• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

XURXO FERNANDES: «GALICIA ES MÁS MEDITERRÁNEA DE LO QUE SE EXPLICITA»

XURXO FERNANDES: «GALICIA ES MÁS MEDITERRÁNEA DE LO QUE SE EXPLICITA»
31 MAY 2021

Creador y artista, el coruñés Xurxo Fernandes cuenta con una extensa trayectoria en el campo de la etnografía de las músicas de raíz; una pasión con la que creció, a través del baile y el canto, disciplinas en las que se formó tanto de manera autodidacta como mediante el contacto con fuentes de sabiduría popular. Hace más de 20 años que se dedica a investigar y recoger por aldeas de Galicia… hasta llegar a los países del antiguo Imperio Otomano.

¿Y qué relación puede haber entre la Galicia atlántica y, por ejemplo, la Israel mediterránea? Gracias a un arduo trabajo de campo, impulsado desde una curiosidad incansable, Fernandes descubre una profunda cosmovisión de la tradición oral gallega y la sefardí, y la plasma en Levaino!, su primer trabajo en solitario. El LP representa esa dualidad, como un revelador juego de espejos en el que Galicia y Oriente se reflejan, en 12 piezas recogidas por el propio artista en Coristanco, Samakov, A Mezquita, Salihli, Tordoia, Larache o Tel Aviv, una docena de paisajes sonoros que manifiestan los vínculos entre ambas culturas y tradiciones orales.

 

 

Sorprende que con catorce años tus inquietudes por el baile y el canto tradicionales de nuestra tierra te impulsaran a recorrer Galicia para nutrirte de la sabiduría popular. ¿Cómo siendo tan joven decides sumergirte en la música de raíz e iniciar una investigación tan profunda?

Xurxo Fernandes: «El interés por la lengua fue lo que me abrió las puertas de la lírica popular. Comencé entrevistando a gente mayor por ver las diferencias dialectales que presentaban según su origen, primero mis abuelos, luego los vecinos y así fui abriendo campo. Luego fui a grabar a la bisabuela de un compañero de clase y cuadró que tocaba la pandereta. Allí, en Entrecruces, comenzó esta historia».

 

Más mérito tiene aún el hecho de que esa investigación se prolongue hasta el día de hoy, con ya más de dos décadas de trabajo… y por el camino ampliaste el rango geográfico, ¡llegando incluso hasta el antiguo Imperio Otomano! ¿En qué momento o de qué manera empiezan tus inquietudes con la cultura sefardí, una cultura lejana por lo menos geográficamente, de la nuestra?

Xurxo: «Del mundo sefardí me fascinaron muchos elementos que convergen en una cultura tan desperdigada. Para empezar la lengua, conservada durante más de quinientos años en absoluta minoría y sin disfrutar de ningún reconocimiento institucional. Un idioma que ayuda a día de hoy a contextualizar la historia de las lenguas peninsulares y sirve incluso de testigo a la hora de conocer la evolución fonética de estas lenguas; un verdadero tesoro. Por otro lado, está el fenómeno social sefardí, un ejemplo de cómo puede haber una convivencia fluida, con intercambio y, a la vez, mantener una identidad naturalmente. Hoy en día nosotros ya vivimos en minoría cultural frente a la globalización, algo podremos aprender de ellos.

Musicalmente, podemos decir que compartimos tradición con ellos, tenemos en común el romancero panhispánico que permite que cante la misma historia una mujer de Añobres en Muxía que otra de Esmirna en Turquía. Increíble».

 

Fuiste en cierto modo autodidacta y en otro aspecto proclamas que aprendiste a cantar y a entender la música «gracias a la gente que me abrió las puertas de sus casas», algo hermoso. ¿Cómo fue, y sigue siendo, la acogida de estos «profesores inesperados»?

Xurxo: «Pues una acogida con respeto y admiración mutuos».

 

Siempre escuchamos el «producto final» del laborioso trabajo de campo, pero, ¿cómo suele ser el trabajo previo a la recogida?

Xurxo: Muy importante porque va a ser lo que defina el resultado».

 

Para hablar de la cultura sonora gallega has afirmado que «contrario a lo que parece, este no es el norte, sino el Mediterráneo». Explícanos un poco este trabalenguas geográfico.

Xurxo: «Es muy sencillo; nuestra tradición musical, lo que se cantaba en las aldeas estando viva la cadena de transmisión oral, está más emparentada con el sur que con el norte. Desde Galicia, bajando por la Ruta de la Plata, hasta el Magreb como parada para hacer una cala en su cultura musical, podemos encontrar durante todo el trayecto analogías musicales que no se encuentran cuando miramos hacia arriba. Galicia es más mediterránea de lo que se explicita».

