• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

FURIOUS MONKEY HOUSE: O CÓMO «APRENDER CREANDO DENTRO DE TU PROPIO PROYECTO»

FURIOUS MONKEY HOUSE: O CÓMO «APRENDER CREANDO DENTRO DE TU PROPIO PROYECTO»
21 SEPTEMBER 2020

Un mono en medio de un bosque es lo normal; unos niños de cuarto y quinto de primaria en una clase de música no es extraño, pero cuando el mono —furioso, que no enfadado— descubre y junta, bajo en mano, a los niños y su talento... ocurre lo extraordinario. Y, aunque esta intro bien podría ser la sinopsis de un musical de animación, es, a grandes rasgos, los inicios de Furious Monkey House.

Desde Pontevedra, guiados por Gonzalo Maceira (bajo) e influenciados por bandas noventeras como Pixies, Smashing Pumpkins, Nirvana o Foo Fighters, Amaya (teclas, sintes), Carlota (batería), Irene (guitarra), Diego (guitarra) y Mariña (voz) conforman la banda de rock más salvaje. Su debut discográfico lo grabaron en Abbey Road, un año antes de componer su primera BSO para una película, han compartido escenarios con grandes de la música nacional como Xoel López o Vetusta Morla y, con la publicación de su último disco Love, Scum & Dust (Universal Music Spain, S.L.U., bajo licencia exclusiva de Esmerarte Industrias Creativas, S.L./Atresmedia Música, S.L.U., 2019), pasan de ser «promesa» a «realidad de la primera línea del rock de guitarras estatal».

 

 

Furious Monkey House nació como un proyecto hace más de cinco años, en los que conseguisteis establecer rápidamente una identidad propia como grupo. ¿Cómo se reunieron Amaya (teclas, sintes), Carlota (batería), Irene (guitarra), Diego (guitarra) y Mariña (voz) para formar FMH? Y el mono, al bajo... ¿por qué furioso e por qué con careta?

Gonzalo Maceira: «¡La furia es el reflejo del espíritu punk-rock, la electricidad y los amplis zurrando gas! Lo de esconderse detrás de un rostro de orangután nació como parte de un juego para no desentonar dentro del mundo de los pequeños y encajar con su universo; ahora ya no hay vuelta atrás...».

 

Gonzalo, echando la vista atrás, ¿cuándo surgió FMH pensabas que podía alcanzar el éxito actual? ¿Era aquí hasta donde pensabais llegar?

Gonzalo: «La verdad que no nos planteábamos muchas de las cosas que nos han pasado, pero todo surgió de forma muy natural. Una vez que alcanzábamos un objetivo, marcábamos un nuevo reto que alcanzar, y hasta que no lo conseguíamos no parábamos.

A nuestra andanza fue muy importante la unión de Esmerarte para poder proyectar nuestras ideas más lejos y de manera más profesional».

 

¿Cómo veis ahora esos primeros vídeos de Live on Litiumdonde, aparte del cambio musical, es muy evidente vuestra evolución física?

Gonzalo: «Este hecho es lo verdaderamente interesante del proyecto; cada año que pasa cambiamos y crecemos en todos los aspectos. De hecho, ahora mismo estamos haciendo nuevas propuestas que ya no tienen nada que ver ni con Run ni con Love, Scum & Dust. El proyecto crece y cambia igual que lo hacemos nosotros».

 

 

¿Cómo es compaginar un proyecto musical tan grande como FMH con el ámbito académico? ¿Ha cambiado algo la relación con vuestros compañeros tras el éxito del grupo?

Irene: «Pues compaginar el grupo y el instituto no es tarea difícil, con organización y aprovechando el tiempo no hay problema. Además, aprobar todo es un requisito básico; si no hay resultados académicos no hay conciertos, esto también ayuda a motivarnos en el ámbito escolar.

En cuanto al éxito del grupo... nosotros no nos consideramos un grupo exitoso ni famoso, solamente tocamos porque somos felices haciéndolo y porque adoramos la música, nunca hemos tenido problemas con los compañeros ni nada. Nuestros amigos nos apoyan en todo, son nuestros mayores fans».

