• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

TRANSILVANIANS: «SOMOS UNOS AMANTES DE ESTOS RITMOS Y SEGUIDORES DE LA CULTURA JAMAICANA»

TRANSILVANIANS: «SOMOS UNOS AMANTES DE ESTOS RITMOS Y SEGUIDORES DE LA CULTURA JAMAICANA»
18 JANUARY 2021

Ellos son siete, sus años en el escenario suman casi 20 y su discografía recoge varios largos, EPs, singles y hasta un doble LP con, nada más y nada menos que, Roy Ellis, leyenda de la música jamaicana. Partiendo de géneros de dispares procedencias, las influencias de todos y cada uno de los miembros de Transilvanians confluyen en una pasión por la música negra de raíz, el western, la ciencia ficción o el género de terror.

Sus directos son eléctricos y explosivos a partes iguales, cargados de rocksteady, groovy soul, horror reggae, dub, R&B jamaicano o funk marciano que reparten por toda la geografía estatal e incluso internacional. Con algo de retraso —por causa de fuerza mayor que empieza por R y termina en Oy Ellis— el grupo vigués lanza su esperado nuevo disco, Soulful Space (Liquidator Music, 2020), colección de 11 temas (ocho composiciones propias y tres versiones) grabadas por Javi Vicalo en en The Dub Yard (Vigo) y producidas por Kino L-Cobra.

 

 

Hace casi veinte años de vuestra creación, casi dos décadas compartiendo escenario y estudio; echando la vista atrás, ¿cuál fue el germen de Transilvanians?

Kino L-Cobra: «El germen de Transilvanians fueron dos bandas. Por un lado Dr. Cotomondongo, banda de ska revival y 2 Tone de donde procedían Javier Soto y Tino López (guitarrista y bajista respectivamente) y, por otro, Trapalleitors con Xabi y Kino (teclista y baterista), que veníamos haciendo esta música en una onda más clásica desde finales de los 90. Poco a poco, se fue completando la primera formación y, hasta el día de hoy, ¡pasaron por Transilvanians más de 40 músicos y músicas!».

 

Vuestra propuesta está dedicada a la música de origen jamaicano, cadencia caribeña en esta tierra nuestra donde las palmeras tropicales brillan por su ausencia. ¿Por qué este estilo, tan poco común por aquí, a pesar de su innegable huella en otros géneros?

Kino: «Ante todo somos unos amantes de estos ritmos y seguidores de la cultura jamaicana desde hace muchísimos años, por lo que fue muy natural hacer una banda de estas características. A base de años de ensayos y conciertos, creemos que le hemos pillado un poco de estilo a lo de los ritmos sincopados».

 

 

Siendo tantos componentes habrá influencias de lo más variadas, rocksteady y ska sesentero, R&B, surf, soul… ¿de qué manera confluyen hasta alcanzar vuestro «horror reggae»?

Kino: «Ciertamente es así. Partimos de la base de hacer música oldies jamaicana que abarca la edad de oro, desde principios de los 60 con el ska y R&B jamaicano, pasando por el rocksteady, hasta el early reggae, pero con muchísimas influencias musicales como bien comentáis, y otras muchas como los cómics y antiguas películas de terror y ciencia ficción, género western, etc.».

 

El propio nombre del grupo, Transilvanians, como las letras y títulos de buena parte de vuestros temas remiten a películas de terror de serie B. ¿De dónde sale esa pasión por ese terrorífico universo como salido de los filmes de la Hammer, en esta ocasión muchas veces ambientados en Galicia?

Kino: «Cuando formaron la banda, Kino y Xabi (antiguo teclista) tenían muy clara la idea de mezclar esas dos pasiones —que podrían parecer en un principio muy antagónicas— ya que son muy seguidores de ese tipo de géneros y también de este tipo de música. Así nació el proyecto de Transilvanians y la etiqueta horror reggae».

 

 

Vuestra discografía viene envuelta en unas portadas ilustradas por Roberto Argüelles, que mezclan terror y humor a partes iguales con una estética muy coherente con lo que hablábamos antes. ¿Cómo surgió esa larga colaboración con él? ¿Es Argüelles una especie de octavo transilvanian?

