• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

WANNA DEE: «UN DISCO PARA MÍ ES COMO LA VIDA MISMA, UNA ÉPOCA, UNAS VIVENCIAS; TIENE QUE SURGIR»

WANNA DEE: «UN DISCO PARA MÍ ES COMO LA VIDA MISMA, UNA ÉPOCA, UNAS VIVENCIAS; TIENE QUE SURGIR»
1 JUNE 2020

Media vida de influencias R&B, soul, bolero, funk, reggae y hip-hop resultan en un mestizaje con nombre propio. Wanna Dee irrumpía como artista revelación en el panorama musical gallego hace ya cuatro años con ‘Espiral’, single-clip fruto del trabajo en equipo de artistas y allegados al canal de su colectivo, Original Haters. Rap, hip-hop, fusión e trap conforman la banda sonora que este joven moañés empezó ofreciendo a través de singles como ‘She’s Gonna Make Me Crazy’, ‘Bonitas Lágrimas’, ‘Obsesionada’ o ‘Rich’, píldoras sonoras que, además, destacan por una imagen y estética cuidadas hasta el más mínimo detalle.

 

Todos y cada uno de ellos han servido como carta de presentación previa a lo que Wanna Dee, tras meses de esfuerzo y dedicación, presentaba el pasado febrero, Off Me (2020), su LP debut, una colección de nueve cortes que se mueven entre el trap melódico, los ritmos urbanos y unas bases instrumentales épicas, compuestas para esas letras que dejan huella, de reencuentros, de despedidas, de desamor.

 

Wanna Dee, artista multidisciplinar, alejado de toda etiqueta y creador de un mestizaje singular. ¿Cómo definirías tú este proyecto musical?

Wanna Dee: «Me resulta complicado de definir, me gusta más la libre interpretación de cada persona que me escuche, pero Wanna Dee podemos decir que define los sentimientos más extremos de un mismo. De todas formas es un proceso evolutivo, de cambio, autoconocimiento y aprendizaje.Como la vida misma ¿no? Soy súper fan de la evolución musical, de no encasillarse».

 

Con más de media vida bebiendo del R&B, soul, bolero, funk, reggae o hip-hop, no es hasta 2016 cuando tu talento sale la luz. ¿Quién se esconde detrás de la decisión de dar ese salto?

Wanna Dee: «Para mí fue una necesidad tanto artística como personal, tanto propia como de mi colectivo. Fue una necesidad, sin duda, necesidad de desarrollo artístico que sigue presente, no lo puedo evitar, para mí es inevitable seguir conociendo música y seguir conociéndome a través de ella».

 

 

 

Desde los inicios, tus singles vienen acompañados de unos videoclips que destacan por su impecable fotografía y cuidada producción. ¿Cómo es el proceso de traducir las letras y la música a imágenes en movimiento? ¿Tienes algún referente cinematográfico o videográfico en el que basarte a la hora de idear los clips?

Wanna Dee: «Me alegro y agradezco de que lo veáis así. Realmente, los únicos que tienen formación académica en este ámbito son los filmmakers con los que trabajo; el resto son mis inquietudes, a veces con ayuda de los míos. Procuro consumir muchos videoclips y tomar referencias, también veo muchos documentales de todo tipo, series y películas como cualquiera… la diferencia es que tengo que sacarle provecho, fijarme en los colores, en los estilismos, etc.

Como no tengo formación en este ámbito, la suplo poniéndome horas delante del ordenador para escribir como quiero convertir mis letras en imágenes, guionizando todo, pensando los planos, pensando los estilismos, las luces, el atrezo, mismo los efectos si los hay; referenciarlo todo de la mejor manera que puedo, y de ahí…¡a trabajar!

Plasmar, corregir, ceñirse lo mejor posible nuestras posibilidades…es muy fácil pensar en una superproducción, pero es preciso tener los pies en la tierra y saber cuáles son nuestros límites.

Y, por supuesto, sin Irene Paz y Gabi Yoldi (maquillaje), Andrés Hermelo, Yago Kobain y Victor Osado (cámaras), este proyecto no estaría a la altura de conseguir la calidad que tienen los videoclips, cada persona ponen su ladrillo para construir esto».

