• GALEGO
  • ESPAÑOL
  • ENGLISH
     
  noticias  

A BANDA DA LOBA: «DE XELA NOS ENCANTA SU ESPÍRITU TRANSGRESOR, LA MANERA QUE TENÍA DE ENTENDER LA POESÍA Y CÓMO DEBÍA SER LEÍDA»

A BANDA DA LOBA: «DE XELA NOS ENCANTA SU ESPÍRITU TRANSGRESOR, LA MANERA QUE TENÍA DE ENTENDER LA POESÍA Y CÓMO DEBÍA SER LEÍDA»
17 MAY 2021

Que su nombre sea el de la bandolera más conocida no es casualidad, sino toda una declaración de intenciones. Andrea Porto (bajo), Estela Rodríguez (violín), Inés Mirás (guitarras), Marcela Porto (percusión) y Xiana Lastra (voz) son A banda da Loba, cinco mujeres que presentan un repertorio propio basado tanto en letras de su autoría como en musicalizaciones de poetas célebres o textos de poemarios de escritoras contemporáneas.

Su estilo ecléctico y heterogéneo, fruto de la combinación de rock, pop o folk, se define tanto en sus trabajos discográficos como en sus actuaciones en directo, donde el caleidoscopio musical del que son autoras brilla con luz propia. Tras publicar dos discos que crítica y público acogieron con los brazos abiertos, A banda da Loba lanza Hasme oír (Seispés Producións Creativas, 2021), EP que homenajea a la escritora, poeta y traductora Xela Arias, a la que se le dedica el Día de las Letras Gallegas 2021, a través de cuatro canciones con poemas de Arias y tres interludios musicales con recitados.

 

 

Cuenta la leyenda que «cinco mujeres que decidieron unir sus trayectorias individuales para dar voz a este nuevo proyecto». ¿Acaso es A banda da Loba ejemplo de que la unión hace la fuerza? ¿Qué os empujó a tomar la decisión definitiva?

A banda da Loba: «Realmente lo que nos hizo decidirnos a crear A banda da Loba fue el hecho de coincidir en el tiempo y en el espacio cinco personas que entendíamos la música de la misma manera, que compartíamos los mismos valores y que disfrutábamos del tiempo que pasábamos juntas. Teníamos mucho que decir del mundo que nos rodea y queríamos hacerlo del mismo modo».

 

La legendaria bandolera Pepa A Loba da nombre a vuestro grupo, ¿qué características de Pepa os «robaron» el corazón para que fuera ella la escogida? ¿Os identificáis con alguna?

ABDL: «Lo que nos llamó la atención de Pepa fue que una figura tan revolucionaria prácticamente no sea conocida en nuestra tierra. Representa la fuerza y la insumisión, asumiendo un papel que, si ahora sería prácticamente imposible para cualquier mujer, en el siglo XIX lo era mucho más. Es a Robin Hood gallega y creíamos que merecía ser más conocida y reconocida, por eso compusimos el tema de “Pepa”, que aparece en el primer CD y cuenta su historia.

También buscamos un paralelismo con nuestra carrera en la actualidad, donde luchamos por hacernos un hueco en el mundo de la música con la esperanza de que ver cinco mujeres en un escenario interpretando sus canciones deje de ser algo que llame la atención, como llamaría la atención que una mujer liderara un grupo de bandoleros y fuera temida en todo el entorno».

 

 

Para antecedentes (musicales) los vuestros, las cinco tenéis una amplia formación musical, aunque en estilos diversos. Esta trayectoria previa, ¿puede dar como consecuencia que la banda prodigue ese estilo caleidoscópico?

ABDL: «Sí, por supuesto; eso, y también que a todas nos gusta la música entendida de manera universal. Tenemos nuestros orígenes y nuestros referentes pero escuchamos prácticamente de todo y nunca nos cerramos a nada (o casi nada [risas])».

 

Definíais vuestro estilo como ecléctico y heterogéneo como resultado de la mezcla de rock, pop o folk. ¿Cómo es fusionar estos estilos hasta hacerlos funcionar? ¿Os arriesgaríais a ir por otros caminos?

