• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

CLOACA:«LOS INFRASERES CON LOS QUE COHABITAMOS SON UNA FUENTE DE INSPIRACIÓN INAGOTABLE»

CLOACA:«LOS INFRASERES CON LOS QUE COHABITAMOS SON UNA FUENTE DE INSPIRACIÓN INAGOTABLE»
5 APRIL 2021

Cantan a cavernícolas, cerebros anormales, huir, escupir, querer, chicles, beber, olvidar… Bento Carroña (voz, guitarra) y Rata Ray (batería, coros) son Cloaca, el dúo «más infame» de garage punk de las alcantarillas coruñesas. Sus trallazos están cargados de energía y poderío instrumental, píldoras viscerales de rock ’n’ roll, riffs demoledores y baterías potentes; ellos, adoradores del fuzz y la lisergia más venenosa del revival garagero de los 80, son los autores de tenebrosas y directas grageas de sonido compacto que van directas al cerebro y terminan por mover el esqueleto al ritmo más primitivo.

Sus descargas eléctricas debutaron en 2018, con un EP homónimo, y vuelven ahora en su puesta de largo, Vertido Tóxico (2020), una colección de enérgicos, inquietantes y melódicos temas que sucumbirán al oyente desde la primera nota, diez cortes primitivos y crudos «como la realidad que nos tocó vivir en este pandémico año».

 

 

Bento Carroña (guitarra, voz) y Rata Ray (batería, coros), presentáis una imagen canalla e informal, sin embargo, lo que os llevó a juntaros fue la voluntad de crear un proyecto estable. ¿Cómo se produce la decisión de construir esta Cloaca? ¿Fue una «cita a ciegas» o ya os conocíais?

Rata Ray: «¡No fue cita a ciegas [risas]! Ya nos conocíamos de los bares y nos veníamos cruzando con otros proyectos en los que estábamos. Cierto es que, cuando nos juntamos para tocar por primera vez, era más con la intención de acompañarlo al bajo en su proyecto en solitario, pero nos pudieron las ganas que teníamos de hacer el cafre y acabamos montando una historia nueva [risas]».

 

Vuestra reunión como dúo no se produce hasta hace pocos años. Digamos que existe un exclusivo «a. C.» (antes de Cloaca). Musicalmente hablando, ¿cuáles son vuestros antecedentes «delictivos»?

Bento Carroña: «Ambos venimos de estar con diferentes proyectos de ámbito más o menos local. Yo tengo un recorrido dispar, que me fue llevando desde proyectos en solitario como Bento Veloso a bandas como Bento y Los Trinches, o a colaborar con Quintas Canella y diferentes formaciones de la escena local».

Ray: «Yo estuve siempre por la trastienda del rock ’n’ roll, trasteando por los locales de ensayo y editando y produciendo discos con Freeky Dicky Records o participando en bandas locales como Harakiri».

 

 

Ramones, Dead Moon, The Cramps... son, en general, algunas de vuestras influencias, ¿hay alguna más en particular que pueda resultarnos sorprendente? Habladnos un poco de ellas.

Bento: «Sorprendente no creo, no estamos inventando nada nuevo y lo que hacemos puede sonar a muchas cosas que ya están hechas en el mundo del rock ’n’ roll. Nuestras referencias están en la escena garage de los 60 y sus posteriores revivals, el punk de los 70, 80… no pretendemos sonar a nadie en concreto cuando componemos canciones, pero muchas nos suenan a alguien una vez hechas, así como a veces alguna resuenan a los Ramones o The Cramps, otras nos pueden recordar al Stooges, Fuzztones...

Las referencias van apareciendo a posteriori, pues todo eso que nos gusta acaba aflorando nos nuestros temas y, muchas veces, esas referencias las van encontrando otros con más facilidad que nosotros; así, muchas veces nos dicen que tenemos cosas que recordar a Parálisis Permanente e incluso a Morricone. Son cosas que siempre se perciben más fácilmente desde fuera que desde dentro».

