• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

ARANTXA PÉREZ: «MI MÚSICA NACE DESDE ESA FORMA APASIONADA QUE TENGO DE HACER LAS COSAS»

ARANTXA PÉREZ: «MI MÚSICA NACE DESDE ESA FORMA APASIONADA QUE TENGO DE HACER LAS COSAS»
9 OCTOBER 2023

Algunos artistas son descubren en karaokes, otros en concursos musicales... y otros en festivales de fin de curso. A principios de los 90, Arantxa Pérez se subía a un escenario por primera vez; varios años (y concursos) después, la cantautora de Catoira pasó de versionar clásicos a componer sus propias canciones acompañada de su guitarra, que aprendió a tocar de forma autodidacta.

Melodías pop con ritmos más delicados tiñen una voz que canta al amor, y todo lo que este supone, como base universal de la vida. Sus composiciones cargadas de romanticismo llenan ya tres discos; Del cielo a Marte (2023) es el más reciente, publicado el 15 de septiembre tras varios meses de espera y adelantos. Con este álbum, Arantxa Pérez despega y alza el vuelo hacia un destino donde encontrará «todo aquello que le hace sentir y dar valor y sentido a su vida, aunque le rompa el corazón».

 

 

Fotos @ Adriana Pérez

 

Un festival de fin de curso fue tu primer escenario, al que subiste por casualidad cuando una profesora descubrió tu talento a finales de la década de los noventa. Pero ¿cómo esta casualidad se tornó en carrera?

Arantxa Pérez: «Fue como descubrirme a mí misma, más allá de “lo que hay que hacer” cuando eres niño y estás en esa etapa de la vida en que la formación académica es lo primordial. Ese evento marcó para mí la dirección de cuáles iban a ser mis pasos a partir de ahí y, como por inercia y de manera natural, ya estaba en el camino de la música».

 

Fuiste parte de varias orquestas de verbena como Triunfo, Limón, Metrópolis o Passarela. ¿Qué supuso para ti esta experiencia, tanto profesional como personalmente?

Arantxa: «Quizás fue la forma de hacer lo que tanto quería, cantar. En Galicia, con todo el contexto de la verbena había muchas oportunidades y se hacía muy fácil introducirse, pero luego, una vez dentro, sentí desde el primer momento que no era el contexto más apropiado para mí y no encontraba la manera de desarrollarme artísticamente.

Cada vez encajaba menos en todo el entorno, así que tras varios años y formaciones decidí desvincularme totalmente de la verbena».

 

¿Cómo describiría Arantxa Pérez su música?

Arantxa: «Yo siento que mi música es “verdad” en todo el sentido de la palabra, porque nace desde esa forma apasionada que tengo de hacer las cosas, donde antepongo siempre mi presente; todo lo mejor que puedo dar en este preciso momento.

Si bien entiendo que puedo no estar al nivel profesional que me gustaría, siempre lo abrazo como parte del proceso. Nunca me permito vivir o desear otro momento distinto al actual; creo que es la única manera de fluir, crecer, a la vez que mostramos nuestro lado más genuino, más brillante».

 

Musicalmente hablando, ¿tienes algún referente al que admires particularmente?

Arantxa: «En términos de referencias, más que a artistas en concreto, me traslado a mi infancia; a la música con la que crecí y que me apasionaba y llamaba mi atención a la vez.

Mi madre, de entre las pocas cintas originales que teníamos en casa, escuchaba a Dyango, Roberto Carlos, Julio Iglesias, Sandro Giacobbe... y siendo niña y no pudiendo entrar en la piel del mensaje que podía haber en esas canciones, me emocionaba muchísimo y hacía un drama [risas]. Desde entonces me quedé “atrapada” en ese estilo de música nostálgica y romántica, que evoca un sentimiento y toca la emoción».

 

 

 

 

 

Debutas discográficamente con Hay tanto camino por andar (2017) que, realmente, había nacido como maqueta. ¿Cómo llega a convertirse en un largo de diez canciones?

Arantxa: «Al poco de empezar a tocar la guitarra de manera autodidacta, ese modo que tengo de existir no viendo las limitaciones me hizo pensar en la posibilidad de escribir canciones.