 

 

 

Bonitas Lágrimas’, ‘Noay’, ‘Honey’, ‘La Verdad’ o ‘Night Raven’ son algunos cortes que transmiten sensaciones de dolor, decepción o sufrimiento. ¿En qué, o quién, se inspira Wanna Dee a la hora de componer? ¿Refleja Ivo en sus letras lo que realmente siente? ¿Cuánto hay de autobiográfico en ellas?

Wanna Dee: «Generalmente, en cada letra hay una parte de realidad y una parte de ficción, ya sea una vivencia propia o de alguien de mi entorno; ¡cualquier persona que me rodee puede formar parte de una de mis canciones sin saberlo! Puedo inspirarme en una situación que veo en la calle, en un bar, etc., y después desarrollar toda la historia. Aunque, por ejemplo, Off Me es bastante autobiográfico, gracias a dios hay un porcentaje de ficción [risas]».

 

 

 

Normalmente, leemos tu nombre acompañado de Judah GT o Sebastian Black, ¿qué tal está siendo la experiencia de tenerlos a ellos en la producción? ¿Cómo es trabajar con ellos?

Wanna Dee: «Sebastian Black es mi amigo desde hace 15 años prácticamente y, aunque tenemos influencias bastante diferentes, normalmente conseguimos mimetizar nuestras creaciones y hacer una mezcla homogénea. Xandre es una persona muy perfeccionista en sus creaciones (por decirlo de alguna manera) se guía mas ‘por el libro’, que todo tenga una coherencia y cumpla todos los requisitos…yo le echo una vistazo a ese ‘libro’, pero me gusta más la imperfección, la imperfección puede dar ese sentimiento que le falta la ese ‘libro’, por ejemplo, puedo llegar a obsesionarme con no querer cambiar una toma que no es perfecta, solo porque le encuentro ese feeling. Creo que nuestras diferencias son las responsables de nuestro sonido.

Judah [GT] fue el encargado de crear la mezcla y el master final del disco, además de la instrumental de ‘Night Raven’, aunque prácticamente tenemos la misma edad, siempre fue un referente, un artista que siempre fue vanguardia, adelantado a su tiempo; que formara parte de este proyecto es un orgullo».

 

 

 

Con producciones impecables de Sebastian Black, Judah GT, Underclock, The Lost Beat, Slowlee o Aggez, Wanna Dee debutaba en el mercado discográfico con Off Me (2020), su esperadísimo LP en el que se aprecian sus influencias, desde el R&B y dancehall hasta ecos de ritmos latinos, pasando por el trap de Atlanta o el hip-hop club de Toronto. En Off Me escuchamos como el gallego hace de ritmos urbanos y bases instrumentales épicas un baile para esas letras que dejan huella, que conforman «una carretera llena de altibajos, pero que a su vez va en ascendencia».

 

Por fin, el pasado 21 de febrero, pudimos disfrutar de Off Me (2020), tu primer largo, compuesto por nueve cortes que parecen un trance emocional. ¿Cómo fue el proceso creativo?

Wanna Dee: «[…] Realmente fue más largo del que se podría pensar, ya que hubo muchos descartes, pruebas y modificaciones para conseguir la esencia. Al final, después de componer hacia delante, decidí que ya era hora de darle forma y sentido, buscar una coherencia, que todo fuera siguiendo una línea; una obra con introducción, nudo y desenlace, por decirlo de alguna manera. Después de esta decisión fueron surgiendo más temas que consiguieron cerrar el círculo que compone el disco, otros quedaron en el camino porque no tenía sentido finalizarlos para incluirlos [en el disco].

Hay temas a los que le dimos muchas vueltas hasta conseguir lo que realmente estábamos buscando, se pulieron y finalmente ahí están, como por ejemplo el tema de ‘Noay’, al que guardo especial cariño. No sé, un disco para mí es como la vida misma, una época, unas vivencias, tiene que surgir, mi forma de hacer música me pide que sea así, no podría forzarlo».

 

 

 

En Off Me escuchamos dancehall, R&B, trap de Atlanta, hip-hop de club de Toronto, con guiños a ritmos latinos ¿cómo fue la evolución hasta conseguir esta amalgama de estilos? ¿Hay alguno con el que te identifiques más? ¿Alguna fuente de influencia en particular?

