• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

ALEX SILVA: «TENGO UNAS CUANTAS REGLAS QUE A VECES TAMBIÉN PROCURO ROMPER»

ALEX SILVA: «TENGO UNAS CUANTAS REGLAS QUE A VECES TAMBIÉN PROCURO ROMPER»
16 OCTOBER 2023

Compositor y artista sonoro, Alex Silva dio sus primeros pasos en el mundo de la música como parte de bandas de punk en su ciudad natal, A Coruña. Ahora, a más de 5.000 km (y un océano) de distancia, en Baltimore (EE.UU.), Silva sigue manteniendo esa actitud punk de sus inicios —«libertad, intensidad, emoción, frescura, intuición»— en sus composiciones de electrónica experimental.

Alumno de la Red Bull Music Academy, de las Converse Rubber Tracks; alter ego de Astroboyz, regente de la discográfica Canadian Duck Tapes... Alex Silva construye un imaginario sonoro basado en la experimentación y en la búsqueda de melodías minimalistas contemporáneas, que combina con la hipnosis rítmica de texturas digitales y samples. Sonidos acústicos y electrónicos llenaban su primera referencia, Mind Pattern Explorer (Canadian Duck Tapes, 2017); seis años más tarde, el artista coruñés materializa una nueva aventura frente a su caja modular y presenta Now Is A Wave (Canadian Duck Tapes, 2023), su segunda referencia.

 

 

 

Empezaste tocando en bandas punk en tu adolescencia, ¿cómo fue el salto a la electrónica? ¿Cómo entraste en contacto con los sintetizadores modulares?

Alex Silva: «Sí, mis inicios con la música fueron tocando la guitarra en bandas en A Coruña. Éramos muy punkis y tocábamos muy rápido y con energía, pero yo siempre tenía un ojo en otros estilos y componía piezas musicales con la guitarra.

Cuando cursé mis estudios de Sonido en Vigo conocí a gente a la que le gustaba la electrónica y, escuchando bandas como Prefuse 73, Boards of Canada, Lali Puna, etc., me hice con un ordenador y con el Reason 2.5 y empecé a componer mis primeras piezas electrónicas. Era la época del MySpace y, hablando con la gente y con su feedback, empecé a tomármelo más en serio: fundé el proyecto Astroboyz hacia 2005, edité mis primeras canciones en labels locales de Internet...

También tengo que mencionar que, por aquel entonces, ya estaba el colectivo Sinsal en Vigo, funcionando con la tienda de discos y haciendo eventos en el Wademecum Club; gracias a estas personas conocí muchísima música que cambió mi vida y mi manera de pensar en la música como arte sonoro.

Me mudé a Madrid y después a Barcelona, donde cursé un máster en composición musical para bandas sonoras y edité mi primer vinilo, Pianobatacazoo (2012), con Struments Records.

Conocí los sintes modulares en 2017; fue cuando me mudé a Baltimore y no tenía instrumentos, y me pillé el Mother 32 de Moog y empecé a crecer al modular en base al Moog».

 

 

 

 

Pasaste por la Red Bull Academy en 2013. ¿Cómo llegaste a ella y como recuerdas la experiencia?

Alex: «En 2008 un amigo me habló de la academia cuando se hizo en Londres y me pareció interesante, pero no cubrí el formulario hasta ese mismo 2013, en el que aparté dos/tres días de mi tiempo para dedicarme a esto.

La experiencia cambió mi vida y mi manera de ver la música. Conocí a muchos artistas que son ahora mis amigos y la selección de profesores fue muy acertada (Four Tet, Flying Lotus, Thundercat, Morgan Geist, entre otros)».

 

 

Resides desde hace algunos años en Baltimore. ¿Por qué Estados Unidos y por qué Baltimore en concreto?

Alex: «Quería probar suerte fuera y Baltimore fue una opción. Ya había vivido en Madrid y en Barcelona y necesitaba conocer otra forma de hacer las cosas.

Cuando fui a la Red Bull Academy en Nueva York conocí la costa este de los EE.UU. y cuando tuve la posibilidad me mudé para probar. ¡Ya llevo 8 años!».