Así que una mañana, nada más levantarme de la cama, escribí una canción con los cuatro acordes que sabía. Fue como abrir una puerta a una nueva vida y en la rutina de mis días escribir canciones se convirtió en una necesidad; no podía parar. Es en ese no parar, esa fuerza incontrolada y desmedida de querer algo, que buscas la forma de hacerlo posible hasta en lo imposible».

 

Con un título que parece abrir las puertas a la esperanza, las canciones de este álbum afirman, y confirman, que «donde alcanzan los sueños, no llegan las limitaciones». ¿Fue este sentimiento la única fuente de inspiración?

Arantxa: «Totalmente. Como comentaba anteriormente, esta frase me acompañará siempre porque define a la perfección la razón de todos mis logros hasta el momento».

 

Fotos @ Adriana Pérez

 

“Tú VS Yo” era uno de los sencillos presentación de Hay tanto camino por andar, que presentabas acompañado de un videoclip rodado en el antiguo Hospital General de Santiago de Compostela. ¿Por qué escoger esta localización en concreto para representar el duelo emocional que transmite la canción?

Arantxa: «¡Otra de mis locuras! Este disco fue un sueño hecho realidad y, una vez que ya lo tenía, durante los siguientes pasos soñaba con hacer un vídeo a la altura de mis emociones.

Esta canción era, además, de las favoritas del disco. Tenía muy claro en mi cabeza lo que quería expresar —esa ruina emocional a través del lugar escénico— y el hospital de Galeras era un lugar que me estremecía desde siempre. Así que, aun sabiendo que era muy ostentoso grabar allí, no dudé en dar los pasos necesarios para establecer el contacto y la vida me sorprendió en esta ocasión regalándome esta experiencia única».

 

 

Para el vídeo de “No hay remedio” contaste con un paisano tuyo: El Gato de Catoira, Sergio Álvarez, de aquella portero del Real Club Celta. ¿Cómo surgió este cameo y qué recuerdas de tal especial grabación?

Arantxa: «Al principio surgen estas ideas motivadas por el deseo de dar y hacer lo mejor por lo que tanto luchaste y, en este caso, estábamos hablando de mi primer disco, algo impensable para mí.

Dado que había una historia de amor muy definida en esta canción, pensé desde el primer momento en Sergio como protagonista. Además de amigo y catoirense, es una persona que me inspira y con la que comparto y admiro sus valores de constancia, superación, trabajo... Me pareció increíble que me acompañase y escribir junto a él estas líneas como parte de la historia de mi música y mi legado.

Todavía nos veo como a esos niños que crecieron juntos en el colegio, los dos del año 86, siempre a la par. Lo recuerdo a él junto a mi hermano jugando al fútbol y a mí cantando. De un modo u otro, estos recuerdos y vivencias nos definen y dan un sentido a nuestra existencia en este breve espacio de tiempo que nos toca como es la vida».

 

 

 

 

Un par de años más tarde llegaba A salvo (2019) y, con él, 16 nuevos cortes de pop romántico. ¿Cómo recuerdas la creación de este segundo disco?

Arantxa: «Fue una etapa muy intensa porque sumaba retos y metas que requerían y suponían todo mi tiempo, atención, esfuerzo y en momentos me sentí superada.

De pronto estaba haciendo un segundo disco con dos productores que admiraba infinito y con cuatro colaboraciones de artistas internacionales; lo hice como si fuera mi último disco. Trabajaba y hacía una vida por encima de mis posibilidades en cuanto a lo que mi mente y cuerpo podían dar de sí. Fue igual de duro que apasionante».

 

En este disco cuentas con varias colaboraciones y, así, escuchamos tu voz acompañada de varios artistas de América Latina —Pablo Dazán, Buena Fe, Parra y Guelo Deluxe— ¿cómo llegaste hasta ellos y que dirías que acercan (además de su voz) a las canciones?

Arantxa: «Son artistas que forman parte de mi lista de favoritos en Spotify, que admiro y con los que comparto la condición de artista independiente; algo que es de gran inspiración para mí por el trabajo tan profesional que están haciendo, con producciones de una calidad a la altura de los grandes de la industria, pero sin los recursos y posibilidades de esta.

Todos ellos, en mi opinión, son genuinos; tienen algo especial, ese matiz que marca la diferencia.

Lloré muchísimo haciendo estas colaboraciones. Fue de las cosas más bonitas y emocionantes que viví con la música y ocupa un lugar especial en mi corazón».

