• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

PARDO: UN BAILE ENTRE LA MÚSICA FOLK ESTADOUNIDENSE Y LOS RITMOS LATINOS

PARDO: UN BAILE ENTRE LA MÚSICA FOLK ESTADOUNIDENSE Y LOS RITMOS LATINOS
11 NOVEMBER 2019

La voz de su madre, cantándole canciones de Roberta Flack —«canciones que todavía son muy emotivas para mí»— cuando aún no sabía ni hablar despertó en él un sentimiento, el mismo que a los 19 años lo llevó a fundar su primera banda. Casi una década después, se arriesgaba a volar solo... con su guitarra: «empecé a tocar la guitarra para aprender a cantar, recuerdo que compré mi primera guitarra, una Terada acústica, en una tienda de empeños con dinero ahorrado para tal fin. Y gracias a ella aprendía a cantar con canciones de Elvis, Jerry Lee Lewis o Hank Williams». Néstor Pardo emprendía en solitario su proyecto más personal, PARDO, escapando de cualquier etiqueta o prejuicio, materializando su gran interés por la música folk estadounidense y por la música latina: «la primera de esas influencias fue cosa mía, desde joven empecé a descubrir a los primeros bluesmen como Son House o Big Bill Broonzy y otros estilos más cercanos al country o al folk como Hank Williams o Dave Van Ronk. La música latina viene de mis raíces familiares, mi familia paterna es cubana y supongo que eso me llevó a disfrutar mucho del sonido cubano, la salsa vieja o la Fania».

 

Con un título de guitarrista profesional en música moderna por la Escuela de Música Creativa (Madrid), tres discos con The Loveless Cousins y dos LP con The Allnight Workers, PARDO vuelve a su ciudad natal dejando atrás sus formaciones y comenzando una etapa en solitario que estrena con Waitin’ To The Other Side (2013). Grabado a guitarra y voz, este debut discográfico está compuesto por once piezas originales de corte íntimo y una cover del ‘Everybody’s Talkin’ de Harry Nilsson, un álbum que refleja la madurez e inquietudes musicales del artista a ritmo de folk americano y country. PARDO, junto con Miguel Martínez (contrabajo) y Adrián Seijas (batería), presenta Waitin’ To The Other Side por escenarios de la geografía española con una acogida asombrosa, agotando las 700 copias sin promoción previa.

 

 

 

Melodías country-folk, blues y swing, en semiacústico se fusionan con los acordes de la guitarra que acompañan a su característica voz quebrada. A principios de 2015, PARDO publica su segundo álbum, Let It Stay (2015), un LP de 12 canciones de composición propia en las que el músico y compositor da rienda suelta a sentimientos que, inevitablemente, están presentes en su día a día. Cantos desgarrados al amor, nostalgia, decepción, tristeza o soledad son los protagonistas de esta emotiva y cruda propuesta musical, donde voz, guitarra, contrabajo y batería sitúan cada tema en un ambiente nocturno, melancólico y, sobre todo, sincero: «en el fondo de mi corazón me siento identificado con aquellos bluesmen solitarios que llenaban de sentimiento y verdad su música [...] intento acercarme a su honestidad para poder llegar a conocerme mejor y a comunicar a los demás quién soy y cuál es mi historia». Let It Stay destaca por seductoras tonalidades vocales y un arrebatador rock intimista, atributos con los que PARDO consigue conquistar a todo aquel que abra un poco el corazón.

 

 

 

Con un cambio en el sonido, banda e idioma, PARDO presenta su tercer trabajo en solitario, Siento No Haber Sido Lo Esperado (2016), lleno de novedades, no de todo radicales, que ponen en evidencia la variedad de recursos que maneja el artista: «cuando cantaba en inglés sentía que mi comunicación con el público era escasa para lo que yo quería transmitir; por eso empecé a escribir en castellano, para poder llegar a gente de forma más cercana, que entendiesen lo que yo quería decir... y la verdad que ahora no volvería ni de broma al inglés. Compositivamente, el castellano es mucho más rico y me permite ser más sincero en mis letras». Grabado en Santa Cruz Recording (A Coruña), el LP recoge 11 temas propios, más electrizantes, pero manteniendo la raíz americana en esas armonías country, blues con guiños al folk y una voz rota cargada de matices capaz de transportarnos al corazón de Nashville (Tennessee, EE.UU.). Un PARDO más crudo y visceral ofrece en SNHSLE un viaje sonoro a sus inicios rockabilly que, mezclándose con demás géneros, lo lanzaron al cartel de la primera edición del Festival 17º Ribeira Sacra y a la final de los IX Premios Fran Pérez NARF, organizados por la Diputación de A Coruña, siendo galardonado con el tercer puesto de la clasificación.

 

 

 

Lo tituló así porque una de ellas rondó el estudio de grabación y «había una tasca a un kilómetro y estaba otra o la misma. De vuelta, en casa, seguía allí». Esa Libélula (2017) es su cuarto álbum, segundo en castellano, un largo producido por Alejandro González. Nueve cortes de amor, desamor, rabia o incomprensión junto una versión de su bolero favorito, ‘Vete de Mí’ de Virgilio Expósito, componen un trabajo que se abre a nuevas sonoridades y, sin complejos, PARDO toca el folk, el rock and roll, el pop o la cumbia. ‘Golpeado por Primera Vez’ fue el escogido como single presentación, una canción donde el artista coruñés mezcló las raíces americanas y latinas creando una combinación de melodías tan sensual como su lírica.

 

 

 

Se grabó en el sur, en analógico, pero con el corazón en el norte, así sugiere el título: «Santa Cruz era el lugar donde viven mis abuelos [...] fue en aquella casa donde volví a nacer [...]. Es un lugar muy espiritual para mí, se encuentra en el Concello de Oleiros en A Coruña». Santa Cruz (2019) es su nuevo álbum, el quinto de su discografía en solitario. Diez canciones conforman la banda sonora de esta «aventura maravillosa» para PARDO, «donde pude trabajar con músicos increíbles de los que aprender mucho». Y es que, como anunciaba a principios de año, Santa Cruz fue un «trabajo en equipo que he escrito con toda la verdad bajo mis puños...». Pasión, sentimiento y corazón en una decena de composiciones con una raíz americana que sostiene rock & roll clásico, country y blues. PARDO bajó hasta Desert City (Almería) para grabar el largo junto a Mario Cobo «guitarrista y productor, además de coautor de dos canciones del disco», con el que «trabajar mano a mano fue muy enriquecedor y repetiría mil veces la experiencia»; el «equipo» lo completan Pike Cavalero, Alfonso Alcalá, Lucas Albaladejo, Jesús García y Nuria Liz.

 

 

 

Aunque en su Spotify «podemos escuchar de todo... últimamente estoy escuchando mucho a la familia Taylor (James y Livingston Taylor), pero también a Rubén Blades, Silvia Pérez Cruz, Lightnin’ Hopkins o Hot Boogie Chillun», a la hora de recomendarnos un artista o grupo gallego, PARDO «barre para casa» y se queda con «Ale González, él es un compositor increíble que ahora empieza su carrera en solitario y está grabando en Madrid con Nico Vieites, David Quinzán y Adrián Seijas. Tenemos que estar atentos a lo que va a sacar este hombre en breves, seguro será increíble».

 

  noticias