clásica, así que un poco de todo, pero no escucho mucha música posterior a los años 50 últimamente…. De las novedades, pues estoy escuchando lo último de St. Vincent, C. W. Stoneking y de Sara Watkins».

 

  noticias