 

 

La idea que podemos tener de Baltimore es la de series como The Wire, pero también es el lugar donde nacieron Billie Holliday o Frank Zappa. ¿Cómo es la escena musical de Baltimore?

Alex: «La escena musical es muy variada pero, la verdad, es que en el conjunto global puedes ver cómo mucha de la música hecha en Baltimore —o la que yo escucho o quiero fijarme— es muy humana, real.

Baltimore es una ciudad diferente del resto de los EE.UU. Es especial. Es una ciudad pequeña abandonada por el gobierno central y las empresas tras la recesión industrial; se quedaron muchos obreros sin trabajo, lo que la hace una ciudad pobre y deshabitada, pero la gente se ayuda mucho y creo que es muy humana. Está la universidad de arte más grande del país y hay muchos artistas, así como bandas de ciudades próximas que quieren pagar menos de alquiler de espacios, estudios o vivienda».

 

 

 

Como Astroboyz empezaste haciendo música de club, hasta que en 2016 llegaba Exsamples (Canadian Duck Tapes, 2016), un disco que supuso un cambio profundo: más complejo y más experimental, pero sin crear un abismo entre música y oyente. ¿Qué propició ese cambio?

Alex: «Básicamente que recuperé la noción de buscar mi propio sonido, de hacer música personal; enfocar eso como mi mayor baza.

Creo que la evolución de un artista es importante. Yo quería ampliar la visión del proyecto y, en 2010, estuve cursando unos estudios de composición para bandas sonoras en Barcelona que me abrieron las puertas a la música orquestal. Me encanta orquestar y hacer arreglos de composiciones musicales, pero también estoy muy interesado en el sonido como elemento lírico, y más en formas de composiciones electrónicas o experimentales».

 

 

En ese disco nosotros escuchamos ecos de los minimalistas americanos, sobre todo Philip Glass y Steve Reich. ¿Es cosa nuestra o influyeron de alguna manera?

Alex: «Steve Reich está en el top 5 de mis artistas favoritos y conocer su obra me cambió la vida. Ambos influyeron muchísimo en mi forma de hacer arte.

Aunque creo que mi música no es minimalista, sí creo que su “continuum” y su “pulso” tienen una gran influencia en mis composiciones».

 

 

Exsamples fue la primera referencia de tu sello Canadian Duck Tapes. ¿Cómo nació la discográfica?

Alex: «Exsamples es mi disco más personal hasta la fecha y necesitaba que estuviese relacionado con un espacio donde no me sintiese limitado artísticamente; aparte de que mis conexiones eran mayoritariamente en el mundo del club y este disco es muy personal. La industria musical global estaba cambiando mucho y estaba empezando la era de Bandcamp y pensé que sería lo más natural hacerlo de este modo —yo mismo— y tomar ese camino.

Canadian Duck Tapes nació cuando me mudé a Baltimore y tenía ese disco conmigo. Pensé también que sería una buena forma de darme a conocer en EE.UU. y relacionarme con gente de la música de una manera constructiva».

 

El catálogo de Canadian Duck Tapes incluye ahora artistas de diversas partes del mundo, entre ellos gallegos como Artur M Puga y Aborigen (proyecto de José Vázquez). ¿Es una forma de conectar de algún modo EE.UU. y Galicia?

Alex: «Sí, de una manera muy natural es la dirección que está tomando este proyecto discográfico.

José Vázquez es uno de mis artistas favoritos ahora mismo en Galicia ¡y tengo muchas ganas de escuchar qué hará en el futuro!».

 

 

 

Ya con el nombre de Alex Silva publicas Mind Pattern Explorer (Canadian Duck Tapes, 2017). En él la música se vuelve más energética e incorporas percusión acústica de una manera que ya esbozaban algunos temas de Exsamples: “Audioframes”, “Dystopian Future”. ¿Lo de incluir batería acústica fue una cuestión de intensidad?

Alex: «¡Gracias por escuchar! Sí que es por una cuestión de intensidad cuando es necesario, por la cuestión tímbrica en el sonido y, musicalmente, también añade un factor humano a mis partes rítmicas en las composiciones que hago con máquinas o con ordenador.