ABDL: «Por supuesto, de hecho, ya lo hacemos. A esos que mencionáis habría que añadir algunos ritmos latinos o temas en los que jugamos con el dance, el reggae, el ska o la sonoridad más country (aunque puede entenderse como folk). Intentamos no cerrarnos en este campo para poder hacer lo que nos pide el cuerpo en cada caso».

 

 

Poco tiempo después de vuestra creación como banda debutáis con Bailando as rúas (Seispés Producións Creativas, 2017), que presentaba vuestro repertorio como un «caleidoscopio musical» con el que romper los tópicos y enseñar al mundo vuestra música, hecha íntegramente por mujeres. Echando la vista atrás, ¿diríais que estáis consiguiendo vuestro objetivo?

ABDL: «Creemos que sí. No es que tuviésemos un objetivo muy concreto, se trataba sobre todo de estar conformes con lo que hacíamos y con los mensajes que transmitíamos. Estamos muy contentas con la aceptación que tiene la banda y con cómo nuestra música cala en la sociedad, sobre todo entre la gente joven.

Nos encanta sonar en los colegios o en los institutos y también transmitir nuestra poesía —la compuesta por nosotras y la de nuestros y nuestras poetas— uno de nuestros objetivos principales».

 

Al hilo, actualmente, ¿cómo veis el papel de la mujer en la música?

ABDL: «Creemos que en los últimos tiempos están ocurriendo cambios grandes en ese aspecto. Siempre hubo mujeres en la música, pero ahora somos más y estamos conquistando otros escenarios, otros estilos musicales u otros instrumentos. Es necesario tener referentes y en ese sentido se está mejorando, aunque falta mucho aún para que se pueda decir que la situación está normalizada».

 

 

También incluíais poemas musicados, tanto de autores célebres de la literatura gallega de la talla de Celso Emilio Ferreiro o Manuel María, como contemporáneos como Rosalía Fernández Rial o Celia Parra. ¿Cómo suele ser el proceso compositivo cuando la letra no es vuestra y, además, está concebida como poema?

ABDL: «Pues depende mucho de cada letra, en el sentido de que los versos clásicos siempre son más uniformes que los de la poesía contemporánea, por ejemplo. Cuando conocemos a la escritora siempre tenemos la posibilidad de “destrozarle” el poema con su beneplácito [risas]. En cambio, cuando musicamos autores o autoras clásicas, preferimos ser lo más fieles posibles al texto».

 

En 2018 ganáis el premio en la categoría de Mejor Música Gallega por el tema “Bailando as rúas” en el certamen de música y poesía gallego-portuguesa aRi[t]mar. ¿Qué valor personal tuvo para vosotros conseguir este reconocimiento? 

ABDL: «¡Fue fortísimo! Acabábamos de aparecer en el panorama musical y estábamos nombradas con figuras ya consagradas. De hecho, ni siquiera anunciamos mucho el tema de las votaciones en las redes sociales porque lo veíamos imposible, pero... ¡ganamos! Fue un empujón muy grande y estamos muy agradecidas a todas las personas que nos votaron.

Además, ganar junto a Salvador Sobral le dio al certamen de ese año una mayor publicidad, y a nosotras la posibilidad de conocerlo y de comenzar una muy buena relación con él, que siempre se pone nuestra camiseta cuando visita Galicia :)».

 

Tras el éxito logrado con vuestro debut, ¿cómo afrontasteis el proceso del segundo, teniendo en cuenta las expectativas generadas?

ABDL: «Con miedo [risas]. No sabíamos muy bien lo que iba a pasar, ¡pero el concierto de presentación de la Capitol fue uno de los días más emocionantes de nuestras vidas! Mucha gente, superentregada... siempre notamos mucho cariño nos nuestros conciertos. Y así continuó. Siempre que nos subimos al escenario sentimos ese cariño y es maravilloso».

