• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

NAITINAIN: «ESTAMOS EXPLORANDO NUEVAS FORMAS DE HACER MÚSICA»

NAITINAIN: «ESTAMOS EXPLORANDO NUEVAS FORMAS DE HACER MÚSICA»
2 OCTOBER 2023

Cogieron su año de nacimiento como nombre, ya que «es un aspecto que nos representa a todos; somos parte de la misma generación», y lo que empezó —como tantas otras bandas— para pasarlo bien (¡tocando música tradicional!), es ahora un grupo emergente en la escena pop rock gallega. Álvaro Parra, Óscar Álvarez, Carlos Casal, Unai de Larrinaga y Pedro Montoya son Naitinain, banda compostelana que combina pop rock con tintes punk, pero en la que también hay ecos de la música tradicional con la incorporación de la gaita o la flauta travesera.

Tras la publicación de un EP en dos partes, Naitinain lanzaba su primer largo, Pa que lo entiendas (2023), con una decena de canciones y un concepto renovado; la banda pasaba de cantar en inglés a hacerlo en castellano. Colgaron un cartel de sold out jugando en casa, compartieron su música en el Festival de la Luz y, ahora, están inmersos en conquistar nuevos retos, explorando nuevas formas de hacer música, coqueteando con la electrónica y cantando en gallego. Y se están luciendo. ¿La prueba? “Zona vella”, su último single.

 

 

Hace cuatro años (en el tuentinaitin) que «sin tener mucha idea de nada» decidisteis juntaros y... ¿Cómo surge Naitinain?

Álvaro Parra: «Naitinain nace de un grupo de amigos que, en un momento dado, se juntan con la idea de tocar música tradicional, pero con la llegada de Unai (guitarra) nos vinimos arriba y empezamos a tocar versiones más afines a la música que consumíamos habitualmente. De ahí vino a componer y bueno, hasta ahora».

Óscar Álvarez: «Sí, no fue nada súper premeditado; empezamos para pasarlo bien y sacar algo de dinero y seguimos porque lo pasamos bien, porque de lo otro... [risas]».

 

Los cinco sois del 99, así que suponemos que «naitinain» viene de ahí, pero ¿por qué elegir vuestro año de nacimiento como nombre del grupo? ¿Y por qué así, escrito cómo se pronuncia?

Unai de Larrinaga: «Pues Naitinain, efectivamente, viene de nuestro año de nacimiento y es bastante simple la historia: todos somos del 99 y, al final, es un aspecto que nos representa a todos; somos parte de la misma generación, llevamos compartiendo espacios y amistades muchos años. Es algo que nos conecta, no hay mucho más».

Carlos Casal: «Respecto a la pronunciación o a la forma de escribirlo, pensamos en llevarlo hacia un punto irónico; escribirlo un poco como lo haría cualquier persona que no tenga ni idea de inglés, que no es el caso, pero quedaba divertido».

 

Empezasteis haciendo versiones que compartíais en pequeños conciertos para vuestro círculo más cercano. ¿Cuándo os disteis de que queríais dar el salto a la composición propia? ¿Algún momento en especial?

Álvaro: «La verdad es que fue un paso muy natural. Teníamos inquietud por la música en general, somos personas creativas y, al final, teniendo la estructura más o menos consolidada fue un movimiento natural».

Pedro Montoya: «Justo, no fue un momento concreto; íbamos mezclando las versiones, con ideas locas que surgían y, al final, cada vez tirábamos más por lo nuestro».

Óscar: «Yo recuerdo como un momento especial aquella primera vez que pisamos un estudio; fue una sensación como muy de profesionalidad ya, como de que la cosa iba en serio».

 

 

¿Rock, pop rock... rock alternativo? ¿Cómo describiríais vosotros el sonido de Naitinain?

Carlos: «Yo diría rock alternativo, por decir uno».

Álvaro: «Sí, a ver, no somos muy de etiquetas; tenemos influencias muy distintas y encontramos algo muy bonito en la fusión, de elementos, de sonidos... Todo lo que llevamos hecho podría caber en ese concepto, pero tampoco queremos limitarnos a ser un grupo de rock alternativo al uso».

Óscar: «Al final creemos que el sonido evoluciona constantemente. Hay una identidad que poco a poco vamos consolidando, pero el sonido puede variar hacia muchos sentidos».

 

¿Cuáles diríais que son vuestros referentes? ¿Quién tiene, o tuvo, particular impacto en vuestra forma de ver la música?