Estuve trabajando en estos dos discos al mismo tiempo, entre 2014 y 2015, cuando viví durante un año en la casa donde me crie en Cambre (A Coruña), y creo que es natural que haya un sentimiento relacionado en ambos».

 

 

En ese disco inicias la colaboración con Marcos Pazo, un baterista versátil que es quien de pasar de tocar death metal en Come Back From the Dead a acompañar a Sés, Budiño o Brais Morán en sus conciertos. ¿Qué crees que aporta Marcos a las grabaciones?

Alex: «Marcos es uno de los mejores y más completos baterías que conozco. Recuerdo verlo tocar en conciertos cuando yo era niño y él tocaba en Use of Abuse, Icon y Ekkaia y flipar con su tocada y tenerlo como una referencia. Es muy fácil trabajar con él porque es muy profesional y entiende bien lo que quiero, pero también tiene un estilo propio con el que conecto.

Cuando hice MPE él estaba como batería de sesión en los estudios La Cortina Roja (A Coruña) y nos pusimos en contacto gracias a Mejuto; le enseñé, y transcribimos las partituras de las baterías y grabamos las baterías del disco en el mismo día. Fue increíblemente fácil y natural el trabajo que repetimos en este segundo disco.

Actualmente trabajo con varias músicos y músicas (Paula Rego, Will Hicks, Patrick McMinn, Jess Hughes, Hugo Santeiro en EE.UU. y Galicia mayoritariamente)».

 

 

Además de la percusión ¿qué otras diferencias señalarías entre Exsamples y Mind Pattern Explorer, entre Astroboyz y Alex Silva?

Alex: «Creo que la diferencia es más estilística-temática que tímbrica o compositiva.

Todavía está por ver lo que pasa con estos dos proyectos, pero ahora estoy mucho más enfocado en hacer canciones con Alex Silva, además de estar introduciendo más piezas con partes vocales».

 

Escuchando el disco es inevitable pensar en otro vecino de Baltimore, Dan Deacon que dijo del álbum que era una de sus grabaciones de electrónica favoritas de los últimos años. Abriste su gira en 2021. ¿Qué significa Deacon para ti?

Alex: «Cuando escuché su primer disco me hizo querer hacer nueva música y me descubrió que podía hacer todos los estilos que me gustan y encontrar mi voz.

Ahora conozco bien a Dan y trabajo mucho con él. La gira del 2021 me ayudó para empezar a darme a conocer más en EE.UU.».

 

See.Hear.Now, un proyecto también vinculado a Red Bull, te dedicaba un episodio de su tercera temporada, en el que tocabas “Cable Salad” y estrenabas “Paralogized”. ¿Cómo recuerdas la grabación?

Alex: «Hicimos la grabación cuando fuimos a tocar al Sónar 25 Aniversario en Barcelona y RedBull me pidió grabar para este episodio. Ya había estado tocando “Cable Salad” por un tiempo, pero “Paralogize” aún estaba en las primeras fases».

 

 

 

 

Acabas de estrenar Now Is a Wave (Canadian Duck Tapes, 2023) del que el primer single fue “Paralogized”. El vídeo del tema lo dirigió el también vecino de Baltimore Corey Hughes, con el que ya habías colaborado poniendo música a “My Expanded View”, uno de los cortes que constituían el delirante capítulo ‘Technology’ de la serie Off the Air. ¿Por qué él?

Alex: «Corey, además de ser un gran fotógrafo, siempre está buscando nuevas técnicas de grabación de vídeo y cine, y quería ese tratamiento para esta pieza».

 

Paralogizar es intentar persuadir con discursos falaces y razones aparentes. ¿El título tiene que ver con este inquietante momento que vivimos de posverdades y noticias falsas (entre otras cosas...)?

Alex: «Totalmente, además de las posverdades y noticias falsas está la hiperrealización (hyperrealization), que esta ya opera en masa».

 

 

Antes hablábamos de Dan Deacon, pero ¿qué otros referentes señalarías como influencias?

Alex: «Luis Buñuel, Picasso, Raymond Scott, Emeralds, Daniel Lopatin, Dan Deacon, Matmos».

 

Respecto al proceso creativo, ¿cómo suelen nacer y desarrollarse los temas?

