• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

RADIO ZAPA!: «‘DEMASIADO’ FUE TODO LO VIVIDO, ‘DEMASIADO’ ES TODO LO QUE TENEMOS PARA CONTAR»

RADIO ZAPA!: «‘DEMASIADO’ FUE TODO LO VIVIDO, ‘DEMASIADO’ ES TODO LO QUE TENEMOS PARA CONTAR»
2 MAY 2022

Un estallido de letras incisivas, fuzz e intensas atmósferas instrumentales. Una búsqueda de sonidos densos, desde el rock de los 70 hasta el stoner actual. Compuesto por Martín Zapata (guitarra, voz), Suso Pereiro (bajo, coros) y Fran Facal (batería, coros), Radio Zapa! es un power trío de rock psicodélico formado a finales de 2015 en Compostela. Un par de años después de su creación debutaban con Igual es diferente (2017), un EP de amor, de arte y de denuncia al mercantilismo de lo cotidiano que presentaron en directos llenos de energía y densidad, seña identificativa de su puesta en escena.

Un primer premio en un concurso, un maxisingle y una pandemia después, Radio Zapa! vuelve a lo grande con Demasiado... (RequeSound Records, 2022), su nuevo disco —¡y primer largo! — disponible tanto en las principales plataformas digitales como en vinilo, únicamente en vinilo. Ocho cortes de rock, stoner, psicodelia... y bailes al borde del abismo.

 

 

Martín, Suso y Fran están detrás de la guitarra, bajo y batería de Radio Zapa! ¿Cuál es el germen del grupo y cómo fue, eso, germinando hasta la formación actual? ¡Porque hubo un cambio en el banquillo!

Martín Zapata: «Empezamos en 2016; originalmente éramos Fran, Jaco y yo, Zapa. Con el tiempo, y por falta de tiempo, Jaco tuvo que dejar la banda y empezamos a buscar al bajista ideal. Pasó Luis, que no funcionó, y ahora estamos con Suso, que se encontró con todo el tema pandémico y, como bienvenida, fue algo duro para él».

 

Y, a nivel individual, ¿cómo recordáis vuestros inicios en el mundo de la música? ¿Fue una disciplina que siempre os llamó la atención?

Zapa: «Hijo de audiófilo y adicto a la música... fue bastante natural terminar rodeado de cables».

 

Por cierto, que nacisteis como Zapa! así, a secas y con exclamación. ¿A qué se debe el rebranding?

Zapa: «¡Sí! El nacimiento del proyecto fueron mis canciones y en una conversación con el bueno de Fran NARF, que también estaba ideando una nueva formación, acordamos llamar a ambas “por su nombre”. La suya no llegó a ver la luz y la nuestra arrancó con el nombre de Zapa!; la exclamación responde a la pretensión de hacer una onomatopeya de ella.

El cambio fue por una llamada de una banda de Logroño llamada Los Zapa, que acababan de sufrir problemas con el nombre y nos rogaron cambiarlo. Somos buena gente [risas] 😊».

 

 

En la plataforma os encontramos bajo la etiqueta de rock y psicodelia, estilos con una sombra bastante alargada ¿no? ¿A qué suena Radio Zapa!?

Zapa: «Probablemente sea una exageración de un trazo identificativo. Escapamos mucho de los guetos de estilo, pero necesitamos sentirnos libres a la hora de afrontar la cultura rock en la que creemos profundamente. La psicodelia, el stoner, el fuzz... todo eso forma parte de nuestra bandera creativa».

 

Pasando de estilos a influencias, ¿a quién señalaríais en este aspecto? ¿Algún artista o grupo que tengáis de referencia a la hora de hacer música?

Zapa: «¡Estáis hablando con unos carrozas [risas]! Inevitablemente, las influencias son múltiples y dispares. Respetamos mucho la cultura rock y barajamos infinidad de referencias, desde los clásicos a las “novedades”, como Earthless, The Black Keys o DeWolff.

Admiramos a Cró!, Guerrera, y gente que hizo cosas muy interesantes en nuestro país. Estamos rodeados de talento y de una industria que mea por encima de él».

 

Leemos que estáis aquí por la música que os gusta y las emociones que os llevaron a quererla... ¿y por qué os quedáis?

Zapa: «No sabemos hacer otra cosa que haga que este respirar continuo se pueda llamar vida. Ejercer de ti mismo es el primero de los instintos. ¡Hay que seguir!».

 

 

Un par de años después de vuestra creación publicáis Igual es diferente (2017), un EP de cinco cortes de furia transformada en celebración catártica. ¿Qué os empujó a debutar en el mercado discográfico?

