• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

PRINCIPIA: «LOS SINTETIZADORES SE HAN CONVERTIDO EN ALGO MUY IMPORTANTE EN NUESTRA MÚSICA»

PRINCIPIA: «LOS SINTETIZADORES SE HAN CONVERTIDO EN ALGO MUY IMPORTANTE EN NUESTRA MÚSICA»
25 SEPTEMBER 2023

Diego Malvar y Mandi García acumulan una larga trayectoria en diferentes bandas; experiencia que, cuando los «astros se alinearon», los llevó a conformar Principia, un proyecto musical que refleja las inquietudes de ambos músicos, expresándolas «con nuestras contradicciones y limitaciones, pero buscando nuestra voz propia». La encontraron, tal y como se podía escuchar en su debut, Más allá del tiempo (2017), y ahora la consolidan en su nuevo trabajo discográfico.

En Héroes que nadie ve (2023), Principia no solo refuerza sus letras —mucho más directas que en el anterior disco— sino que sigue explorando, todavía más, entre sonoridades electrónicas, con sintes ganando espacio e incluso en algunos casos, el protagonismo.

 

 

 

Principia nace en Vigo como un trío liderado por Mandi García junto a Diego Malvar a la guitarra y Dani Soto a la batería. ¿Cómo surgió esta propuesta musical conjunta ahora convertida en dúo?

Diego Malvar: «Mandi y yo nos conocemos de hace años de tocar en la escena local, donde incluso hemos compartido escenario con bandas diferentes. Siempre nos sobrevoló la idea de hacer un proyecto juntos, incluso con alguna intentona fallida incluida, pero finalmente los astros se alinearon y pudimos arrancar el proyecto».

Mandi García: «Efectivamente, el proyecto nace de la visión de Diego y la mía. Dani estuvo en un inicio, pero finalmente nuestros caminos se separaron. De todas formas, quisiera recalcar que el liderazgo no existe en Principia; desde los inicios quisimos dejar atrás todo tipo de egos, que son muy comunes en este mundo de la música y que para nada van con nuestra filosofía».

 

Mandi, tú fuiste vocalista de la banda de hard rock The Mirage, después de pasar por Astarot y Cosmic, y Diego, tú tienes un proyecto paralelo enfocado a los sonidos sintéticos de los ochenta. ¿De qué manera confluyen estas experiencias musicales en Principia?

Mandi: «Todas esas experiencias que citas son reflejo de la inquietud como músicos que Diego y yo tenemos; por eso Diego siempre me llamó la atención, porque lo sentí un espíritu cercano. El camino nos ha traído hasta aquí y ese bagaje adquirido lo volcamos en Principia».

Diego: «Venimos de estilos y gustos musicales muy similares; de hecho, mis dos anteriores bandas eran de rock melódico y este ingrediente condimenta nuestras composiciones. Pero Principia me abrió un campo de experimentación con los sintetizadores, que me llevó a crear un proyecto al margen solo para dar rienda suelta a mi pasión por los sintes y el sonido de los ochenta».

 

Confesáis que la filosofía y la ciencia despiertan vuestro interés. Cualquier obra escrita en latín sobre los fundamentos de una disciplina suele contener la palabra «principia»: Philosophiae naturalis principia mathematica (Newton), Principia philosophiae (Descartes). Pero, ¿de dónde viene exactamente vuestro nombre?

Mandi: «El nombre lo aportó Diego y me gustó. De algún modo, estamos escribiendo los fundamentos de nuestra propia forma de ver las cosas. En Principia tratamos de expresarnos con nuestras contradicciones y nuestras limitaciones, pero buscando nuestra propia voz y nuestra verdad; por ello encuentro apropiado el nombre».

Diego: «Se me ocurrió el nombre porque era una forma de expresar que surgía algo nuevo. La idea hace referencia a ese libro en blanco donde nosotros íbamos a empezar a escribir, como en su día hizo Newton o Descartes—salvando obviamente las distancias».

 

 

Indie, pop, pop rock... dejando las etiquetas a un lado, si tuvieseis que describir vuestro sonido ¿cómo lo definiríais?

Mandi: «Nuestra música la definiría como: “música con esperanza para tiempos oscuros”. Tratamos de aportar ese toque a nuestras canciones».

Diego: «Siguiendo el hilo de Mandi, no me gusta encasillar nuestra música con un estilo en concreto porque la idea no es cerrarse a un estilo, sino más bien lo contrario; abrir todas las puertas posibles».