Unai: «Realmente no hay un referente muy claro en nuestro caso. Evidentemente, a todos nos encanta esto, tenemos nuestros referentes individuales y crecimos con esa pequeña fantasía de ser artistas, pero en lo que al grupo se refiere, no hay nada definido».

Pedro: «Sí, al final nuestra perspectiva en relación a la música fue formándose con nuestra propia evolución y con el crecimiento de estos años. Es distinto consumirla que crearla, y nosotros en esto de hacer música no teníamos mucha idea».

 

 

  

 

Debutasteis, discográficamente, en octubre de 2020 con un EP publicado en dos partes, pero el mismo día: Falling Pt. 1 y Falling Pt. 2. ¿Por qué lanzarlo de este modo, dividido en dos?

Álvaro: «Pues fue una cuestión de concepto; queríamos representar el proceso de una caída emocional después de una ruptura y dividirla en esas dos fases. La cara con luz, más enfocada en lo que exteriorizas, donde aparentas y fuerzas el estar bien; y la oscura, que representa el aspecto más emocional e interno de la situación. También por ahí va el juego de las portadas y tal».

Unai: «Sí, nos gustaba ese concepto de dos caras en formato vinilo; pensamos que estaba chulo».

Óscar: «El hecho de que fuese en el mismo día se dio porque no teníamos ni idea de cómo funcionaba la industria y teníamos muchas ganas de enseñarle a la gente nuestro trabajo; entonces fue todo de golpe, sin ningún tipo de estrategia».

 

 

El trabajo no se lanzó exactamente en el grueso del confinamiento, pero sí aún en tiempos pandémicos, como quien dice. ¿Afectaron de algún modo las circunstancias que estábamos viviendo al desarrollo del álbum? Sin pandemia por medio, ¿escucharíamos otro tipo de temas?

Carlos: «No creo que hubiese otros temas; la idea estaba construida desde principios de año, antes de que sucediese todo. Con la pandemia se paralizó y, en cuanto pudimos, empezamos con la grabación».

Óscar: «La situación nos afectó más en el proceso de difusión del EP; no fuimos capaces de presentarlo en directo, no era sencillo en esa época juntarnos para ensayar tampoco... fue bastante duro, pero la gente recibió bastante bien el trabajo».

 

 

 

En marzo llegaba Pa que lo entiendas (2023), vuestro primero, y esperado, larga duración. ¿Cuál es la idea tras él? ¿Y cómo se fue desarrollando hasta terminar por materializarse en un disco?

Pedro: «La idea que había era hacernos entender, la gente nos lo pedía mucho hacer música en castellano; conseguir hacer llegar nuestra personalidad y expresión como grupo a más gente de una manera más accesible, de ahí nace el nombre del disco».

Álvaro: «Fue la materialización de casi dos años de trabajo. Tomamos la decisión de cambiar el idioma en 2021 y, desde ahí, empezamos a trabajar. Entre unas cosas y otras fue más largo y complicado de lo que pensábamos, pero salió muy bien.

Fueron muchos meses con muchas ideas, muchas canciones, muy distintas... Al final intentamos formar un conjunto de temas que representasen todo eso que queríamos mostrar, y sirviera un poco como carta de presentación y muestra de madurez y seriedad».

 

 

El registro sigue siendo el mismo, pero cambiáis de idioma y, del inglés, pasáis al castellano. ¿Por qué?

Óscar: «Por eso que contábamos; al final teníamos esa idea de querer conectar más con el público, el que ya teníamos y el nuevo que llegase, y al final el inglés era una barrera».

Álvaro: «Sí, y, a ver, para mí también era más intuitivo. En un primer momento empecé a escribir en inglés porque me resultaba más sencillo de encajar en una melodía, pero con el tiempo también encontraba limitaciones en el léxico. Hablo inglés, pero no soy una maravilla tampoco y, al final, la expresividad que consigo en mis lenguas —tanto el gallego como el castellano— no puedo compararla con el hecho de escribir en inglés».

 

Álvaro, tú eres el encargado de las letras; ¿es el desamor (o la ruptura) el tema central (que no único) de este trabajo? ¿Qué, o quién, inspiró las canciones de este disco?