 

Gonzalo, hablando de FMH, además del éxito musical, ¿podría hablarse también de un modelo de formación? ¿Qué tiene de diferente? ¿Es la misma filosofía que aplicáis ahora en Bonobo?

Gonzalo: «Furious Monkey House es un ejemplo de aprender creando dentro de tu propio proyecto. En Estudo Bonobo todos los profes venimos del sector artístico y de la formación profesional, y trabajamos en la educación activa a través de la acción, de la motivación y del aprender a hacer. Actualmente lo hacemos con más bandas y estamos encontrando muchas nuevas propuestas y artistas que pronto darán que hablar».

 

Para vuestro debut discográfico, Run (2015), visitasteis los emblemáticos estudios Abbey Road (Londres).¿Cómo describiríais la experiencia de grabar entre las mismas cuatro paredes que The Beatles, Pink Floyd, Radiohead, U2 o Michael Jackson? ¿Os intimidó de algún modo el lugar?

Gonzalo: «¿Intimidados? ¡Jamás! Abbey Road fue la experiencia más motivadora que hemos vivido hasta ahora; fue un chute de energía y magia que nos invadió antes, durante y después de la grabación. Es un lugar especial que suena increíble; ya forma parte de nuestra vida y nos marcará para siempre jamás».

 

 

Vuestra “Life Into The Wild” fue escogida como BSO de la película Zipi y Zape y La Isla del Capitán (2016). ¿Cómo fue componer para una película? ¿Qué sentisteis al «escuchar» vuestro tema en pantalla grande?

Irene: «Componer la BSO de Zipi y Zape y La Isla del Capitán fue una experiencia increíble e inolvidable, mientras componíamos fue muy divertido. El día de la grabación del vídeo estábamos súper nerviosos, íbamos a conocer los actores y no sabíamos cómo iba a ir y fue GENIAL.

A día de hoy aun mantenemos contacto estrecho con uno de ellos (Teo Planell), y podemos decir que es uno de nuestros mejores amigos».

 

 

A pesar de que, en conjunto, todos tenéis gustos musicales más o menos parecidos, cada uno de vosotros tiene sus propias referencias, ¿cuáles diríais que son las de cada uno de vosotros a la hora de componer?

Gonzalo: «El proceso de composición es algo muy complejo; cada canción nace de una manera diferente. De momento, las canciones vienen de propuestas creadas por uno de nosotros casa o por ideas creadas en sesiones de estudio en pequeños grupos. La verdad es que cada una nace de una forma distinta, ya que salen del resultado de experimentar y buscar nuevos sonidos y nuevos ejercicios para avanzar en nuestro aprendizaje musical».

 

Entre diciembre de 2017 y agosto de 2018 surgió Love, Scum & Dust (2019), entre Estudo Bonobo (Pontevedra) y Planta Sónica (Vigo), con Iago Lorenzo, Panchos Suárez de Lis y Gonzalo Maceira en la producción. ¿Cómo fue el proceso creativo? ¿Alguna diferencia con respecto al primero?

Irene: «Para este disco, decidimos cambiar la forma de componer, Run tiene temas mucho más sencillos y fáciles. Con Love, Scum & Dust quisimos complicar un poco la cosa, empezamos a componer con métodos diferentes, las letras son más complejas, cada uno intentaba hacer sus modificaciones... aportábamos muchas cosas y le dedicamos mucho más tiempo».

 

 

Con su publicación pasáis de «promesa» a «realidad de la primera línea del rock de guitarras estatal». ¿Cómo fue a crecer con la responsabilidad de estar al frente de un grupo de rock de vuestro nivel?

Gonzalo: «No sentimos esa responsabilidad como tal, nuestro objetivo principal es el de vivir experiencias nuevas y seguir evolucionando. Queremos crecer musicalmente, abrir horizontes, probar cosas nuevas y conocer cuanto más, mejor. Nos queda mucho para poder ver el mundo desde las alturas... de hecho ¡no creo que nos vaya a pasar nunca!».