 

«Todo lo bueno es libre y salvaje» es un aforismo del escritor y filósofo estadounidense David HenryThoreau (1817-1862) que citáis. ¿Es vuestro principio fundamental como grupo? ¿En qué sentido?

Mandi: «Este pensamiento de Thoreau define bastante bien la esencia de Principia. Queríamos partir de una libertad absoluta y salvaje para intentar llegar a la belleza, desprendiéndonos de todo prejuicio, de la pose, el calco y la imitación. Sacar al ego de la ecuación y crear desde ese enfoque».

Diego: «En este caso, subscribo las palabras de Mandi».

 

Y si preguntamos por influencias, ¿quién diríais que tiene, o tuvo, un particular efecto en vuestra forma de entender la música?

Mandi: «En mi caso, últimamente estoy más influenciado por los libros y las ideas y respuestas que en ellos encuentro; toda esa influencia trato de que enriquezca el proyecto. Esto no es nuevo, Iggy Pop se inspiró en El idiota (Dostoyevski, 1869) para grabar The Idiot (RCA, 1977).

Diego: «Yo creo que mi forma de entender la música viene desde pequeño. En mi casa, y en mi aldea, varios amigos me introdujeron esta pasión. Todo lo que absorbí en esa época fue de vital importancia».

 

 

 

Más allá del tiempo(2017) era vuestro álbum debut, que llegaba después de año y medio trabajando en él. ¿Cuál fue el momento en el que decidisteis dar el paso y meteros a grabar un disco, con todo lo que eso supone?

Mandi: «Fue un proceso natural para nosotros, es decir, componemos, trabajamos en ello y luego lo grabamos. Esa era la idea, incluso antes de ponernos a escribir».

Diego: «Nuestra idea desde el principio siempre fue plasmar todo lo que componíamos. De hecho, una de las partes que más disfrutamos es cuando estamos inmersos en el estudio; ahí es dónde florecen los pequeños grandes detalles.

Aquí tenemos que dar gracias a nuestro apoyo incondicional, Carlos Gil, que lleva trabajando con nosotros desde el principio ayudándonos a producir los discos».

 

 

Lo presentabais como «canciones para explorar, sentir y soñar»; ¿hay alguna idea central que actúe como hilo conductor de las diez canciones que componen el disco?

Mandi: «No hay un hilo que haga que el disco sea conceptual, pero sí que intentamos que nuestra forma de ser en el mundo se deje entrever en todas las canciones. ¡Otra cosa es que lo consigamos! Pero yo veo claramente ese hilo de nuestra actitud y sensibilidad con todo lo que la vida nos trae».

Diego: «El hilo conductor son nuestras vivencias; ese es el mejor material que podemos utilizar. De hecho, para nosotros es una vía de escape terapéutica».

 

 

 

En enero de este año salía Héroes que nadie ve (2023), vuestro nuevo trabajo discográfico. ¿Cuál es la idea tras él?

Diego: «La idea siempre es llegar al máximo de gente posible y que escuchen tus canciones, eso es lo que quiere toda banda. Pero para nosotros, el simple hecho de poder lanzar un disco propio ya es un premio».

Mandi: «Es difícil abrirse paso desde la independencia más absoluta, pero eso no es impedimento para que sigamos disfrutando de nuestro camino. Nos encantaría tener más repercusión, pero no es el fin. El fin es hacer canciones».

 

 

Entre 2021 y 2022 fuisteis lanzando varios sencillos adelanto pero, curiosamente, hay dos que no escuchamos en el álbum, “El alud” y “La espiral”. ¿Qué hizo que este par de temas no pasaran a la selección final?

Mandi: «Nuestra intención en ese momento fue sacar singles, y así fue durante un tiempo, pero nos juntamos con mucho material nuevo que nos gustaba y decidimos hacer un disco, recuperando algunos de los singles anteriores. Que estén fuera del disco no implica que estén fuera de un hipotético repertorio».

Diego: «La idea en su momento era sacar todo lo que nos fuese saliendo sin importar el estilo, no queríamos estar encorsetados. Pero luego, vimos que el material que iba saliendo daba para hacer un nuevo trabajo».

 

“Nuestro momento” es un homenaje a la esos «momentos» que dejó la pandemia; ¿de qué manera afectó al confinamiento el desarrollo de este trabajo? Es decir, ¿el disco sería diferente de no haber acontecido la pandemia?