 

 

Vuestro anterior trabajo, Fábrica de luz (Seispés Producións Creativas, 2019), era un homenaje a la figura de la madre en su sentido más amplio, como «causa, raíz u origen de donde proviene algo». ¿Fueron, pues, vuestras madres la principal fuente de inspiración a la hora de componer o hubo otro qué, quién o dónde? Habladnos un poco de la creación del disco.

ABDL: «Fueron todas las madres en el sentido que comentáis. Fueron las escritoras y las artistas que nos abrieron camino, nuestras madres, todo lo que nos identifica y nos da identidad como personas y, por lo tanto, como banda: la lengua, la tierra, la memoria...».

 

Este álbum incluye la canción “Adondar a lingua”, inspirada en el poema homónimo de Celia Parra. De hecho, el videoclip del tema fue grabado, editado y dirigido por la propia poeta e incluso actuáis junto a ella. ¿Cómo fue la experiencia de desarrollar la idea mano a mano con la propia autora?

ABDL: «El original es un videopoema, no un poema, que podéis ver en YouTube porque merece la pena. Celia es una buena amiga con la que ya trabajamos en el primer disco, en ese caso musicando algunos de los poemas de su libro No berce das mareas (Editorial Fervenza, 2009). “Adondar a lingua” fue un trabajo mucho más interdisciplinar, por partir de un videopoema para construir un poema y de ahí una canción. Una letra que, además, ¡compusimos entre las cinco! [risas].

Cuando Celia supo lo que habíamos hecho se ofreció inmediatamente a hacer el videoclip, ¡porque ella sí que es caleidoscópica! Y el resultado no nos puede gustar más».

 

 

Estáis presentando un nuevo, y muy especial, trabajo, Hasme oír (2021), EP que homenajea a la escritora, poeta y traductora Xela Arias, a la que se le dedica el Día de las Letras Gallegas 2021. Vuestra admiración por ella viene de lejos, vuestro tema “Tigres coma cabalos”, incluido en Fábrica de Luz, se inspira en su libro del mismo nombre. ¿Cómo nace este proyecto y qué representa para vosotros como grandes admiradoras de Xela?

ABDL: «Nosotras ya habíamos pensado seguir musicando poemas de Xela porque es una autora con la que nos sentimos muy identificadas. Nos encanta su espíritu transgresor, la manera que tenía de entender la poesía y cómo debía ser leída, su alma rockera... Que le dedicaran este año las Letras Gallegas fue el detonante que nos hizo ponernos manos a la obra para hacerle ahora nuestro propio homenaje».

 

El sencillo adelanto, “Intempériome”, fue compuesto por vosotras las cinco, a partir de una combinación de cinco poemas del libro homónimo de Xela Arias. ¿Cómo fue el proceso? ¿Escogió cada una un poema o la selección de los cinco fue aleatoria?

ABDL: «El trabajo de antología lo hizo Andrea, que es casi siempre la ideóloga de este tipo de aventuras en las que nos embarcamos. Después entre todas aportamos en la parte musical y en alguna adaptación de la letra que hubo que hacer, aunque pequeña, porque en este EP queríamos respetar los poemas al máximo».

 

La canción habla de dejar atrás los prejuicios y los estereotipos y profundizar en la persona que queremos ser, retándonos. ¿Qué desafíos encontráis como mujeres, jóvenes, en el mundo de la música y cómo los afrontáis?

ABDL: «Los desafíos son los mismos que en la sociedad en general. El nivel de exigencia es mayor, la visibilidad, menor... No es algo que ocurra solo en la música, es lo que vivimos desde niñas cada día en este mundo que habitamos. Es necesario romper ese techo de cristal que nos acompaña desde que nacemos.

¿Y cómo los afrontamos? Con energía, intentando no desesperarnos y siendo positivas, porque hay muchas cosas malas pero también muchísimas buenas y nos sentimos muy apoyadas por la gente que nos sigue y también por gran parte de la profesión y de la sociedad en general».

 

 

Hasme oir recoge cuatro canciones con poemas de la escritora y tres interludios musicales con recitados. ¿Qué premisa seguisteis para la elección de los poemas? ¿Por qué combinar recitado y canciones?

