• GALEGO
  • ESPAƑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

NAJLA SHAMI: UN VIAJE DE OCCIDENTE A ORIENTE CON NOMBRE DE MUJER

NAJLA SHAMI: UN VIAJE DE OCCIDENTE A ORIENTE CON NOMBRE DE MUJER
28 OCTOBER 2019

Hija de padre palestino y madre gallega, hija de dos culturas. Vocalista y compositora de Santiago de Compostela, Najla Shami lleva toda una vida dedicada a la música... literalmente, ya que su primer contacto con ella ¡fue desde la cuna! «Mi padre siempre cuenta que la única manera de mantenerme tranquila [...] era poniendo la radio a mi lado, incluso por las noches para acunarme y dormirme». Años después, siendo una niña, formó parte de coros polifónicos y grupos de música tradicional gallega con su madre y sus dos hermanas quienes, junto con su padre, que «adora hacer percusión sobre cualquier superficie», y su hermano a la batería, conforman «una familia melómana en general [...] disfrutamos de la variedad musical, pues siempre escuchamos música de infinitas latitudes debido a la multiculturalidad familiar».

 

Fue en esta época cuando Najla empieza a componer, un arte que se incrementó cuando, antes de la mayoría de edad, comienza a tocar la guitarra: «el amor por la guitarra, por las cuerdas, llega a mí también por herencia familiar. Mi bisabuela Hadiyah y mi abuela Azizah tocaban el laúd árabe y cantaban amenizando las reuniones familiares». Sus composiciones se vuelven más personales y su voz bebe de estilos como el jazz, rock y la world music.

 

Con los títulos de Educación Musical (Universidad de Santiago de Compostela) y Jazz y Música Moderna (Estudio Escola de Música) bajo el brazo, la cantautora profundiza en la técnica vocal y su pedagogía, aprendiendo de grandes instructoras como Helen Rowson, Sarah Stephenson, Alexandra Morales, Charlotte Shorthouse o la foniatra Marisa Lois. Najla no deja de crear y, tanto en solitario como parte de agrupaciones, realiza una gran cantidad de trabajos entre los que destaca el polifónico en coros de world music, Coro da Rá, o el quinteto vocal jazz Os Tristáns. Poco a poco, enraíza sonoridades brasileñas y africanas con melodías de su tierra y con jazz.

 

 

La lengua que ellas hablan, la lengua que hablamos y la que queremos seguir hablando

 

Tras colaborar casi una década con músicos de diversas latitudes, Najla Shami debuta en solitario con el libro-disco Na lingua que eu falo (Editorial Galaxia, 2013), una elegante y profunda mirada sobre la obra de Rosalía de Castro; diez poemas musicalizados donde la compositora gallego-palestina reúne su bagaje musical y lo presenta cual tremor rosaliano como un regalo para nuestros corazones. Íntimo y delicado, para Na lingua que eu falo, Shami contó con grandes colaboraciones, como Uxía y Davide Salvado, conformando así un proyecto coral en el que también se rodeó de músicos como Germán Díaz, Pablo Pascual, Paulo Silva, Alejandro Vargas o Xosé Lois Romero, entre otros. Fue con este primer álbum con el que Najla Shami se coló entre los finalistas de los XIII Premios Opinión de Música Folk como Mejor Nuevo Artista y Mejor Tema Original.

 

 

Después de llevar a Rosalía de Castro y cantar en «la lengua que ellas hablan, la lengua que hablamos y la que queremos seguir hablando» (Galaxia), en 2016, guiada por su creciente curiosidad y con el objetivo de profundizar en el canto árabe y la música oriental, Najla se traslada temporalmente a Jordania —tierra que acogió a su padre y a muchos palestinos— una experiencia en la que destaca, principalmente, la conexión con su pasado, «la posibilidad de conocer una parte de mí que tengo menos explorada y conseguir emplazar aspectos de mi interior por encontrar en el viaje su fuente». De vuelta, se embarcó, junto con Sérgio Tannus y Mauricio Caruso, en unas Latitudes donde nos invitaba a viajar por melodías de Brasil, África, Sudamérica u Oriente Medio; destinos «sonoros» que despedía a finales del año pasado y todavía no sabe si volverá a visitar, cuándo, ni con quién: «los procesos siempre van viniendo, pero nunca planifico nada a priori. Solo intento cumplir dos puntos importantes: buscar en el proceso el equilibrio interior e intentar disfrutar de cada paso».

 

 

 

El regalo de la música, y músicos, jordana y palestina

 

El pasado septiembre se publicaba Ela sabe a sol (Editorial Galaxia, 2019), su nuevo trabajo discográfico fruto de esa estancia en Jordania, un libro-disco donde Najla materializa la mezcla de culturas en un sonido propio y único de carácter internacional; escuchamos la kalimba o el oud, instrumentos que «son alimento para mi inspiración. Cuando tengo necesidad de expresarme de una manera en particular mi capacidad de escucha se maximiza y acudo a llamadas tanto internas como externas. Me siento muy conectada con mi instinto». Grabado entre Estudio Beograd (Santiago de Compostela), Estudio Mr. Jones (Madrid) y Domvs Musicvs Studios (Porto), Ela sabe e a sol recoge 13 temas compuestos entre Jordania, Palestina y Vigo, 13 piezas que conectan oriente con occidente, la música con la poesía, incluso tres idiomas (gallego, castellano y árabe).

 

 

Ela sabe a sol tiene un trabajo de campo exhaustivo, una labor en la que Najla se empapó mucho «de sonidos que quiero incorporar y, en este caso, reconecto con muchos otros que me acompañan desde niña»; en cuanto al momento compositivo, afirma que «intento ceñirme a ciertos parámetros de lenguaje que pienso definen el estilo al que me acerco, pero nunca pongo límites a romper estos parámetros, pues disfruto de que mi imaginario tenga libertad creativa. Lo más emocionante siempre es la diferencia del resultado y la incerteza de saber si funcionará».

 

 

El dúo compostelano Blanco Palamera es el grupo gallego que Najla Shami nos recomienda —«¡sus sonidos blandos me entran muy bien!»— aunque en su Spotify podemos escuchar una gran variedad de artistas, estatales e internacionales, como Xosé Miguélez, Baleia, Mayra Andrade, Amaia, Shintaro Sakamoto, Vicente Navarro, Thiago Petit, PJ Harvey, Tamino, Bon Iver o Ricky Lee Jones.

 

  noticias