Kino: «Roberto es un viejo amigo de nuestra ciudad del que admiramos mucho su trabajo, para nosotros es uno de los mejores ilustradores del país, y capta muy rápidamente las ideas que pasan por nuestra cabeza; es un gustazo y un lujazo poder trabajar con él y, desde luego, que es un Transilvano más… la familia transilvánica es familia numerosa!».

 

Vuestros ritmos conquistaron varios países de Europa, como Bélgica, Francia, Alemania, Holanda o Portugal… ¿cómo describiríais vuestra acogida al otro lado de nuestras fronteras?

Martin McFly: «Es increíble la experiencia de estar tocando a cientos o miles de kilómetros y que la gente se acerque a los conciertos, se implique tanto y nos muestre ese cariño por la banda y por la música que hacemos; es una “ Sweet Sensation”, como dice la canción».

Charly Doctor C Varela: «Pues, en general, nos dieron una acogida buena; a pesar de las diferencias lingüísticas, culturales, de costumbres, etc., la música fue capaz de romper cualquier barrera, y siempre nos hicieron sentir bien en todos los sitios».

 

 

Al hilo, ¿encontráis alguna diferencia o similitud destacable en el público que acude a vuestros conciertos entre aquí y allí?

Martin: «A pesar de que en los viajes encuentras gente de culturas muy diversas, con otras lenguas y, aparentemente, otras inquietudes, la realidad cuando estamos hablando de la relación con la música no es esa. Tenemos un público maravilloso, muy fiel y que ama la música jamaicana tanto como nosotros, lo que nos hace sentir la misma emoción y conexión con ellos en los conciertos».

Charly: «En la mayoría de los casos el público tiene un nexo común que es el gusto por la música jamaicana; después, en cada caso es diferente y no soy capaz de identificar un “patrón”. No depende solo del país, sino del ambiente habitual y particular de cada ciudad, sala de conciertos, etc.».

 

Soléis mezclar repertorio original con versiones. ¿Cómo seleccionáis los temas a versionar y como es el proceso de adaptarlas a vuestro sonido?

Kino: «Comenzamos haciendo íntegramente nuestro repertorio de versiones, es la mejor manera de aprender el lenguaje para tocar y componer esta música, empezamos tirando de clásicos y también buscando temas más raros que se adaptaran a nosotros; en Jamaica hay una gran tradición de mezclar el cine y la literatura, de terror y otros géneros, con la música, así que tuvimos un buen filón de dónde tirar y aprender. Con el paso del tiempo, como no podría ser menos, fuimos quitando o cambiando versiones e incluyendo temas propios, y algunos de ellos fueron convirtiéndose en “clásicos” en nuestros directos.

Aparte son las adaptaciones de canciones de otros estilos; muchas veces surgen espontáneamente, escuchando un tema punk o un bolero, lo imaginamos en nuestro rollo, y si suena bien en la cabeza no suele fallar una vez interpretado».

 

 

En cuanto a los temas originales, a la hora de componer, ¿quién o qué inspira a Transilvanians?

Kino: «Por poner solo unos ejemplos: desde The Skatalites, Desmond Dekker, Derrick Harriott, The Upsetters, pasando por The Meters, The JB’s, Link Wray, Skull Snaps, el licor café, los clásicos de terror de la Universal y la Hammer, King Horror, Roy Ellis, la cerveza…».

 

Despedíais el 2020 con Soulful Space (Liquidator Music, 2020), después de varios años de silencio discográfico. ¿Teníais ya el lanzamiento pensado o fueron los largos meses de confinamiento los que hicieron que os «lanzarais»? ¿Cómo afectó (y suponemos afecta aún) esta situación de pandemia a la producción y lanzamiento del disco?

Kino: «Sí, empezamos a trabajar en la preproducción de Soulful Space en 2017, ensayos, maquetas de los temas… Entramos en el estudio The Dub Yard en 2018 con la idea de grabar dos discos, uno que saliera en 2019, coincidiendo con nuestro 15 aniversario, y otro en 2020. Finalmente se cruzó de por medio la gran oportunidad de grabar como banda de estudio el nuevo disco de Roy Ellis y dedicamos toda nuestra energía y tiempo en prepararlo bien. El resultado fue el doble LP Almighty Ska (Liquidator Music, 2019), por lo que se retrasó un poco nuestra criaturita.