 

Algunos dicen punk, otros rock que si garage-surf-fuzz, rock ‘n’ roll cavernícola... ¡los marcos de la finca de Cloaca parece que se están moviendo! ¿Os encuadraríais en alguno de estos géneros o preferís coger unos metros de cada parcela?

Bento: «¡Necesitaríamos coger unos metros de cada parcela! Encuadrar lo que hace una banda es una necesidad más del resto que de la propia banda. Si decimos que hacemos garage mentiríamos, con el surf lo mismo. Si decimos que hacemos punk, limitaríamos bastante el concepto de lo que hacemos… y la realidad es que tocamos todos esos palos. Lo único que tenemos claro en medio de todo eso es que el fuzz manda y lo demás está a su servicio.

Ray: «Con el tema de etiquetar lo que haces pasa como con lo de las referencias musicales, es una necesidad más de los otros que de ti mismo».

 

 

En 2018 debutáis con un EP, homónimo, un escupitajo de cuatro canciones de garage crudo primitivo vestido con la elegancia del revival ochentero. ¿Qué os hizo salir del escenario subterráneo a la tierra de la publicación «profesional»?

Ray: «Para cualquier banda tener algo grabado es una necesidad promocional que tienes que cubrir antes o después si quieres moverte a tocar; en nuestro caso, la oportunidad se presentó un poco por casualidad.

La grabación de ese EP fue bastante apurada y rudimentaria en medios. Víctor Juncal, un amigo, estaba montando un home studio y aprendiendo a grabar, y nos prestamos como cobayas suyas para el experimento. En un principio, nuestra intención no era editar físicamente el EP, pero a Rafa y Josefina, de Sweet Grooves Records, les gustó al escucharlo y se ofrecieron a colaborar en una posible edición. En cierto modo, su disposición nos convenció de que teníamos algo editable entre manos, así que desde Freeky Dicky Records decidimos darle para adelante y sacamos una edición conjunta en vinilo de 7”».

 

A finales del pasado octubre lanzabais “Desfase”, un videoclip en el que podíamos intuir las profundidades que tenía la cloaca; muy intenso, una buena introducción a lo que estaba por venir. ¿Cómo nace la idea de hacer un videoclip tan (aparentemente) casero y, a su vez, tan destructivo? ¿Porque escogisteis “Desfase” como adelanto?

Ray: «Nosotros no teníamos muy claro qué tema del disco escoger como adelanto, nos gustaban varios, pero no teníamos claro cuál de ellos nos explicaba mejor. Así que nos desempataron los sellos que editaron el disco y, a decir verdad, fue una buena elección, ¡tiene uno sonido increíble!

En cuanto al videoclip, estábamos en un momento pandémico en el que las opciones para grabar cosas por ahí estaban bastante limitadas, por lo que decidimos hacer una grabación principalmente en casa y nosotros solos; Alejandro Mariño, el director, hizo un trabajo excelente con las limitaciones que le planteamos».

 

 

Ya en diciembre, subíais la apuesta y lanzabais vuestro nuevo trabajo, Vertido Tóxico LP (Freeky Dicky Records/Sweet Grooves Records/La Familia Revolución, 2020). Compuesto por diez trallazos que dan un paso más cuanto a la producción y al sonido. ¿Qué píldora se esconde detrás de esta mutación respecto al primer EP?

Bento: «Después de la experiencia con nuestro primer EP, que fue una grabación muy precaria y apurada, teníamos claro que el siguiente que grabásemos queríamos hacerlo poniendo los mejores medios que nos pudiésemos permitir, la disposición de lo mejor que fuésemos capaces de hacer entre los dos.