Zapa: «El concepto de mercado discográfico todavía no entra dentro de nuestras conversaciones... Se trata de inmortalizar canciones, ponerlas guapas y llevarlas de fiesta. Quien quiera que las coja y las viva».

 

Amor, arte y la contaminación del mercantilismo son algunos de los temas tratados en esta primera referencia. En la actualidad, ¿qué papel creéis que juega la música a la hora de reivindicar o difundir mensajes de denuncia, crítica social...?

Zapa: «Creo que dejó de tener la efectividad y mordacidad de los tiempos que nos vieron crecer hace un montón de años. Antes, el impulso era más libre y salvaje. Los filtros que situaban una pieza en tu oreja eran mucho más inocentes y despreocupados. Ahora, hasta el más tonto habla de duración de las canciones, de mecanismos para alcanzar la subvención y de cómo petarlo hasta el infinito... No vi en Quintín Cabrera o Cicatriz semejante preocupación».

 

 

El verano de vuestro debut ganáis el #SonidosMans, concurso de bandas organizado por los Estudios Mans (A Coruña), que os lanzó al escenario del festival Revenidas. ¿Qué supuso esta experiencia en vuestra trayectoria?

Zapa: «Tener la posibilidad de tocar en ese escenario que, aun estando a 60 km, está realmente lejos, fue increíble. Tener que someterse a una votación recaudadora de datos personales, tener que pasar el filtro de una fundación como Mans o aceptar el lugar en el que estamos en la industria, no es lo más agradable del mundo... pero lo disfrutamos mucho y, debajo de todo eso, las personas. Eso es lo grande, la gente del festi y de Mans... Tenemos amigos del alma por ahí».

 

 

Un año después, sorprendíais con el sencillo “La Cantinela”, que más tarde formaría parte del maxisingle El hit/La cantinela (2019), en el que añadís sintetizadores que amplían vuestro horizonte sonoro. ¿De qué forma empezáis a experimentar con ellos, a engarzarlos entre los acordes de los instrumentos con los que ya veníais trabajando?

Zapa: «Fue una aportación que nos proporcionó Chus Silva como productor de la banda en ese momento. ¡Me fliparía que la vida diese el giro preciso para volver a juntarnos con Chus! Un tipo honesto de los pies a la cabeza y un enamorado de esto. ¡Escuchad Aparato!».

 

 

Estáis presentando Demasiado… (RequeSound Records, 2022), vuestro nuevo disco y primer largo que llega después de tres años de silencio discográfico... y una pandemia de por medio. ¿Afectó de algún modo el momento de incertidumbre en el que surgió? Es decir, ¿escucharíamos el mismo disco si fuese creado pre-COVID-19?

Zapa: «¡Para nada! Un encierro da para mucho; para escuchar muchas cosas nuevas, para empaparse de energías y vivencias que te transforman. La vida y la muerte sacudieron las letras del disco. Hay canciones que tienen una raíz latente que traen esos momentos al pecho cada vez que las tocamos. Durísimo, pero hubo que atravesar esa nube negra y ya estamos aquí».

 

Demasiado... ¿qué? ¿Qué significado esconde el título, tan rotundo y (algo) desesperanzador a la vez?

Zapa: «Era la palabra perfecta para describir el trabajo. “Demasiado” es lo que escuchas cuando haces una canción instrumental de ocho minutos, cuando le pones volumen al ampli, cuando te expresas con libertad, cuando levantas la voz. Cuando eres tú en este mundo encorsetado por la libertad de los mercados que hacen sociedad por nosotros. Demasiado también fue todo lo vivido... demasiado es todo lo que tenemos para contar».

 

 

El LP fue grabado prácticamente en directo por el reconocido Iago Pico (Tanxugueiras) en Pouland Studios (Ames). ¿Por qué este modo de grabación? ¿Cómo fue la experiencia de trabajar junto a Pico?

Zapa: «Con todo el respeto, yo soy de los que piensa que Iago es bastante bastante más que su experiencia con Tanxugueiras... De hecho, todo lo que hizo para llegar ahí merece ser reconocido; no fue un descubrimiento para nosotros. Iago es un profesional muy serio y con muchas garantías, así que todo el mundo lo quiere tener cerca.

Grabamos tirando mucho del directo por la necesidad de mirarnos a la cara cuando interpretamos, nos seguimos entre nosotros e improvisamos bastante».

 

Lo que en vuestros trabajos anteriores era un coqueteo con la psicodelia, en este trabajo es una consolidación absoluta. Esta delimitación de vuestro sonido, ¿fue intencionada o diríais que fue algo que surgió, una evolución natural?

Zapa: «Consistió en irse liberando de estructuras, vencer algunas batallas y expresarse con la libertad estética del “todo me da igual”».