En 2020 aprovechamos para finalizar algún fleco que quedaba en el estudio, trabajar mucho en la producción y finalmente seleccionar 11 temas de las 19 bases que grabamos en un principio».

 

 

El LP recoge 3 versiones muy dispares y 8 composiciones propias, ¿cómo fue el proceso creativo de composición y arreglo?

Kino: «Dos de las versiones ya las tocábamos en directo desde hace tiempo; la otra, un día se me pasó por la cabeza en clave ska, ya que es un tema que me encanta desde siempre ¡y al final funcionó! Como comentaba anteriormente, todo el proceso duró finalmente 3 años… con un disco doble de por medio».

 

Entre esos 11 temas escuchamos dos colaboraciones, “The Power Of Rocksteady” junto a High Paw y “Is Anybody There?” con Rubén López. ¿Qué buscábais con estas colaboraciones? ¿Cómo fue a trabajar con ellos?

Kino: «El resultado creemos que es espectacular. Se trata de un trabajo entre familia, por lo que fue muy fácil colaborar con estos dos buenos amigos que tienen un talento y una generosidad enorme.

Con High Paw trabajamos directamente desde el estudio, y Rubén grabó desde Barcelona, donde reside».

 

 

Además del formato digital, seguís apostando por el vinilo con unas ediciones físicas muy cuidadas. ¿Por qué esa apuesta? ¿Notáis esa resurrección del vinilo de la que todo el mundo habla?

Kino: «El vinilo nunca murió, pero sí que es cierto que está en un muy buen momento y hasta parece que un poco de moda.

Algunos de nosotros nunca dejamos de consumir discos de vinilo, y en este proyecto siempre tuvimos claro que queríamos cuidar esos detalles. Empezando por los instrumentos y equipos de época, intentar grabar en todo lo posible en analógico y editar en vinilo, claro, no podría ser menos, ya que hacemos música tradicional, e intentamos hacerlo como se hacía originalmente. Además, no es comparable a cualquier otro formato en calidad de son, presentación, etc. Only vinyl».

 

Otra de vuestras facetas es girar como banda de directo de nombres consagrados de la música jamaicana como Roy Ellis (a quién también escuchamos en algunos de vuestros temas), Winston Harrison o Roy Panton y Yvonne Harrison. ¿Cómo es compartir escenario con estos «monstruos»?

Javi Vicalo: «Para mí es una experiencia incomparable tener el honor de actuar con semejantes artistazos. En el caso de Roy Ellis, recuerdo un bolo que hicimos en Francia como uno de los mejores de mi vida».

Martin: «Un sueño poder compartir escenario con artistas que admiras y que siempre estuvieron en la banda sonora de tu vida; además, es una experiencia que enriquece mucho tanto a nivel personal como profesional. El trato tan próximo y la calidad humana es una oportunidad de aprender lecciones de vida de estos maestros».

Charly: «Para mí tocar, grabar y convivir con artistas que escucho desde hace muchos años es hacer realidad un sueño, pero más allá de disfrutar de ese hecho, supone un reto que exige estar a la altura, lo que te hace crecer como músico y aprender de la experiencia que tienen dentro y fuera del escenario».

Kino: «Compartir viajes por toda Europa, escenario, grabaciones y demás vivencias con varios de los pioneros e ídolos juveniles ¡para mí es un sueño cumplido! Además de ser altamente enriquecedor en todos los sentidos. Todos ellos, además de ser grandísimos artistas, son mejores personas; por ejemplo, con Roy Ellis existe una relación fluida, casi semanalmente hablamos, nos une una gran amistad después de todos estos años de andanzas».

Iago Ramilo: «Poder compartir escenario con Roy Ellis, en mi caso, fue algo increíble, tener a una persona de su edad y trayectoria a tu lado repartiendo energía y carisma de una manera tan potente y sincera es algo que no había vivido hasta el momento. Es muy contagioso, no puedes evitar embriagarte de su onda ¡es algo magnífico!».