Durante un tiempo nos centramos en tocar en directo e ir construyendo así un repertorio del que, de manera natural, iban saliendo temas que nos gustaría grabar. Y sin prisa, fuimos madurándolo hasta que surgió la oferta de editarlo por parte de La Familia Revolución; entonces pusimos la maquinaria en marcha como pudimos en medio de la pandemia, que ya nos cogió en ese momento. Aprovechamos para ensalzar la valentía de los sellos que se aventuraron así con nosotros en este contexto».

 

 

 

Ahora, con los dos en la mano y después de dos años, ¿cuál diríais que son las diferencias, o similitudes, entre ambos?

Ray: «La principal diferencia que creo que hay está entre esa urgencia y precariedad con la que encaramos el EP, y el cuidado que quisimos tener con la grabación del LP. La diferencia a nivel de producción y sonido entre ambos es evidente, queríamos explotar lo máximo que pudiésemos el sonido que podemos sacar entre los dos y lo conseguimos, sin desmerecer el sonido del EP que, siendo rudo, me encanta. Quizás Vertido Tóxico sea más oscuro que el EP anterior, pero por algún lado se tenía que notar el contexto en el que lo preparamos y grabamos».

 

 

Una parte importante de vuestra música está en las letras, donde se encuentra muy presente el humor, incluso con tintes de color negro. ¿Cuál de los dos es el encargado de escribir las letras y dónde busca la inspiración?

Bento: «De las letras me encargo principalmente yo y la inspiración no hace falta buscarla lejos; está en todas partes en este mundo de decadencia humana que nos rodea, en los cómics y cine de serie B... los infraseres con los que cohabitamos son una fuente de inspiración inagotable».

 

De la grabación y de la producción se encargaron Fernando Mejuto y Gabriel Suárez en La Cortina Roja (A Coruña). ¿Cómo llegáis hasta ellos y cómo fue la experiencia de grabar en La Cortina?

Ray: «Yo conocía el estudio de ensayar allí un tiempo con un grupo de colegas y me encanta la sala de grabación que tiene; suena increíble para tocar a altísimos volúmenes y donde más cómodo toqué la batera nunca. El equipo que lo lleva son una gente de lo mejor y con trabajos magníficos, sacando sonido a bandas que no son el cuarteto estándar de rock. Entre una cosa y otra, la elección fue fácil y todo un acierto, fue un placer grabar con ellos y el resultado fue muy bueno».

 

Leemos que “No puedo ver el sol” se quedó fuera del largo en el tiempo de descuento, un tema que abre con: «hace mucho tiempo que no salgo»… en tiempos de pandemia, nos arriesgaríamos a decir que fue una oportunidad perdida, ¿o no?

Bento: «Se quedó fuera para meter dentro “Pon otra, por favor", que compusimos esos días previos y nos apetecía grabar en caliente, recién hecha. También nos parece un homenaje apropiado a los bares y a los polis de balcón en estos tiempos [risas]. Nos gustaría grabarla, la verdad… ¡le tocará!».

 

 

  

 

Bento, además de darle a las cuerdas de la guitarra, eres ilustrador, de hecho la ilustración y diseño de ambos trabajos es obra tuya. ¿Cómo es trasladar ese rock ‘n’ roll cavernícola y visceral al papel? ¿Qué significa para ti que tu banda se presente con tu arte?

Bento: «Para mí es un ejercicio natural. Todas las artes se retroalimentan, todas las formas expresivas conviven en un mismo universo imaginario, que se expresa de cualquier forma. El hecho de poder encargarme de la parte gráfica de nuestros discos aporta coherencia al trabajo, de este modo lleva un poco más de nosotros y nuestro universo arropando al aspecto musical. ¡Es un aliciente!».

 

Y, hablando de actividades paralelas, Ray, tú llevas Freeky Dicky, una de las discográficas, junto con Sweet Grooves y La Familia Revolución, que lleva la edición y distribución del largo. ¿Cómo se ven las cosas desde la otra cara de la moneda?