Wanna Dee: «La música para mí es como tu vida, según quien te críe, tus compañías, el lugar donde se desarrolla tu infancia, te va a repercutir en la edad adulta y, con la música, considero que ocurre lo mismo: todo lo que escuches te influencia hasta que consigues tu madurez musical, ¡otro símil con la vida! Nunca dejas de aprender, para mí todo es una evolución constante, la única diferencia importante es que, en la actualidad, tú eliges qué vas a escuchar y qué trozo de cada artista vas a guardar para hacerlo tuyo… digamos que, en la vida, no siempre puedes elegir lo que quieres vivir».

 

 

 

Ante el actual estado de emergencia sanitaria provocada por la COVID-19, sin compromiso y con todo nuestro cariño, ¿cómo estás afrontando la situación? ¿Qué te parece la iniciativa de trasladar los conciertos a las redes sociales?

Wanna Dee: «Pues de la mejor manera que puedo [risas]. Soy una persona que se inspira mucho en lo que mira a su alrededor, y el tiempo que estuvimos encerrados poco compuse, conseguí escribir, no tanto como me gustaría pero hay cousiñas. Lo que sí es que me valió para inspirarme en el concepto de un proyecto que está aun muy en el aire, puedo decir que las ganas de salir, las limitaciones que produce el virus, las limitaciones económicas y un ambiente ‘apocalíptico’ inspiró un personaje fugitivo.

La iniciativa de trasladar los conciertos las redes me gusta —al final hay que adaptarse la ‘nueva normalidad’— aunque pasados unos meses, ya no me convence tanto la idea… yo mismo hice varios conciertos live vía Instagram, para Chalana Club, para Nostromo Magazine, y un par de entrevistas en directo, una de ellas para Grindin. Esto hace, de alguna manera, conectarnos con gente que, a lo mejor, antes no conocía nuestro contenido.

Lo malo es que está comenzando la censura, como es en el caso de Instagram, que el copyright bannea los directos de DJs por derechos y, en mi caso, Instagram decidió capar varias veces mis live por derechos de mis propios temas, un sinsentido totalmente. Por ejemplo, el último que hice para Haters Club lo hice a través de Twitch, que es una plataforma que no bannea, y que funciona igual que los directos de Instagram, pero que en vez de 24 h, los directos puedes dejarlos para el público hasta 15 días […] y la gente puede comentar, ver, y hacer lo mismo, pero con más calidad. En resumidas cuentas, tenemos que buscar alternativas para evitar esa censura, pero bueno, nada como un directo de verdad, del que tengo muchas ganas».

 

Wanna Dee se despide entre recomendaciones y confesiones, descubriéndonos que sus raíces familiares yacen ¡en el folclore gallego!

 

En la actualidad, ¿qué artista el grupo gallego nos recomendarías? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Wanna Dee: «Pues externamente a mi género, estoy flipando con Tanxugueiras y con Baiuca. Realmente vengo de una familia que tiene el folclore gallego en la sangre, casi todos estuvimos ligados al folk, si no fue por bailar, por cantar, o por ser gaiteros, tocar el tambor, etc. y es inevitable que no me emocione cuando escucho a estos artistas que están mezclando nuestra cultura popular con otros géneros. De verdad digo que lloro literalmente con ellos, no lo puedo evitar; sé que no es música para todo el mundo, pero recomiendo plenamente escucharlos.

En mi ámbito recomiendo a toda mi gente, y no por sello, sino porque todos hacen algo único: Underclock, Sebastian Black, The Lost Beat y Its Soul, todos estamos cocinando cousiñas. Más hacia el Norte, DL Blando por supuesto, […] ¡en Vigo también están destacando muchos artistas!».

 

Si abriésemos tu cuenta de Spotify ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

Wanna Dee: «Lo que encontraríais ahora mismo sería esto tal cual: Kokoroko, Daft Punk, Masego, Khaled, Hidden Jayeem y Cruz Cafuné; todo bastante desparejado [risas]… si profundizamos más [encontramos] La Oreja de Van Gogh, Teo, Doja Cat y Col3trane».

 

  noticias