 

A día de hoy, ¿diríais que la psicodelia llega para quedarse en Radio Zapa!? Porque si tenemos que coger esa psicodélica portada como señal...

Zapa: «Nunca se sabe... Igual se ponen de moda como las camisas de cuadros hace unos años y tenemos que cambiar [risas]».

 

 

A lo largo de los ocho cortes que componen Demasiado... escuchamos cómo «riffs, platillazos y sudor» tiñen letras en castellano... ¡y en gallego! ¿Cómo fue el proceso creativo? ¿Lo de escribir también en gallego va a ser algo habitual a partir de ahora?

Zapa: «¡Espero que sí! Admiro a la gente que controla aquello de lo que hablan sus textos y la lengua que esgrimen en sus producciones. Yo escribo lo que siento, cómo lo siento, sin mucho más; procuro que rime y que mi madre no sienta vergüenza, ¡nada más!

Soy gallego, hijo del tipo más castizo que aquí vivió, pero gallego, y llevo la lengua en mi boca cada vez más y mejor. Y claro que saldrá en más canciones... y el castrapo, en el que destaco profundamente».

 

A la hora de componer los temas que recoge el largo, ¿dónde buscó Radio Zapa! la inspiración?

Zapa: «No tenemos problemas de inspiración como para tener que ir a buscarla. Luchamos por una visión y expresividad lo más libres posibles».

 

 

Cabe destacar “Esquimotaje”, única pieza instrumental de casi seis minutos de duración. ¿Qué hizo que esta pieza no necesitase de letra en comparación con las demás? Por norma general, ¿le dais la misma importancia a la música y a las letras (50%-50%)?

Zapa: «¡Le teníamos ganas a una instrumental! Escuchamos mucha más instrumentalidad de la que plasmamos en los discos y en los directos. Las letras tienen un lugar especial; están hechas con mucho cariño y respeto. Nos gustan, hablamos de ellas... Todas tienen una historia detrás».

 

Todos los temas que recoge el largo son de composición propia excepto “O que non se sabe”, original de Fran Pérez, NARF, que habíamos escuchado en su segundo trabajo, Tótem (Falcatruada, 2007). ¿Qué tiene de especial para vosotros esta pieza para incluirla en este repertorio?

Zapa: «Era mi pieza favorita de Fran. Le pedí los acordes y me dijo que no los sabía. Me la escribió en un papel que nunca llegó a mis manos. Llevamos tocando este tema años y pensamos que era bueno momento para hacerla. Queremos escapar de homenajes públicos o dirigidos.

Teníamos relación personal con Fran. Facal tocó muchas veces con él y éramos colegas. Le pedimos permiso su hermana María para que todo fuese sencillo y cómodo. Ella fue un encanto, captó la pretensión de la versión y nos animó a tirar para adelante con ella».

 

 

Demasiado... es, además, la primera referencia publicada por el sello RequeSound Records. ¿Cómo es trabajar junto a ellos?

Zapa: «RequeSound Records es una familia enamorada de la música. Costearon la edición a través de una preventa a modo de colecta y nos sentimos parte de una familia muy grande. Es una experiencia brutal».

 

Al hilo, además de estar disponible en las principales plataformas digitales, el largo se edita también en vinilo, únicamente en vinilo. Con el consumo digital de música en constante aumento, ¿por qué seguir apostando por el formato físico?

Zapa: «Porque nosotros hacemos música para amantes de la música, gente que le quiere dedicar un rato a escuchar un disco y sumergir su alma en él. El vinilo es el formato que representa esas emociones».

 

A principios de abril celebrabais la Festa da Chuvia en Rianxo y este viernes, 6 de mayo, visitáis el Pub Gatos (Melide). Después de tanto tiempo (¡años!), ¿cómo está siendo la vuelta a los escenarios? ¿Qué podemos esperar de un directo de Radio Zapa!?

Zapa: «Una explosión, un placer enorme volver a sentir todo eso. Esperamos que toda la gente que vive de la industria hubiese sufrido lo menos posible, porque poco se habla, pero a nivel técnicos de sonido, luces, escenario, etc.... fue una escabechina».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

Zapa: «El otro día flipamos viendo a Boroa en Rianxo. Mimá esa ghaiteira... ¡es una pasada!».

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad, 0% Vergüenza

Zapa: «El tema no es lo que entra por las orejas, sino lo que crece dentro. En ese proceso de gustar o no gustar jugamos todas, quien suena y quien escucha. No os conozco a todos y no sé qué os vais a encontrar, pero por nuestra parte, mucha honestidad y respeto por la música. Y un buen capacho de fuzz».

 

  noticias