 

Te juntas con otro gran apasionado de la investigación etnográfica como es Quique Peón para formar Radio Cos, con quien recorres escenarios de países como Inglaterra o Escocia. ¿Cómo nace la idea de formar este grupo «etnomusicológico»?

Xurxo: «Para mí nació de la manera más hermosa en que se puede concebir un proyecto, sin tener la pretensión de hacer un proyecto. Nos juntamos para cantar por el puro placer de compartir una misma visión musical y, con el paso del tiempo, cociéndose a fuego lento, nació Radio Cos; no fue premeditado».

 

 

En este proyecto creáis composiciones a partir de sonoridades recogidas por todo el país. Siendo dos ¿el proceso compositivo se volvió más fácil o al revés?

Xurxo: «Las decisiones que se han de tomar entre dos siempre son más complicadas. El aprendizaje durante el proceso es, sin duda, mayor».

 

Para reivindicar la música sefardí creas otro proyecto musical que lideras en solitario, aunque con una banda de músicos detrás: Jako el Muzikante, y su libro-disco Ven al Luna Park (2019), inspirado en los café amán. ¿No tienen algo de foliadas multiculturales los café amán? ¿Podrías explicarnos qué son?

Xurxo: «Jako el Muzikante rescata la música de los bajos fondos del Imperio Otomano, esos fumaderos de hachís clausurados a finales de los años 20 del siglo XX y que fueron el primer lugar de encuentro multicultural, multirreligioso e interétnico donde se daban cita ciudadanos de diferentes clases sociales e identidades sexuales; todo esto en un ambiente urbano.

Sin duda las ruadas en el rural gallego eran igualmente un espacio para la libertad y la ruptura de convenciones sociales, así que algo tienen en común».

 

Las lenguas dicen que Jako es un pillabán… pero cuéntanos, ¿quién es realmente este personaje?

Xurxo: «Jako es un buscavidas, un personaje que malvive sisando lo que puede a los borrachos clientes que escuchan sus canciones en un destartalado y clandestino fumadero de hachís en un decadente Imperio Otomano que se deshace en pedazos».

 

 

No deja de ser curioso que un artista gallego acabe interpretando este tipo de música, ¿cómo fue la acogida por parte de tu público?

Xurxo: La gente reacciona con sorpresa ante una realidad tan atada a nuestra historia y prácticamente desconocida. Esa sorpresa inicial se convierte en una fascinación por una musicalidad tan oriental y reconocible al tiempo. Un feedback totalmente positivo».

 

En 1952, el etnomusicólogo estadounidense Alan Lomax vino a Galicia para recopilar los sonidos del rural gallego, y 50 años después tú entrevistas a las mismas informantes. ¿Qué diferencias encontraste entre las recogidas por Lomax y las tuyas? ¿Destacarías alguna?

Xurxo: «El hecho de poder entrevistar a las mismas mujeres con una diferencia de cincuenta años, desaparecido su contexto musical y en una fase de su vida totalmente diferente, me permitió contextualizar otros trabajos de campo y entender que algunas verdades que yo tenía como absolutas no eran más que el resultado de la interacción entre un mundo presente y otro desaparecido».

 

De aquella recogida nace Xunta de Corcubión (2020), pieza con Pandeireteiras Sen Fronteiros (PAN.SEN.FRON) que presenta dos caras de nuestra tierra: de la Galicia del luto a la Galicia desinhibida, desde la convención social hasta el políticamente incorrecto. ¿Por qué reflejar y mezclar estas dos facetas de nuestra tierra?

Xurxo: «Creo que siempre se remarca la parte estética de la música tradicional y se olvida la función social que tenía, muy importante igualmente. La ruada como espacio liberador con sus propios códigos de conducta, la ruptura de las normas en un lugar en el que su poesía es atemporal por naturaleza y la performance colectiva permanentemente obviada en las recreaciones, parece que merecían un poco de atención».

 

 

Acabas de presentar ante el mundo un nuevo proyecto musical personal, Levaino! (2021). En este confluyen, por fin, tus dos vertientes musicales por excelencia, la música de raíz gallega y la sefardí. Las cuales, confiesas, tienen más en común del que parece. ¿Cómo se llegan a encadenar ambas culturas?