Ray: «En Freeky Dicky Records siempre vemos las cosas desde la perspectiva de las bandas, tenemos más mentalidad de banda o fan que de empresarios de la música; por eso las dos caras de la moneda son un poco a misma.

Nos gusta editar bandas con las que podemos hacer un trabajo conjunto y mirar las cosas desde el mismo lado; en este caso, la oportunidad de poder hacerlo así fue inmejorable. Nuestro objetivo es el mismo que el de las bandas: editar discos para ayudarlas a salir a tocar, que las bandas toquen y los discos se muevan. Para pequeñas bandas, tener un trabajo editado muchas veces es demasiado costoso y nosotros intentamos ayudar por ahí y por buscarle salida y utilidad al trabajo editado.

Al final, se trata de unificar esfuerzos y de que unos se ocupen de una parte para que los otros se puedan ocupar de la otra, que es tocar, componer... Comenzamos por el dolor de ver buenas grabaciones, de buenas bandas, en peligro de no ser editadas nunca».

 

Además de Bandcamp y Spotify, ambos trabajos están disponibles en vinilo negro de 7” y 12”, de edición limitada. En un contexto de consumo digital al alza, ¿por qué seguir apostando por el formato físico?

Bento: «Creemos que el vinilo es la forma de tratar un disco como se merece, es algo que tenemos claro. Coger un disco en la mano, ponerlo en el plato, disfrutar de sus gráficas, la textura del sonido… Hay cosas que el streaming nos quita a la hora de disfrutar de un disco».

Ray: «Ya no se trata de apostar por el formato físico, sino de apostar por el vinilo en concreto. Nunca vas a heredar un CD, pero una colección de vinilos… Yo sigo escuchando ediciones originales de los Beatles de mi padre con las que jugaba al frisbee con el perro de niño, ¡haz eso con un CD!

Además, sentimos que la forma que el consumo digital está adoptando a través de plataformas como Spotify no es positiva para la música; estamos ante un proceso de uberización del mercado musical que no nos gusta alimentar. Un disco no existe si no lo puedes tener en las manos, el resto son contenidos generados para negocio de plataformas, al lado de las cuales la SGAE es una ONG, son el cáncer que va a matar a la música.

La distribución digital es un engaño para que los músicos cedan su música para que las plataformas tengan contenidos disponibles y que sus usuarios paguen sus cuotas para ser repartidas entre solo unos pocos aportadores de contenidos… ¡lo que se llama “matar al artista”! De hecho, estamos aún con el debate desde diciembre de subir algo del nuevo LP a Spotify o mandarlo al carajo».

 

 

Hace poco dabais una entrevista transoceánica, con un locutor mexicano (Abel Huerta) para su podcast Vallis Mortem, y él se declaraba seguidor de Cloaca. ¿Tenéis muchos fans fuera de Galicia? ¿Os gustaría tener alguna experiencia más lejos de nuestras tierras?

Ray: «Por supuesto que nos gustaría salir más a tocar fuera y lo hacemos a la mínima ocasión que se nos presenta; nuestro objetivo es poder salir a tocar todo lo que podamos. Cuando más aprendemos acerca de lo que estamos haciendo es cuando lo mostramos fuera de casa y a quién no nos conoce.

Y sí, poco a poco vamos haciendo una pequeña parroquia por donde pasamos. Donde más escuchas tuvimos el año pasado fuera de España fue en Australia, y en México parece que estamos despertando un cierto interés. Nosotros encantados, pues nos gusta mucho la escena de rock ’n’ roll mexicana e ir a tocar por allí nos haría mucha ilusión; para mí, dar un bolo en el Foro Alicia en DF sería cómo cerrar el Funtastic Drácula Festival.

¡Aprovechamos para mandar un saludo a Abel y a la parroquia mexicana!».

 

La clásica de «el punk está muerto»... ¿creéis que puede ser cierta o no? ¿Cómo veis el futuro de este género musical?