Mandi: «En los textos seguro, porque la pandemia nos afectó a todos (y sigue haciéndolo) de una forma u otra, pero las restricciones no. Diego y yo estamos acostumbrados a trabajar en la distancia; yo vivo en Vigo y él en Madrid».

Diego: «No necesariamente diferente, pero nos veíamos en la necesidad de sacar una canción que expresase nuestra forma de ver cómo la pandemia nos afectó como personas. Creo que, a raíz de esto, sí que se nos abrieron sentimientos con los que dimos rienda suelta a nuevas canciones».

 

 

Además de la COVID-19, ¿qué, o quién, inspiró las letras —mucho más directas, de hecho— de este disco?

Diego: «Nosotros teníamos ya esa intención de hacer las letras más directas —me agrada que lo hayas percibido— no hubo nada ni nadie que nos inspirara a ello, sino que queríamos dar una vuelta de tuerca a las letras».

Mandi: «Las letras están inspiradas en todo lo que hemos pasado en lo personal durante este tiempo, tanto Diego como yo. Pérdidas, distanciamientos, búsquedas, esperanza. Somos dos almas que se complementan y compartimos lo que nos sucede. Nos inspiramos mutuamente, viendo cómo nos enfrentamos o aceptamos los acontecimientos y los retos que la vida nos trae».

 

Al hilo, ¿cómo fue su proceso creativo? ¿Cómo construisteis los temas y le disteis forma a este nuevo trabajo?

Diego: «Tras una experiencia personal difícil me encerré a componer en el estudio en Madrid para ayudar a sobrellevar la situación. Para mí, como os comentaba antes, la música es terapéutica; durante el proceso hice varios viajes a Galicia, que es una gran fuente de inspiración. Me junté con bastante material y se lo fui enviando a Mandi para que fuese trabajando con él, así las canciones fueron cobrando forma.

Es un disco que tiene una gran carga emocional para mí».

Mandi: «Diego tenía mucha música escrita y me la envió. Le pedí a un amigo su casa en el pueblo y me encerré mes y medio para escribir las letras; monté un pequeño local de ensayo en el garaje para cantar las canciones a volumen ensayo. Cuando colapsaba, me iba con el perro al bosque o me zambullía en el río y luego a proseguir. Enviaba canciones y recibía consejos, opiniones e ideas de Diego, que complementaban las mías. Así un día tras otro. Fue enriquecedor».

 

 

En Héroes que nadie ve escuchamos como las guitarras cogen peso y están enriquecidas con el uso de pedales de efectos. Pero, al mismo tiempo, los sintes también ganan espacio y mismo en algunos casos mucho protagonismo. ¿Qué propició este giro en el sonido de Principia? ¿Viene para quedarse o es muy temprano para afirmarlo?

Diego: «Desde el principio del proyecto, con el primer disco, ya empezamos a utilizar algún sinte, pero era todo más comedido.

Como bien dices, en este segundo disco las guitarras tienen más peso y los sintetizadores ya cobran mucho más protagonismo. Esto fue algo que hablamos antes de embarcarnos en el segundo trabajo, ya que queríamos dar un giro al sonido, haciéndolo un poco más contundente. Sin duda este sonido viene para quedarse, los sintetizadores se han convertido en algo muy importante en nuestra música».

Mandi: «Si están ahí y los puedo utilizar, van a estar. Creo que los sintetizadores son una herramienta increíble e indagar en ello es una vía que utilizamos».

 

Uno de los temas no incluidos en el disco es “La espiral” corte donde profundizabais aún más en la electrónica, género que, como comentábamos, está presente también en el disco en temas como “Otras puertas se abrirán”, “Una pequeña luz” y “Tiempo muerto” entre otros. ¿Qué buscáis con esa marcada irrupción de la electrónica?

Mandi: «Experimentar con ello. “La espiral” ha sido una avanzadilla en ese terreno, por eso no la incluimos en el tracklist final del disco, por ser diferente. ¡Pero es un camino que no está ni mucho menos cerrado!».

Diego: «Es un terreno que nos atrae mucho porque abre muchas posibilidades a la hora de componer y te ayuda a salir de patrones ya conocidos por ti. Sin duda es un mundo que volveremos a pisar».

 

 

Últimamente combinar música electrónica con cualquier otro estilo parece ser tendencia. ¿Qué pensáis vosotros que hay detrás de esta fusión tan en alza?