 

¿Cómo es hacerse un hueco en la industria musical a vuestra corta edad? ¿Tuvisteis alguna experiencia en la que el hecho de ser tan jóvenes os perjudicara de alguna manera, o todo lo contrario?

Diego: «Pues un poco de los dos, es cierto que al principio tuvimos más impulso, ya que resultaba más impactante ver a niños tocando en escenarios, por ejemplo, pero también nuestra edad nos perjudica un poco a la hora de viajar, ya que tenemos horarios limitados y otras responsabilidades».

 

Este último LP incluye “Lluvia” y “No Lo Ves”, vuestras primeras canciones íntegramente en castellano. ¿Qué os llevó a componer ahora en castellano? ¿Podemos esperar que en un tercer disco haya algún tema en gallego?

Gonzalo: «Componer en castellano supuso un gran reto para todos nosotros. Rimar en inglés y la rítmica de las palabras, gracias a cantidad de monosílabos que tiene el idioma, resulta muy sencillo y muy musical. ¡Queríamos arriesgarnos a hacer algo que nos costara un poco más! No descartamos el gallego para hacer una canción, de hecho, ya lo hemos valorado en más de una ocasión, tal vez en un futuro próximo :)».

 

 

Diego, Irene y Mariña son parte de Gibson Generation Group G3, programa mentor internacional de Gibson; de los 18 alumnos procedentes de todo el mundo, vosotros sois los únicos españoles, gallegos, ¡y pertenecientes a la misma banda! ¿Cómo fue el proceso de selección? ¿Cómo lleváis las tutorías?

Diego: «Todo el proceso está siendo una experiencia increíble, y fue posible gracias a Esmerarte. Las tutorías son muy interesantes y nos ayudan a aprender y crecer, tanto a nivel musical como a nivel personal».

 

Compartisteis Castrelos con Xoel López y Vetusta Morla, además de pasar por el escenario de O Son do Camiño, PortAmérica o el Teatro Circo Price (Madrid). ¿Cómo definiríais a FMH encima de las tablas? ¿Cómo es la respuesta del público? ¿Cuál diríais que es el tema con el que disfrutáis más en directo?

Diego: «Siempre procuramos hacerlo lo más entretenido posible, intentamos conectar mucho con el público y su respuesta suele ser buena, sobre todo con los temas “Echoes” y “Lluvia”, que son los más conocidos. El público tiende a soltarse, y si ellos lo disfrutan, ¡nosotros disfrutamos el doble!».

 

 

Ya estrenada y de lleno en la nueva normalidad (hasta nuevo aviso), ¿cómo estáis afrontando la vuelta a los escenarios en un futuro próximo?

Gonzalo: «¡Pues con más ganas que nunca! No pudimos presentar como queríamos nuestro segundo disco, pero seguimos trabajando muy motivados en nuevos proyectos».

 

Bicheando por vuestras redes sociales, encontramos un montón de fans de México; ¿para cuándo un salto al otro lado del charco?

Irene: «[Risas] Pues quién sabe... ojalá sea pronto, estaríamos encantadas de ir allí y conocer y tocar para gente que nos escucha y nos sigue desde tan lejos, es todo un honor».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Gonzalo: «¡Un montonazo! Para empezar nuestros compañeros y compañeras de bandas de Pontevedra y Galicia como son Rebel Spirits, Haku, Alan, GRIMA, Moloch, BALA, diola, Cró!, Cuchillo de Fuego... ¡tenemos unos amigos que molan mucho!».

 

Se abriésemos vuestras cuentas de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

Irene: «Pues si abriéseis la mía encontraríais de todo, desde Lil Peep, Joji, Jaden hasta Hard GZ, Cupido, San Senra, Mori... también algo de Red Hot [Chili Peppers], Twenty One Pilots... y no puede faltar un C. Tangana o Bad Bunny cuando voy de fiesta, entre muchos más, tengo un gusto muy amplio la verdad; [intervención del Mono], pero sin perder el espíritu de los Misfits, Ramones ¡y aquellos maravillosos 90!».

 

  noticias