Álvaro: «Sí, a ver, es un tema importante. El amor al final está en todo, no solo en el amor romántico; en las amistades, en la familia, en nosotros mismos, en las cosas que hacemos... A mí es algo que me ha inspirado mucho siempre; sí que es verdad que soy bastante negativo en ese aspecto, pero es que vengo así de serie. Juro que intenté hacer canciones positivas, eh, pero me parecen mucho peores que las otras. Al final siempre me tira lo negativo o lo irónico, pero bueno, todo es mejorar y seguir probando supongo.

Respecto a la inspiración, no hay una persona o relación que me llevase a hacer esas canciones, de hecho es prácticamente todo ficción. Suelo enfocarme en un sentimiento concreto o una emoción, que sí que puede ser más o menos real, pero después ya empiezo a construir a partir de ahí y me monto mis películas en cabeza».

 

 

Al hilo, ¿cómo creáis y trabajáis los temas?

Carlos: «Tenemos dos fórmulas principalmente: o llega Álvaro con una melodía o una letra, y empezamos a estructurar desde ahí; o partimos de una progresión de acordes que trae Pedro o Unai y seguimos con el resto».

Óscar: «De todas formas, estamos explorando (de cara a todo lo que viene) con nuevas dinámicas de creación y composición y está resultando muy positivo».

 

Abrís el disco con “Intro (Pa que lo entiendas)”, tema que empieza con un preludio instrumental bastante tranqui y termina por enlazar, automáticamente, con la siguiente pista, “Matacrilato”. ¿Fueron compuestas ya con esta estructura en cabeza?

Unai: «Sí, el disco en general está hecho desde una perspectiva en la que fuera posible serle fiel en los directos, y creímos que hacer una introducción que ligase con el siguiente tema iba a ser algo interesante.

Las canciones nacieron juntas prácticamente; fue hacer “Mata” y, jugando con la intro y una idea que teníamos que encajaba bien, le pusimos una letra para abrir el disco».

Pedro: «De hecho, ¡fueron de las primeras canciones que terminamos para el disco!».

 

 

¿Por qué esa canción en concreto da título al disco?

Óscar: «Más bien el disco da nombre a la canción. El nombre del disco fue de las primeras cosas que tuvimos claras y sentimos que teníamos que abrirlo de esta manera».

Álvaro: «Sí, yo empecé a escribir la intro ya con la idea de encajar el “Pa que lo entiendas” por algún lado. Estaba todo muy pensado [risas]».

 

A lo largo del disco escuchamos gaita y flauta, instrumentos más ligados a la música tradicional gallega. ¿Cómo surge la idea de incluirlos, en otro contexto, entre bajo, guitarra y batería?

Álvaro: «Es una de las bases del grupo. Tenemos la suerte de contar con Óscar, que es una pasada con los instrumentos tradicionales, y en el momento de empezar el proceso creativo de Naitinain siempre tuvimos claro que el hecho de unir lo tradicional con elementos o sonidos actuales iba a ser una premisa fundamental. Lo sigue siendo a día de hoy y seguirá seguro».

Óscar: «Yo llevo tocando la gaita desde pequeño y siempre estuve muy conectado con la música de raíz. El grupo nace con la intención de tocarla y siempre tuvimos muy claro esa idea de llevar el mundo de lo tradicional, que muchas veces es muy cerrado, hacia nuevos focos y conexiones musicales; es algo súper valioso».

 

 

Pa que lo entiendas fue presentado en una Sónar abarrotada y con el cartel de sold out colgado. ¿Cómo recordáis este concierto, teniendo en cuenta de que jugabais en casa? ¿Esperabais tal acogida?

Pedro: «¡Fue una pasada! Llevábamos mucho tiempo con ganas de organizar algo por nuestra cuenta, en casa. No esperábamos el sold out; fue increíble ver a toda esa gente ahí, por nosotros, y la sensación en la sala fue brutal. Para mí el mejor concierto hasta ahora».

Unai: «Sí, la verdad fue brutal. La energía en el ambiente, lo bien que lo pasamos nosotros, lo bonito que se veía todo desde arriba, la gente cantando las canciones, bailando, saltando, caras conocidas y desconocidas... sin duda muy especial».

 

 

El pasado mayo subisteis al escenario de la madrileña sala Wurlitzer para formar parte de un homenaje a Eduardo Benavente (Alaska y Los Pegamoides, Parálisis Permanente). ¿Cómo fue ser parte de este tributo?