Bento: «El punk está muy vivo. El punk como forma de hacer las cosas está muy presente en muchas bandas que incluso no hacen lo que propiamente se podría entender como punk. Nosotros mismos creo que no hacemos punk al uso, ¡pero somos muy punkis!

En España hay zonas donde hay una escena de bandas de punk bastante potente, y aquí en Galicia mismo hay una buena escena. ¡No creo que esté muerto!».

 

 

Bento y Ray, en el escenario de Cloaca solo estáis vosotros dos. ¿Es esto un inconveniente para vosotros? ¿Cómo os arregláis para armar tremendo jaleo en los conciertos?

Ray: «¡Nos arreglamos a base de no tener compasión con las pocas piezas con las que jugamos! El margen que no tenemos para florituras lo cogemos para dar cera, aplicamos la máxima de “menos es más” hasta donde podemos dar. ¡El único inconveniente de ser solo dos es no tener más manos para cargar y descargar [risas]!

Estamos muy cómodos los dos solos a la hora de tocar y, sobre todo, a la hora de organizarnos. Nos gusta el sonido que conseguimos sacar entre los dos y por ahora seguimos explorando por esa vía».

 

Vuestros conciertos son muy movidos, vivís una especie de simbiosis con el público. ¿Cómo veis el tema de tener que tocar para un público sentado durante todo el concierto o, incluso, detrás de una pantalla?

Bento: «Lo vemos con amargura… así no hay manera de hacer lo que nosotros hacemos».

Ray: «Y en pantalla, streaming o como queráis llamarle, no es un concierto; llamadle de otra forma, pero concierto no».

 

  

La vuelta a los escenarios de manera «regular» está siendo compleja aún con restricciones de aforo, mascarilla, protocolos… sabiendo cómo sois y lo que os gusta armar una buena fiesta en el escenario, estamos seguros de que estáis como locos por volver a las salas. ¿Consideráis que este parón os desgastó? ¿Será el regreso uno «reinicio»?

Bento: «Este parón está desgastándonos la moral a todos (bandas, salas, promotores, técnicos, etc.), pero cuando podamos volver a estar en una sala pudiendo disfrutar de conciertos sin protocolos sanitarios… ¡vamos a salir como animales salvajes de una jaula! ¡Todos!».

 

 

Así entre nosotros, ¿están llegando nuevos vertidos a la Cloaca? ¿Tenéis algún nuevo proyecto en marcha?

Ray: «En este momento nos está pesando no poder presentar en directo este nuevo disco, y nuestro objetivo principal es volver a los directos. Por encima de todo lo que queremos es poder presentar los temas del nuevo disco en directo, y probar en el escenario lo que aprendimos grabando. Llevamos mucho tiempo ya sin poder tocar; es verdad que lo aprovechamos para poder centrarnos en el disco, pero lo que ahora toca es tocar».

Bento: «Nuevo material estamos haciendo continuamente, somos bastante productivos a la hora de hacer temas y, realmente, no paramos nunca. Pero como dice Ray, ahora es momento de centrarse en volver a los directos, que son el sentido de todo esto».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Ray: «Galicia es una tierra de músicos, y artistas en general. ¡Son muchos los que deberíamos conocer todos! Pero si tenemos que nombraros alguno, por cercanía y cariño os decimos que no dejéis de atender a los Wavy Gravies o The Blind Crows. ¡Directos energético-festivos de los que nos hacen mucha falta a todos! Y The Manueles sacaron un disco de surf, sublime, recientemente. Igual que Moura aquí en A Coruña, otro discazo. Como decía, es tierra de no finalizar nunca…».

 

Si abriésemos vuestra cuenta personal de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

Cloaca: «Ninguno de los dos usamos Spotify a título personal realmente… creamos una cuenta para subir el EP en su momento y no volvimos a entrar en ella. Preferimos plataformas como Bandcamp para escuchar discos en streaming».

 

  noticias