 

 

Y, ya que cruzamos el charco, es curioso cómo muchas de tus escuchas, y de tus seguidores, son de fuera de España. ¿Por qué crees que tu música tiene tanta acogida al otro lado de nuestras fronteras? Recordemos que una de las canciones de este álbum, “De una vez”, ¡se coló en la banda sonora de la película mexicana El mesero (Raúl Martínez, 2021)!

Arantxa: «Esto también me emociona especialmente, el hecho de que mi música tuviese una oportunidad en el ámbito audiovisual y en un país que quiero tanto como es México. No sé, a veces pienso que no existen respuestas certeras sobre los motivos que llevan a un artista a ser más o menos reconocido.

Pero en mi experiencia, lo que demuestra el público u oyente de Latinoamérica, en este caso, es que acogen la música de cualquier artista, con independencia de si es más o menos conocido o tienen más o menos seguidores. Es un público especial; si te quieren, lo hacen para siempre».

 

 

 

Acabas de presentar Del cielo a Marte (2023), tu nuevo (y tan esperado) disco después de tres años de intenso trabajo. ¿Cuál es la idea tras él y de qué manera llega este sueño a hacerse realidad?

Arantxa: «Este disco lo llevaba persiguiendo desde 2018. El sonido y contexto de esta producción era algo que me “obsesionaba” y, como apuesta arriesgada en cuanto a lo económico, tuvieron que pasar varios años para hacerlo realidad. El esfuerzo fue titánico.

La respuesta definitiva es que necesitaba escuchar mi música con este sonido».

 

 

En esta ocasión, el trabajo de producción corrió de la mano del italiano Bob Benozzo (Vanesa Martín, Cepeda, David DeMaría, India Martínez). ¿Cómo fue crear este álbum junto a él? ¡Porque dices que el disco es tanto tuyo como suyo!

Arantxa: «Fue muy emocionante... pero devastador. Al final, cuando estás tanto tiempo poniendo toda tu energía en una misma idea y proyecto, entras en un bucle que solo hace daño.

La pandemia tampoco favoreció avanzar como quisiéramos. El tiempo hoy en día es el peor enemigo para un artista, sobre todo en el momento actual de la música, que avanza a un ritmo frenético y todo se maneja con los hilos de la inmediatez. Todo el sistema se basa y se rige por el algoritmo, por lo tanto, no generar contenido es como no existir, y más cuando no tienes apoyo de plataformas, radio, prensa, etc.

El disco es de los dos porque fue tratado con mucha dedicación y cariño; desde la elección de los temas hasta el más mínimo detalle de arreglos, grabaciones y producción en general. ¡Hicimos un trabajo increíble juntos!».

 

Fotos @ Adriana Pérez

 

La decena de temas que recoge el largo dejan al descubierto emociones crudas, con letras que desnudan sentimientos que, a veces, hasta da miedo verbalizar. Al componer, ¿cuánto viene del corazón y cuánto de la cabeza?

Arantxa: «El corazón es fundamental en la vida. Yo soy de las que piensa como siente y nunca al revés.

Pero dentro de este sentir hay mucha imaginación. En este último disco especialmente hay bastantes “canción invento”, como le decía a Bob por algunas de ellas cuando se las enviaba. He escrito más acerca de un ideal de lo que me gustaría vivir o sentir que de cómo son los hechos en realidad.

Y, la verdad, es una de mis grandes frustraciones que con los años vas sabiendo. Pocas veces, por no decir casi nunca, las cosas son como a uno le gustaría; simplemente las cosas son como son».

 

 

¿Qué, o quién, inspira esas letras? ¿Qué intentas transmitir con ellas?

Arantxa: «Como decía, tengo bastante imaginación, definitivamente soy soñadora.

Más que intentar, es dejar fluir sentimientos o sensaciones de manera que alguien más pueda sentirse identificado; como una invitación a creer que en la vida podemos llegar a sentir emociones y vivir historias como las que escuchamos en una canción, vemos en una película, leemos en un libro... aunque todavía no las hayamos vivido.

Creo que cuando una persona se identifica o conecta con algo su vida mejora».

 

Fotos @ Adriana Pérez

 

¿Dirías, pues, que la música para ti es como una «tirita» a la hora de sanar emociones adversas?