Álvaro: «Para mí, personalmente, una locura. Por mi padre siempre fui muy fan de la movida madrileña y, en especial, de los oscuros. Eduardo Benavente lleva muchos años siendo un referente importantísimo para mí, en la música, en la estética...

Y bueno, en general para el grupo fue una pasada también. La experiencia de ir a Madrid, tocar allí en una sala como la Wurli a rebosar de gente, compartir escenario con grandes grupos como Axolotes Mexicanos, El Buen Hijo, Nueve Desconocidos; el hecho llevar la gaita a un escenario madrileño y que la gente flipase y nos diese ese feedback tan positivo...

Creo que fue una experiencia brutal y que además tiende un puente a nivel musical hacia allí muy positiva para nosotros».

Óscar: «Además lo pasamos genial, nos dejó con ganas de ir por todos lados a tocar».

 

 

 

Estáis presentando “Zona Vella”, vuestro primer single en gallego. ¿Lo de cantar en nuestra lengua va a ser algo que escuchemos más a partir de ahora?

Carlos: «Sí, al final Pa que lo entiendas era un guiño a hacernos entender en castellano. El gallego es un idioma que hablamos habitualmente; en casa, con nuestras amistades, en la uni y en el trabajo. Tanto el castellano como el gallego formarán parte de nuestra música».

Álvaro: «Sí, era lo que decía antes. Al final, a mí para escribir —a día de hoy— me resulta más sencillo conectar con un mensaje contado en mi lengua; por las expresiones, la manera de decir las cosas... Yo hablo tanto castellano como gallego en mi día a día, por lo que seguirá habiendo canciones en las dos lenguas».

 

También el sonido es un poco diferente: más electrónico y con detalles de percusión tradicional, pero sin gaita o flauta. Tal vez es un poco pronto para decirlo, pero ¿es esta una nueva orientación o, de momento, es algo puntual de este tema?

Óscar: «Sí, a ver, están ahí; el solo es de gaita, aunque algo tocada digitalmente, la percusión se basa en una pandereta... y sí, el sonido tiene algo de diferente».

Unai: «“Zona vella” llevaba mucho tiempo hecha, pero tenía otro sonido muy distinto. Este verano, tras lanzar el disco, empezamos a buscar una evolución en el sonido; somos un culo inquieto en ese sentido y pensamos que “Zona vella”, que era una canción que funcionaba muy bien en los directos, podía tener una nueva vida enfocada de este modo. ¡Y está teniendo una recepción brutal!».

Óscar: «No queremos anticipar nada, pero sí, podríamos considerar “Zona vella” como el nexo de unión entre Pa que lo entiendas y nuestro próximo trabajo. Todos los elementos tradicionales seguirán muy presentes pero más integrados en la estructura de la canción, no como solos puntuales.

Respecto al sonido electrónico, como dijimos antes, estamos explorando nuevas formas de hacer música, intentando avanzar hacia un sonido más innovador y trabajado. Así que sí, los elementos digitales estarán más presentes en el futuro, en todos los aspectos».

 

 

Una curiosidad: ¿por qué reutilizar en este tema una parte de la letra de “Uno más” (en esta ocasión en gallego, claro)?

Óscar: «Pensamos que nadie se daría cuenta, somos nuestra máxima fuente de inspiración [risas]».

Pedro: «De hecho, creo que estaba hecha de antes la parte de “Zona vella” y la tradujimos para meterla en “Uno más” porque encajaba bien».

Carlos: «A nosotros mismos no nos podemos denunciar por copyright, así que...».

 

El sencillo viene acompañado de un videoclip de Antonio Sande en forma de sueño, que comienza en la casa y termina en la plaza de la Quintana... pasando por la Zona Vella compostelana. ¿De dónde vino la idea? ¿Cómo fue la grabación?

Álvaro: «La idea fue de Alba, que es una amiga que nos echa una mano siempre en ese sentido, y después con Antonio tenemos muy buena relación también. Fue muy rápido, la verdad, bastantes pocos recursos y el resultado fue muy bueno.

La canción pedía a gritos un vídeo por la zona vieja y empezamos a idearlo todo; en cuestión de un par de semanas teníamos todo hecho, lo hicimos todo entre nosotros, Antonio y Alba, y la verdad disfrutamos mucho en el proceso».

 

 

De enero a mayo de 2023 fuisteis parte del programa de emprendimiento musical que ofrece la Fundación Paideia Galiza. ¿Cómo fue la experiencia? En vuestra opinión, ¿qué aportan este tipo de iniciativas a artistas y grupos emergentes?