 

 

Si tuvieseis al mismísimo Conde Drácula encima de las tablas, ¿qué canción le invitaríais a cantar?

Martin: «Pues yo le invitaría a cantar “Vampire Lover”, un tema con la antigua formación que da nombre al primer disco, que pude comprar nada más llegar a Vigo, en la Honky Tonk… ¡ya hace años!».

Javi Vicalo: «“Hallelujah” de Leonard Cohen».

Kino: «Sin duda “Drácula Ye-Ye” de Andrés Pajares».

Iago: «“Into the Pyramid”, no vale para cantar, pero Drácula sería el mejor performer posible».


Charly: «“Sweet Sensation” de los Melodians».

 

Ya estamos en 2021, pero la vuelta a los escenarios de manera «regular» está siendo compleja aún con restricciones de aforo, mascarilla, protocolos… ¿Cómo lo estáis llevando? ¿Qué podremos esperar de un directo de Transilvanians?

Martin: «La situación inicial fue dramática; se sacrificó algo esencial como es la cultura cuando se está demostrando que se puede seguir haciendo de una manera segura, cumpliendo las medidas. Nuestro último concierto fue el del XV aniversario de la banda, una noche mágica en Vigo arriba y abajo del escenario, estrenando nuevos temas y con la reunión de la antigua formación. Pasar de ese cóctel de emociones a un 2020 sin poder juntarnos y tocar fue duro. La salida de nuestro último trabajo Soulful Space nos dio una inyección de fuerzas e ilusión por poder presentarlo como se merece cuando sea posible».

Javi: «Somos una banda dedicada la música de baile y, personalmente, no concibo un bolo de Transilvanians sentado y con tapabocas.

Charly: «Pues no tocamos nada en 2020… y esperemos que 2021 no se quede en blanco. Yo echo mucho de menos tanto tocar como ver conciertos, por lo menos sin estar sentados y con máscara, pero habrá que tener paciencia y seguir con la ilusión de que volveremos».

Iago: «Pues se lleva bastante mal, nos falta ese entorno natural para nosotros que son los escenarios donde podemos SER; estamos como atrapados en un zoo donde solo se nos puede observar a través de un cristal. Creo que, en directo, lo que se puede esperar de nosotros es un bueno rollo que lo flipas ¡y muchas ganas de hacer moverse al público!».

 

 

En la actualidad, ¿qué artista el grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Martin: «Recomendaría prestar atención a la escena reggae y ska gallega. Hay muy buenas bandas, muchas de ellas amigas, trabajando duro por la cultura en nuestra lengua».

Iago: «Personalmente yo ahora mismo estoy a tope con gente como Aliboria o Tanxugueiras, grupos (de chicas, principalmente) que innovan dentro de la música de raíz que van a dar mucho que hablar».

Charly: «Caldo, trío formado no hace mucho tiempo. Muy recomendables, ya acumulan varios premios y reconocimientos; hacen una mezcla de tradicional, irlandés, etc., muy original, y donde que toca nuestro antiguo miembro Pedro Fariñas».

Kino: «Yo me decanto por Dandy Fever».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

Martin: «En el mío hay mucho espacio para la música, tanto gallega como de otros lugares; podrías encontrar bandas de ska, rocksteady, reggae, punk, rock, jazz, música latina…».

Javi: «Mucho reggae, dub y bastante neo soul».

Kino: «No tengo cuenta en Spotify ¡en mi casa es solo en vinilo! Mucho reggae, northern soul, motown, punk rock, power pop, boogaloo, glam rock…».

Charly: «Sinceramente, y sin vergüenza, debo decir que no tengo Spotify… pero si lo tuviese, y basándome en el que pongo en YouTube, habría música jamaicana, exótica, mambo, salsa, italiana, portuguesa, rumba africana, algo de punk… y habría registrada alguna escucha también de m* rda ultracomercial… ¡solo porque hay que conocer el enemigo, eh!».

Iago: «Escucharíais música de raíz, samba, Tame Impala, Rodrigo Cuevas o metal ¡como pequeño resumen!».

  noticias