ABDL: «La idea fue hacer una canción por cada poemario de Xela que, por supuesto, tiene como letra uno o varios poemas de ese poemario en cuestión. Los interludios recitados son una manera de cohesionar las cuatro canciones que nos pareció original, sirven como introducción a lo que vas a escuchar. Pequeños puentes entre una canción y la siguiente».

 

El diseño de la portada del EP es obra de Raquel Senra de Árbore Azul. ¿Siguió alguna dirección señalada por vosotros o se guio por su imaginación? ¿Qué significado esconde el collage?

ABDL: «Raquel es amiga nuestra y conoce bien nuestro trabajo. Le dimos como orientación simplemente lo que queríamos transmitir con este EP, que era básicamente el ser intempestivo y actual de Xela y su defensa de la lengua y, por lo tanto, de nuestra identidad».

 

 

El EP se presenta en una tirada muy limitada de CDs, ¿pensáis que el formato físico es ya solo cosa de nostálgicos de la música?

ABDL: «No, de hecho a nosotras nos siguen funcionando muy bien y vendemos muchos en los conciertos. Lo que conseguimos con la venta de CDs es lo que utilizamos para grabar nuestros trabajos musicales. Hacer pocos fue más una cuestión de que queríamos hacer un homenaje especial de tirada pequeña, que tuviera un cierto aire “exclusivo”, pero no en el mal sentido de la palabra, sino que la persona que lo tenga sienta ese valor adicional de que lo que tiene entre las manos no es uno entre miles de ejemplares.

Al final, quien lo quiera escuchar siempre lo va a tener en las plataformas digitales, pero no quien quiera poder tocarlo y disfrutar del papel. De hecho, con esta idea, quisimos que el libreto fuera un desplegable que por una de las caras lleva la ilustración de la portada para que, quien quiera pueda emplearlo como una lámina decorativa o enmarcarla».

 

No es la primera vez que cogéis de inspiración, y homenajeáis, a una autora gallega reconocida por la RAG —recordemos aquella “Anagnórise”, canción inspirada en la novela homónima de María Victoria Moreno (Letras Gallegas 2018)—. Si de vosotros dependiese... ¿a quién le dedicaríais este reconocimiento y por qué?

ABDL: «No creemos que debamos opinar en ese sentido, solo decir que lo que nos gusta es que se le dedique a mujeres, puesto que en casi 60 años solo fueron 5 las mujeres homenajeadas.

También nos parece interesante que se haga con escritoras más o menos actuales, con una poesía más contemporánea y que son menos conocidas que los grandes clásicos de la literatura gallega, como fue el caso de Xela».

 

 

Tanxugueiras, Guadi Galego, Margarida Mariño e Xacobe Varela, entre otros, son algunas de las colaboraciones que escuchamos en vuestra discografía. ¿Qué elemento diferenciador diríais que aportan a vuestras composiciones?

ABDL: «Cada artista tiene su manera de sentir, de entender y de interpretar. Por lo tanto, una canción según quien la cante, adquiere mil nuevos matices. En estos casos, aportan eso y su profunda amistad y cariño por el proyecto».

 

Xiana, además de ser la voz de A Banda, eres la presidenta de Músicas ao Vivo, asociación gallega de músicas y músicos que trabaja por la defensa de los derechos del colectivo. Pandemia mediante, ¿qué podremos esperar en un futuro próximo? ¿Ya se ve la luz al final del túnel o todavía queda camino por delante?

Xiana Lastra: «Parece que empieza a verse una posible mejora, pero no ahora mismo. Tenemos que pasar un verano que no pinta mejor que el anterior y esperar a que la vacunación realmente funcione para que cambie la situación, que es tremendamente mala y agónica para el sector.

En cualquiera caso, hay que hacer un llamamiento a las instituciones y administraciones públicas, ya que son las únicas que tienen la potestad de hacer que la situación sea menos mala de la que es».