Pedro: «Fue muy positivo. Es algo 100% recomendable para cualquier grupo o artista emergente. Básicamente nos enteramos de cómo funciona este mundo gracias a ellos, éramos unos novatos antes de Paideia. Nos dimos cuenta de la cantidad de cosas que hacíamos mal en la gestión del grupo; desde la distribución, hasta la relación con los medios, muchas cosas... Hay un mundo enorme dentro de la industria musical y es súper importante estar bien informado».

Unai: «También fue muy bueno desde el punto de vista de las relaciones; conocimos a muchísima gente, muchos artistas con proyectos chulísimos, personas dentro de la industria con las que contar para pedir consejo o trabajar juntos. Muy recomendable todo».

 

El Festival de la Luz o el Santiago Music Festival fueron algunas de vuestras citas festivaleras de este verano. ¿La experiencia de tocar en festivales cambia mucho con la que se vive en los conciertos? Si tuvieseis que elegir: ¿festi o concierto en solitario?

Naitinain: «Concierto en sala».

Unai: «Sí, la verdad es que tocar en un festival es una experiencia muy chula, pero la sensación en una sala es diferente. En un festi tienes que convencer al público de que se quede a verte, por ejemplo, en el de la Luz de este año nos tocó “competir” con La Plazuela, que son una pasada, y hay también esa presión o sobresfuerzo por convencer. Aunque también tiene el punto positivo de llegar a mucha gente que no conocía tu música.

Pero bueno, en las salas convences de otro modo. El clima es distinto, la gente está cerquita; es como que todo se queda entre esas paredes y de verdad que se siente».

Carlos: «Sí, todos estamos de acuerdo en eso».

 

¿Cómo convenceríais a alguien que aún no disfrutó de Naitinain en directo? ¿Qué pueden esperar de un concierto vuestro?

Álvaro: «Pues garantizamos que lo va a pasar bien, somos muy coñeros; lo pasamos muy muy bien en el escenario y nos desvivimos ahí encima. Yo me quedo en los huesos cada vez que terminamos un concierto».

Unai: «Además, desde ahí arriba vemos que la gente también disfruta mucho con nosotros, todo eso que nosotros sentimos en el escenario se contagia en el público y es una sensación genial».

 

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Álvaro: «Tenemos muchos, hay mucho talento en Galicia últimamente, es una pasada toda la escena que se está formando. Yo personalmente voy a recomendar a Dalsi, que son de la zona de Pontevedra-Vigo, las conocimos en Madrid en mayo, y son un grupazo con mucha personalidad y son gente majísima».

Óscar: «Yo Futuro Alcalde, venga. También es un tipo genial, coincidimos en lo de Paideia y la verdad es que tiene un proyecto que musicalmente es súper interesante y personal; mucho talento».

Pedro: «Yo voy a decir la Verto que me gustan mucho, y así ya menos reconocible, De Ninghures, que hacen música de raíz con una personalidad brutal y también nos llevamos muy bien con ellos.

Unai: «Yo a Baiuca, que es un tío que nos inspira mogollón».

Carlos: «Y yo a Carlangas, que ya es un referente, pero está muy bien el último que hizo».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza

Álvaro: «Pues son muy distintas seguro. Yo últimamente estoy muy a tope con Rusowsky, Tristán, Ralphie Choo, Dinamarca, Amore y este tipo de música. Evidentemente el último disco de Sen Senra, que lo tengo en bucle desde que salió, y también el último de Él Mató A Un Policía Motorizado, que está brutal. Pero vamos, que mi Spoti es un batiburrillo de cosas súper distintas, clásicos, cosas nuevas, de todo».

Óscar: «Yo voy a decir que mucho Nerve Agent últimamente, La Élite también, pero sí coincido con Álvaro en que hay mucha variedad en mi Spotify; escucho de todo».

Pedro: «Yo estoy mucho en el funk estos días, en el rollo de Vulfpeck o Parcels; Robe me encanta también, Da Punk».

Unai: «Yo soy más de clásicos, me gusta mucho la música de guitarras; diría Hendrix, por ejemplo».

Carlos: «Últimamente yo escucho mucho Ciudad Jara».

Óscar: «Como veis, cada uno de su madre y de su padre».

Álvaro: «Es algo positivo creo yo, cada uno trae de lo suyo y se hace un mix interesante».

 

  noticias