Arantxa: «Sí, la música es mi manera más coherente de existir».

 

Uno de los adelantos del disco era “Mi Capitán”, que definías como «la canción más importante de mi vida y, a la vez, a más bonita y más triste». ¿Cómo afrontaste su composición?

Arantxa: «Inesperada totalmente, jamás pensé en escribir esta canción. Recuerdo perfectamente el día que pasó; era el 10 de abril de 2020, una tarde preciosa de sol. Hice una melodía con la guitarra y grabé la idea. Luego por la noche abrí el proyecto de grabación y escuchando los primeros acordes dije, exactamente, las que ahora son las primeras frases de la estrofa: “No entiendo solo se escuchan las alarmas de mis recuerdos, y me reclaman y por ti llaman, aunque no volverás...” y seguidamente dije también en alto: “Papá”.

Lloré, no podía ser... Cuando salí de mi home studio eran más de las 00:00 y en casa ya dormían. Le envié la canción a una de esas personas con las que compartes cosas de músicos y me llamó por teléfono: “¿Qué hiciste, Arantxa?”, me dijo. Y ambos quedamos en silencio».

 

 

Dices que Del cielo a Marte marca un nuevo antes y después sobre ti, no solo como artista, sino también como persona. ¿Por qué?

Arantxa: «Porque me enseñó muchísimas cosas; me hizo luchar contra mí misma, con la frustración, desesperación, desilusión, desesperanza... Pasé por uno de los momentos personales más complicados de mi vida, pero también sé que de estas etapas siempre sales fortalecido, pues es el resultado de pasar por ellas y finalmente superarlas».

 

Fotos @ Adriana Pérez

 

La gran mayoría de los vídeos que acompañan los sencillos de este álbum están grabados por Mercedes Mariño, tu madre, y editados por ti misma; es decir, que todo queda en casa. ¿Cómo tomáis la filosofía Do It Yourself (Hazlo Tú Mismo), y más siendo familia?

Arantxa: «El ser independiente se volvió para mí una necesidad, es como mi lema de vida.

Es por ello que años atrás empecé a realizar también la parte audiovisual de mis trabajos. Al principio empecé realizando vídeos animados con las letras de mis canciones, hasta que me dije, “¿por qué no hacer otro tipo de vídeo?”. Así que compré mi equipo fotográfico y, sin ningún plan diseñado en cuanto a contar con alguien para que me grabase, un buen día le dije a mi madre: “Mamá, mañana vamos a ir a grabar un vídeo”... Y así empezamos. Aunque la verdad es que mi madre es una persona muy creativa, nadie se puede imaginar la de cosas que es capaz de hacer».

 

Al hilo, ¿qué destacarías de este trabajo en tándem en comparación a tus vídeos anteriores, que contaban con un equipo bastante más amplio?

Arantxa: «Al final encontramos una manera sencilla de publicar mis canciones en lo que a plataformas de vídeo se refiere, como puede ser YouTube, etc., que es de lo que se trataba. El hecho de tener el control absoluto de todo lo relacionado en cuanto a mi proyecto para mí lo vale todo. También es cuestión de prioridades y, en este caso, el foco está puesto en la música, por eso restamos esa importancia a la parte audiovisual en cuanto a medios técnicos, etc.».

 

 

¿Cuándo tendremos la oportunidad de viajar Del cielo a Marte en directo?

Arantxa: «Me lo preguntan mucho y es muy motivador para mí.

No está en mis planes hacer conciertos en formato acústico de este disco; es un trabajo al que le tengo mucho respeto y cariño y me gustaría llevarlo al directo con unas condiciones y equipo técnico determinado. Espero complacer a todas esas personas a las que les gustaría ir a un concierto mío, y devolver mi gratitud y cariño recibido a todos los que de una forma u otra hacen que mi música esté presente en su vida».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendarías? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Arantxa: «¡Me encanta Baiuca! Si no lo conocéis, estoy segura de que va a estar en vuestros favoritos en Spotify muy pronto».

 

Si abriésemos tu cuenta personal de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza

Arantxa: «[Risas] Me hicisteis reír. Vale, lo acabo de abrir y veo en ‘Escuchas recientes’: Alice Wonder, Marlena, Natalia Lacunza, Canozan ⁠—sí, escucho música turca [risas]—, Banners, Dean Lewis».

 

  noticias