 

 

La vuelta a los escenarios de manera regular está siendo compleja aún con restricciones de aforo, mascarilla, protocolos… Vosotras tuvisteis una cita con el público el pasado 9 de mayo en el Museo del Mar (Vigo) como parte de la programación de las Letras Gallegas 2021. ¿Qué sentisteis? ¿Cómo describiríais la experiencia?

ABDL: «Lo cierto es que nos sentimos muy arropadas por el público y la acogida del nuevo trabajo fue muy buena.

Justo a este concierto íbamos con mucha ilusión, por ser el proyecto en el que trabajamos en los últimos meses, porque últimamente no pudimos subirnos mucho a los escenarios, pero también porque por fin lo podíamos presentar ante la familia de Xela Arias, que desde el principio nos apoyó y nos dio todas las facilidades para llevar a cabo esta nueva aventura poética y musical. Fue muy emotivo».

 

En la actualidad, ¿qué artista o grupo gallego nos recomendaríais? ¿Algún favorito que deberíamos conocer?

ABDL: «Hay muchos y muchas, no podemos nombrarlos a todos/as porque no nos cogerían aquí.

A Guadi siempre la recomendamos, pues es para nosotras una gran referente y amiga. Hoy queremos dar también visibilidad al trabajo de mujeres que lo están “petando” y rompiendo estereotipos en estilos musicales en los que el gallego tiene habitualmente poca cabida, como es el caso de High Paw. No podríamos pasar por alto recomendar también el trabajo de nuestro querido Brais Morán, que hace una música muy especial y personal que merece mucho la pena escuchar.

Y en nuestra música tradicional y folk queremos destacar el trabajo de dos grupos de una calidad excepcional como Os d’Abaixo, de los que pensamos que no tienen todo el reconocimiento que merecen, o de Caldo. Todos y todas compañeros/as y amigos/as de esta banda con los y con las que hicimos colaboraciones de alguna manera».

 

 

Si abriésemos vuestras cuentas personales de Spotify, ¿qué escucharíamos? 100% Sinceridad – 0% Vergüenza.

ABDL: «¡Xiana debe de ser la única persona del mundo que no usa el Spoti!…».

Andrea Porto: «Yo siempre digo que soy muy mala oyente de música porque soy algo anárquica [risas], pero si abro el Spoti y no miento, tendría que decir que últimamente estuve escuchando el último trabajo de Verto, revisitando a los Ataque Escampe, recordando bien las letras para la presentación de Costuras (2020) de Guadi en Compostela…

Además, me aparecen en las últimas escuchas artistas como Norah Jones y Amaral, que me acompaña desde hace muchos años, grupos como Zoo o Ciudad Jara, que me resultan muy interesantes a diferentes niveles, y algunas playlists como la de “Intempestiva. Biografía (literaria) de Xela Arias”, con la que se puede acompañar la lectura de este libro de Montse Pena, o la de “Descúbreas”».

Inés Mirás: Venga va, las últimas 5 escuchas de mi Spotify y sin rodeos: “Oceanes” de Clara Peya, “Copycat” de Billie Eilish, “Ben linda” de Mercedes Peón, “Lo malo” de Aitana y Ana Guerra, y “Yellow” de Coldplay».

Estela Rodríguez: «¡Soy la segunda persona después de Xiana que tampoco uso Spoti! [risas]».

Marcela Porto: «La verdad es que desde siempre fui una persona muy muy dispersa y aleatoria a la hora de escuchar música. De pequeña grababa discos que tenían desde Leilía o Chouteira, hasta el Dúo Dinámico, pasando por Metallica o Tool y siguiendo con Juan Luis Guerra y Bebo Valdés.

Confieso que en mi Spotify podéis encontrar de todo: turbofolk —son grupos turcos entonces no sé nunca escribir sus nombres [risas]— folk, pachangueo, rock, jazz (Andrea Motis, Miles Davis) latin, música en gallego (Guadi, Monoulious DOP...), y también mucha música clásica (principalmente Mahler y Tchaikovsky). El álbum que últimamente escucho en bucle es el nuevo de Rita Payes, Como la piel, y para el coche, nunca falta La Oreja de Van Gogh ni Los Rodríguez».

 

  noticias