Xurxo: «Primero por su origen, ya que los sefardíes son descendientes de los judíos expulsados de la Península Ibérica entre los que había población gallega. Su lengua, el ladino, tiene palabras en gallego. Además, ambas culturas comparten esa tradición oral mediterránea de la que hablábamos anteriormente. Y, finalmente, yo mismo soy un puente porque mi experiencia vital me llevó a estudiar estas dos realidades musicales».

 

¿Por qué la pandereta como base de estas composiciones, además de representar el punto de encuentro entre las dos tradiciones?

Xurxo: «La pandereta es otro nexo, otro puente que nos conecta con oriente».

 

Para realizar el disco pasaste por Tel Aviv o Samakov, pero también por Coristanco, entre otros lugares. ¿Por qué elegiste esos puntos geográficos concretos, qué conexión tenías en cabeza que te empujó a visitarlos?

Xurxo: «Después de entrevistar a una mujer en una residencia de ancianos en Tel Aviv conocí a un tío de su yerno emigrante de Samakov, en la ciudad de Yaffo. A Coristanco llegué gracias a que mi compañero de clase tenía una bisabuela que tocaba la pandereta. Todo coincidencias. O no…».

 

En este nuevo trabajo cuentas con la ayuda de una virtuosa banda de músicos como Pedro Lamas (gaita, saxofón), Rafa Morales (bajo), Roberto Comesaña (teclados), Rubén Montes (percusión) y PAN.SEN.FRON. ¿Qué aportaron al disco cada uno de ellos y cómo se adaptaron a estas sonoridades tan novedosas?

Xurxo: «El resultado habla por sí mismo, puedo decir que los músicos hicieron un trabajo impecable gracias a que Pedro Lamas es un director musical fuera de serie».

 

Con un proyecto tan singular como Levaino!, seguro que la selección de los músicos tuvo que ser muy estudiada y difícil de llevar a cabo… ¿fue así o las piezas encajaron a la perfección rápidamente?

Xurxo: «Muy difícil fue porque la exigencia era mucha, pero efectivamente las piezas encajaron. Y, si me permitís una cuña publicitaria, meted a los niños a estudiar música, y albañilería también».

 

En la canción adelanto de Levaino!, de título homónimo, ya se podía intuir lo que sería el resto del disco. ¿Cómo se produce la elección de este tema?

Xurxo: «Quizás es la pieza que resume y concentra la idea del disco; habla de conflicto de identidades, habla de tradición y nos lleva la ese exotismo oriental en el que de pronto nos podemos ver reflejados».

 

 

Este single viene además acompañado de un videoclip producido por Kaito Estudios y dirigido por el destacado Xaime Miranda. La grabación gira en torno a un parto complicado… ¿Qué pretende transmitir esta obra audiovisual?

Xurxo: «No creo que sea especialmente complicado este parto, pero como cualquier nacimiento no está exento de esfuerzo. Al final, un nacimiento siempre es positivo incluso cuando no haya sonrisas de por medio.

La obra aborda la complejidad que representa mantener una identidad en un mundo globalizado, en el que tu entorno más inmediato puede estar más distante de ti que de una realidad al otro lado del globo terráqueo».

 

En Levaino! te presentas con una imagen muy cuidada, colorida, y llena de detalles, desde los estampados de las camisas hasta los pañuelos de la cabeza. ¿Qué papel juega esta estética a la hora de compartir, e interpretar, tus creaciones?

Xurxo: «¿Cuidada y llena de detalles? Muchas gracias, nunca me habían dicho tal cosa. La estética, igual que la música, igual que uno mismo, es el resultado de las influencias que ejercen tus experiencias y, en este caso, intentamos gustarnos a nosotros mismos. ¡Nada más!».

 

Ya has presentado el álbum en directo, en el Teatro Rosalía (A Coruña), ¿qué tal fue la acogida del mismo? ¿Hay algún concierto más a la vista?

Xurxo: «Podemos decir que el público que asistió al estreno se entregó a la propuesta hasta el punto de fusionarse con el grupo. Brutal. Las nuevas fechas las anunciaremos en las redes sociales próximamente. ¡Prestad atención!».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Xurxo: «Los Chacareros de Galicia; no son actuales, pero por algún sitio hay que empezar».

 

Si abriésemos tu cuenta personal de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

Xurxo: «0% Spotify, 100% reproducción mecánica. ¿Qué escucho? Selim Sesler, Charanga do Cuco de Velle, Romica Puceanu, Ana Kiro, Amalia Rodrigues…».

 

  noticias