Mandi: «Creo que la electrónica tiene una historia y lo único que ha hecho es evolucionar hasta el punto de que, hoy en día, sea capaz de mezclarse con cualquier estilo y no le suene extraño a la gente».

Diego: «Creo que la música electrónica se ha fusionado muy bien con todos los estilos y ha calado en la gente. Al fin y al cabo, lo veo como algo natural».

 

Una de las pistas, “Cuando cantaba para ti”, fue registrada también en una sesión acústica en plena naturaleza, en el entorno del río Tea (Pontevedra). ¿Qué tiene esta pieza en especial para prestarse a grabarla en una versión más, digamos, íntima?

Mandi: «En el retiro que os comentaba antes en casa de mi amigo recibí varias visitas de Diego. Allí trabajamos con los temas en eléctrico y acústico. Mientras hacíamos “Cuando cantaba para ti” en acústico, para ajustar melodías, nos dimos cuenta que estaría bien improvisar un miniescenario, en el mismo lugar dónde había nacido la letra de la canción y grabar el vídeo».

Diego: «Creo que es una canción que se defiende muy bien en acústico. Trabajando con ella, nos dimos cuenta de que podríamos lanzar una versión más íntima; desnudándola adquiere otra esencia».

 

 

Le dedicáis una canción a la ciudad que os vio nacer, “Vigo”. Si tuvieseis que escoger un sitio de la ciudad para tocar, ¿cuál sería?

Mandi: «Cuando canto las canciones y cierro los ojos, visualizo Castrelos con una banda solvente acompañándonos y una buena producción. Pero otros días me las imagino más íntimas, con banda también, pero con cuerdas; ahí veo el teatro García Barbón. Dicen que todo lo que se sueña es posible».

Diego: «Sin ninguna duda escogería Castrelos. Ese lugar siempre ha tenido algo especial para mí; siempre que doy un paseo por allí es inevitable que nos visualice encima de ese místico escenario».

 

¿Cuándo tendremos la oportunidad de escuchar a estos Héroes que nadie ve en directo?

Mandi: «Si no se dan las condiciones adecuadas no lo podemos hacer y, de momento, no se han dado. No queremos salir a directo solo por el hecho de estar encima de las tablas. No tengo esa necesidad, me gustaría hacerlo, pero se tienen que dar las condiciones».

Diego: «Como dice Mandi, si no se dan las condiciones no es posible hacerlo —ya que el respeto que tenemos por las canciones nos pide darle una producción que ahora mismo no es viable— pero trabajamos en ello para que algún día pueda suceder».

 

 

Seis años —y un montón de cosas; recordemos: pandemia— pasaron entre vuestro debut y este último disco. ¿Qué diferencias, o similitudes, destacaríais entre ambos? Echando la vista atrás, ¿cambiaríais algo de aquel primer trabajo?

Mandi: «Entre uno y otro, tienen la similitud de la intención y la diferencia de la evolución por los años transcurridos. El segundo trabajo nos deja caminos abiertos para seguir avanzando, como el primero nos los abrió para llegar al segundo. Por eso no cambiaría nada».

Diego: «No cambiaría nada, ya que cada disco tiene su propia esencia por lo ocurrido en cada momento. Sin todas esas situaciones, buenas y malas, no habrían sido lo mismo. Las diferencias que puede haber entre cada uno son la evolución del sonido, pero las similitudes a la hora de crearlos son muchas».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendarías? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Mandi: «Será difícil que yo pueda descubrir alguna novedad en la escena gallega a vosotros, porque estáis bien informados, e informáis igual de bien a vuestra comunidad. Yo disfruto mucho a ISIUS o a Maryland, pero son bandas con un nombre que ya todos conocéis».

Diego: «Por mi parte las recomendaciones son las mismas, tanto ISIUS como Maryland son bandas muy de nuestro gusto e inspiradoras».

 

Se abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza

Mandi: «Yo escucho mucho vinilo y mucho CD. Tengo una extensa colección de la que a veces me siento orgulloso. Cuando me pongo con Spotify, me hace dudar, pero voy a ver ahora mismo lo último que escuché en esta plataforma, que la utilizo como si fuera un discman; pues las canciones de Gustav Mahler».

Diego: «Yo me muevo bastante entre dos estilos: el rock melódico sueco como Eclipse y H.E.A.T; y el retro synthpop y synthwave como The Midnight o Dreamkid. Esto es lo que tengo ahora mismo en Spotify».

 

  noticias