Alex: «Tengo unas cuantas reglas que a veces también procuro romper, pero son varias y muy variadas. Desde inspirarme en un sonido o en una melodía y luego desarrollarla con arreglos, o deconstruir formas musicales, o experimentación sonora, o [desarrollarlas] como estructuras de canción popular...

En este último disco, Now Is A Wave, muchas de las canciones evolucionan y terminan como su tema de inicio u origen, pero siempre de una manera renovada».

 

 

El segundo single fue “Dog”. Para el vídeo contaste en esta ocasión con un director gallego, Rapapawn (alter ego de Óscar Raña). ¿Cómo fue a trabajar con él?

Alex: «Rapapawn son Cynthia Alfonso y Óscar Raña, de Vigo. Llegué a su arte porque hicieron un vídeo que me gustó mucho y me puse en contacto; fue muy fácil y cómodo trabajar con ellos.

“Dog” es quizás el tema más enérgico de Now Is A Wave y creo que hicieron buen trabajo en la adaptación del componente visual con la música; estoy muy contento con el resultado del videoclip».

 

 

El diseño es algo a lo que se le presta especial atención en el proyecto, desde los propios discos hasta los carteles de la gira; algo que podría decirse también de Canadian Duck Tapes, que sigue apostando por ediciones físicas muy cuidadas. ¿Qué importancia crees que tiene este aspecto?

Alex: «Pues la verdad es que empecé a darle más importancia últimamente. Toda la vida pensé que la música tendría que hablar por sí misma, y era donde enfocaba el 100% de mi energía. Pero ahora, con Canadian Duck Tapes, quiero que los productos lleguen (o por lo menos no queden en la sombra por culpa de la imagen). Simplemente es un trabajo a mayores y hay que verlo de este modo».

 

 

La música electrónica es un concepto bastante amplio. Más allá de etiquetas, ¿cómo definirías tu música?

Alex: «Procuro que las etiquetas no limiten mi arte y valoro a los artistas que muestran su personalidad en varios estilos y formas.

Hoy en día la música electrónica ya no es completamente experimental (Pierre Boulez, Eliane Radige) o de club (house, techno, etc.), sino que está en toda la música que se escucha.

Yo hago mucha música muy diversa y me interesa mucho la electrónica experimental (como paleta sonora/timbre), pero con este proyecto (AS) mis piezas tienen un componente melódico/canción en el que evolucionan, se transforman y, a veces, vuelven a su estado principal. Pero cuando me preguntan esta pregunta digo que hago pop electrónico independiente, ya que es más fácil».

 

 

¿Qué dirías que queda del punk de tus inicios en tu música?

Alex: «La libertad, la intensidad, la emoción, la frescura, la intuición y la búsqueda de expresar nuevas sensaciones».

 

¿Qué puede esperar alguien que vaya a un concierto de Álex Silva?

Alex: «Mi directo es bastante variado musicalmente, pero básicamente vendrá a escuchar nueva música independiente, emoción, energía... y vendrá a bailar y a pasarlo bien en un espacio seguro para todo el mundo».

 

 

¿Puedes describirnos tu set en directo? ¿Qué hay en ese sinte modular?

Alex: «¡Creo que lo mejor es venir a verlo y vivirlo! Yo toco mis canciones (a veces con músicos en directo) y procuro crear un espacio seguro e inclusivo para todo el mundo.

Mi instrumento de directo es el ordenador y modular. La caja modular que llevo terminé de diseñarla en 2018 y quedó así desde entonces. Creo que es un buen instrumento y el diseño encaja bien con el directo.

Tengo el Moog Mother 32 como recibidor de datos (midi) del ordenador (melodías) que convierto a cv y luego envío a diferentes filtros o efectos. También envío aparte una señal (Clock, tiempo) al modular en el que divido o multiplico, y reparto por todo el modular con el rack de Make Noise».

 

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendarías? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Alex: «Aborigen, Fotocopia, Pantis...».

 

Se abriésemos tu cuenta personal de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza

Alex: «‘Take On Me’ de Clay K Slider, ‘Remover’ de Container, ‘What I Feel’ de Daito Manabe, ‘Pleasewakeupalittlefaster please’ de Carlos Niño & Friends y ‘Drumming’ de Steve Reich».

 

  noticias